jueves, 23 de octubre de 2014

LOS HOMBRES SE DESCONOCEN



Nada los une en este presente
del desgaje y la osamenta.
Tiemblan ante las magnitudes elípticas
de cabezas desprendidas por los azotes
de estos raros vientos
en las cuaresmas sociales.

Nada les resulta.
Las azimuts de los astros
no les posiciona en lugar alguno
y la línea de la costa les confunde.

No hay sitio donde encajarse
suavemente en paz.
La razón cubierta de nubes
queda alejada de las relaciones
y la vida confunde.

Las ideas están en las alturas imposibles.
Frontales a las reminiscencias
entre las rocas y un nuevo sol 
saturado de juramentos y bostezos
ungidos de promesas acomodaticias
bajo las pieles indescifrables
de extranjeras esperanzas.

Pichy

3 comentarios: