jueves, 23 de octubre de 2014

TIEMPO INSÓLITO



No nos permiten sosiego.
Pugnan las alturas,
el cielo se parcela,
la tierra se quiebra
y no se comparte.
Nada sostiene el atropello
cuando todo es caída.

La gravedad está en litigio,
cualquiera sabe
a quién se la otorgarán

La razón se impugna
–mientras, se juega en la Bolsa–
y ya nada es fundamental
en su hecatombe.


Pichy

3 comentarios: