LO QUE ME ENSEÑÓ MI PROFESOR DE POÉTICA D. LUIS E. PRIETO

LAS FORMAS DE EXPRESIÓN LITERARIAS (Luis E. Prieto) (rimas y otras cosas) Las formas de expresión literarias Desde un punto de vista general es importante aceptar que el Arte, en general, no camina independiente del resto de los movimientos sociales y económicos de la Historia. Como ha estudiado exhaustivamente Arnold Hauser en su magnífico tratado HISTORIA SOCIAL DE LA LITERATURA Y EL ARTE (que, dicho sea de paso, debería ser un libro de conocimiento obligado en todas las facultades literarias), la evolución en las distintas artes (cine, literatura, pintura, escultura, música, e incluso estética en el vestir) no surge, en ningún caso, de un movimiento espontáneo, más o menos provocado por razones espúreas o acomodaticias, sino, muy al contrario, como parte de una de una evolución social íntimamente influenciada, sin duda, por factores económicos, políticos e incluso vivenciales. En efecto: no PORQUE SÍ surge un día el cubismo, o el modernismo, o el romanticismo, o la pintura simbólica; no PORQUE SÍ en un momento dado un grupo de cineastas, pintores o escritores, deciden cambiar su forma de expresión artística; no PORQUE SÍ, y sobre todo (y esto es importantísimo), NO como posición acomodaticia a una determinada forma de escribir (o de pintar o esculpir) con mayor o menor dificultad estética. Podríamos decir, sin equivocarnos, que cada tiempo histórico y social, económico, político y vivencial, DEMANDA una forma artística determinada, absolutamente enraizada en un cúmulo de variables sociológicas determinadas y precisas. Entendido lo cual, creo que empieza a ser fácil entender por qué en nuestro mundo social, político y económico, las formas de expresión literarias se decantan por un lenguaje exento de cortapisas estructurales (las rimas), y en el que el lenguaje sugeridor y el ritmo (sobre todo en la poesía) marcan las pautas literarias. Y esto, que es elementalmente entendible en casi todas las expresiones artísticas, incluso en la prosa literaria, se convierte, para algunos, en algo difícilmente asimilable en el campo de la poesía. Como he dicho en multitud de ocasiones, a casi ningún escribidor se le ocurriría ahora escribir un relato, o una novela, al estilo de Larra o de Fernán Caballero, aún aceptando la huella importante e imprescindible que esta forma de escribir marcó en su momento. A ningún arquitecto se le ocurriría construir, hoy día, un puente al estilo del Siglo XVIII, o un teatro con los conceptos neoclásicos del XIX, aún aceptando la enorme importancia que las bases estéticas y técnicas de aquellos arquitectos han tenido en sus manifestaciones actuales. Y así podríamos ir recorriendo todas las diversas formas de expresiones artísticas... Pero, -miren ustedes por dónde-, esta regla universalmente aceptada se intenta romper en la poesía por razones difícilmente explicables, aunque creo que conocidas. En mi opinión es absolutamente anacrónico permanecer amarrados a formas expresivas, en lo poético, que no responden al lenguaje , ni a las intenciones y necesidades, del momento social en que vivimos. Y esto, desde luego, no significa despreciar ni a Góngora, ni a Darío, ni a Rosalía, ni a ninguno de los poetas mayores de la historia que nos legaron un bagaje poético insustituible e imprescindible. No, ni mucho menos: es simplemente que la evolución social y artística de nuestro tiempo demanda un lenguaje distinto, lenguaje que, por cierto, utilizan la inmensa mayoría de los escritores actuales (como no podría ser de otra