lunes, 20 de octubre de 2014

A mi amigo Pichy que tiene un problema

Al son de una salsa sabrosona
el agua zumba por mi bañera,
bajando por techo y escalera
haciendo glu-glu, la muy cabrona,
y sin dejar achicar con la fregona,
ni que plomero encuentre causa,
como si fuera casa en esclusa
de marinero en tierra y sin barco
intenta remediar el gran charco
y no hay manera, ni hipotenusa.

© Luis Vargas 

4 comentarios:

  1. Ja! Muy bno, amigo. Yo creo, que hasta me estoy acostumbrando a vivir con el agua...si miras el lado bueno, la casa se mantiene fresca y más limpia que nunca, porque, a cada inundación, corresponde una limpieza. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. El agua nos ha llegado al cuello a casi todos
    y por muy marinero que sea no soy pez
    mas achicando, achicando, a lo mejor, tal vez
    pudiéramos sacar todo el cuerpo hasta los codos.

    Y tú que eres, por fortuna, hombre de mucha fe
    ni te achiques, ni te enfades, pues de cualquier modo
    no se te ocurra tocar enchufes ni electrodos,
    pues con la humedad sería gran intrepidez.

    Una tontería, una torpeza, una idiotez
    y tendríamos que llorar como gran poeta
    por ausencia de versos de la "a" hacia la zeta.

    ¡Que bueno que me ha salido un soneto, pardiez!
    a pesar de estar jodido, sin un peso, a dieta,
    y la tensión arterial, subida, prieta, prieta.

    © Luvar




    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Qué cosas se te ocurren!
    Verdad, que cuando quieres puedes ser hasta simpático.
    Y, para más joder, no deja de llover en La Habana.
    Ya lo dijo Villaverde/ al salir del hospital / cuando el mal es de c.../ no valen guayabas verdes!

    ResponderEliminar