viernes, 31 de octubre de 2014

CEGADOS POR EL HUMO DE SUS COHÍBAS



Por los cristales oscuros,

que les aíslan de la mugre,

a veces no divisan las casas

y edificaciones apuntaladas,

desafiando la gravedad física.



La ciudad se destruye y dispersa

en barrios marginales

que aguardan por los nuevos planes

de viejos proyectos.



Nuestra la filosofía de la razón

nos eleva sobre los altos principios;

pero, la vida duele...



Pichy














4 comentarios:

  1. No hay peor ciego que el que no quiere ver.
    Creo que la denuncia de este poema es muy light, incluso me da que no la hay, es una exposición de hechos con la que se transige.
    Bego

    ResponderEliminar
  2. Opino como Bego...eso sí un cohiba de vez en cuando no vendría mal.

    ResponderEliminar
  3. Entonces, entiendo que es un buen poema; pero, denuncia muy poco o nada.

    Gracias + Abrazos

    ResponderEliminar