manera) y en el cual se mueven los cenáculos literarios y poéticos actuales de todo el mundo. El tema, para mí, es tan evidente y simple que me resulta hasta ocioso intentar explicarlo... Desde "lo particular" el discurso resulta aún mucho más simple y concreto. La primera vez que aterricé en Internet, hace ya algunos años, me quedé asombrado al entrar en sitios, pretendidamente poéticos, en los que lo único que se podía leer era un sin número de ripios y zafiedades auto-tituladas poesías en las que, indefectiblemente, amor rimaba con calor y pasión con corazón. Estos sitios, comúnmente autofágicos y autoalabatorios, se mueven en cenáculos cerrados sin ninguna posibilidad de cambio ni de entendimiento posible con el lenguaje actual y la verdadera poesía (mispoemas.com, amor y poesía, romanticismo y poesía...) Me percaté que dentro de estos grupos, muy extendidos y dinámicos, existían personas con sentimientos poéticos realmente no desarrollados porque se habían quedado anclados en Darío, o en Bécquer, o en cualquiera de los grandes o pequeños poetas de otras épocas; que desconocían en lo absoluto a los poetas del XX y XXI; que estaban totalmente al margen de los círculos literarios y de los certámenes poéticos actuales; que, en multitud de ocasiones, nada les interesaba de la evolución del lenguaje y de la expresión formal de los sentimientos poéticos... Seguía, y siguen, dedicándose a hacer ripios sentimentaloides y sensibleros (habitualmente de tema únicamente amoroso), y a llamarlos, con absoluta impunidad, poesías. Y comprobé que, al menos en un número no muy abundante de casos, con ayuda y orientación algunos eran capaces de volcar todo su potencial poético en modos expresivos acordes con el tiempo en que vivían. Así de simple. Pero hay algo más: es para mí insoportable aceptar de la sociedad no escribidora ni poética la nomenclatura de poeta como alguien que TIENE LA HABILIDAD DE COMPONER RIMAS, como si la poesía fuera una habilidad técnica, en vez de ser, como creo, la capacidad de un sentimiento profundo, difícilmente objetivable. Y termino este sucinto comentario saliendo al paso de ciertas afirmaciones frecuentes que denostan al verso libre o a la pintura no figurativa sobre el pretexto del "gato por liebre". No, miren ustedes, en verso libre (una pintura simbólica o una música concreta) un buen poema será siempre un buen poema aunque no tenga rimas o no puedan contarse las sílabas, si bien es cierto que todo lo que supone libertad (democracia, verso libre, pintura abstracta, música concreta, expresionismo escultórico...) será siempre, por definición y afortunadamente, más difícil de encuadrar, valorar y analizar... y sobre todo SOJUZGAR que todo aquello que tenga que enclaustrarse en unas normas fijas y concretas. Mil perdones por la extensión del texto a pesar de haber intentado sintetizar al máximo mis ideas. Al menos espero que sirva para que se entiendan mis análisis y comentarios. La polémica está servida... Luis E. Prieto P.D. A veces un poema es como un largo devanar, una maraña interna que nos anuda en la garganta. Así creo se construyen algunos poemas, como una madeja que va desenredando el verso. Pero cuidado, si rimas algunos versos, el ritmo musical del poema te irá pidiendo que lo rimes de alguna forma. Y eso te hará someterte a él en algún momento y dejará de tener libertad. Aunque lo veas bien, prueba a cambiarle las palabras que riman por otras sinónimas que no cambien demasiado su significado. Eso te hará verlo de otra manera. Tu necesidad de hablar, se ha hecho poema.

8 comentarios:

  1. Eres un alumno muy aplicado, pues me ha parecido que leía, tu forma de entender y ejecutar la poesía. D.Luis E. Prieto, ha de estar orgulloso, pues eres un discipulo muy convincente...

    Yo estoy deacuerdo con todo lo aqui mencionado, sin embargo, las personas vivimos un estado tan caótico en nuestras vidas rutinarias, donde la sociedad no avanza, la política nos merma a un estatus de simios con los que hacer y deshacer como les venga en gana, que algunos prefieren soñar con amorios, calor humano, que en verdad, es la mayor carencia que tiene la sociedad. El no salirse de las reglas, escribir con métrica, rima, etc... No lo puedo entender, ¿será miedo a amar en la sociedad del siglo XXI, sin el ton ni el son, por si el marcapasos del amor sufre un parón? o ¿qué no saben lo que es amor, sin mirarse el ombligo y la sociedad les importa un carajo? o ¿qué la añoranza de poetas del siglo XVIII y XIX, es de mención en su día a día?

    En fin, me gusta tu profe, aunque prefiero al mio.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo antes hacía rima libre, aunque mis poemas no solían ser de amor, sino algo existencialistas, pero no estaba muy enterado de qué era poesía. Entré en un Foro que creó éste señor llamado Sensibilidades y empecé a prender. Al principio lo discutía todo como lo hacen a los que se les corrige o se les indica que eso no es poesía y me echaron varas veces del Foro por discutir la forma de enseñar de este señor (la letra con sangre entra) pero fui aprendiendo a darme cuenta que yo estaba más equivocado que él. Había gente buenísima escribiendo que todavía andan por ahí individualmente, por ejemplo Alena -qwue hoy tiene una revista Alenarte- y varias mujeres argentinas...pero como todo Foro fue desapareciendo por su estricta condición del "manager" el cual puedes visitar para entender sólo poniendo Luis E. Prieto. Esto sucedió en 2002 hasta 2004. Después funcioné yo por mi cuenta en muchos foros hasta que os encontré a vosotros. No dejes de ver Alenarte y Sensibilidades (o Luis E. Prieto) te interesará.

      Eliminar
  2. Siempre regalándonos cosas interesantes, amigo. Debieras darnos más clases —sí, porque tus artículos, escritos, ensayos , etc, resultan clases—.

    Gracias + Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que de clases, porque no soy clasista, ni tengo aula, pero doy lo que tengo sin ninguna ambición mas que vuestra amistad.

      Eliminar
  3. Ah! Pues, está bien lo que tú creas, hombre; pero, también, debe valer lo que crea un servidor. Por acuerdo tácito, y democrático —que yo diría comunista; por ser de bien común, ya que unos aprendemos, mientras tú refrescas y fijas conocimientos; que no hay mejor forma de aprender, que explicar—.
    Para mí, la Senda ha sido siempre una escuela, un taller, donde se reciben lecciones, se profundizan temas... incluso, vamos más allá de lo poético-literario; intercambiando sobre disímiles temas y experiencias. De ahí, la diferencia entre la Senda y los grandes sitios de matar ocios y enanos; aplaudiéndose unos a otros, con todo tipo de frivolidades y tonterías. Mira, bien lo sabes, en estos sitios de linduras, no hacen más que hablar del alma (que si me nace del alma; que si hay que escribir como sale del alma...y almitas van y vienen); pero, aquí sí, que trabajamos para el enriquecimiento del alma (que usamos como sinónimo del intelecto y el cerebro; donde nacen las pasiones y todo lo subjetivo, que al hombre mueven).
    Aquí, eres el profesor o tutor o guía o cabeza de familia o, como te venga en gana llamarte (que poco valen, hoy día, las denominaciones). Bego y yo, tenemos bien clara, la posición que ocupas. Somos los senderistas, que seguimos la corriente luveriana —cada cual con sus peculiaridades personales; pero, en aras de un fin común, con nuestros personales meandros, pero, dentro del cauce de la Senda—.
    Y ya, que no puedo estar perdiendo tiempo en convencerte; de lo que estás convencido. Uff, que te gusta tirarme de la lengua ….y, debes estar bien reposado en un cómodo butacón, mientras yo ando apurándome con la faena para partir temprano, que hoy es viernes, y me espera un fin de semana bien atareado…por lo que vendrá el lunes y seguiré cansado, y, así "ata ket ñánkue, mi efión".
    Dios te guarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, es lo que creamos los dos: Ya sabes que el hombre es una mezcla de lo que cree ser + lo que ven que es los demás + lo que es de verdad.

      Eliminar
  4. Cuando te da por ser simpático...no hay quien te gane.

    Dios te guarde

    ResponderEliminar