domingo, 5 de octubre de 2014

LOS PERROS CUANDO LADRAN...

Bajo los entramados ramajes
la selva está poblada de jaramillos,
pájaros de colores, serpientes, búhos
y algunas claras de caminos falsos.

Viajamos sin descanso
buscando no se sabe qué entre lianas,
entre poemas nocturnos
con la luz antiniebla encendida
para ver los contornos imaginarios
donde se esconden los sueños melifluos.

Yo me suelo quedar en la hamaca
bajo el porche de la casa de madera,
pues al horizonte
no se llega nunca, cuanto más te mueves,
más se distancia.

Los perros cuando ladran, tienen miedo.

© Luis Vargas

4 comentarios:

  1. Me resulta muy bien el poema, amigo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo por estar tan de acuerdo conmigo

    ResponderEliminar
  3. En la tercera estrofa, creo que se le podría quitar el segundo "pues".Por lo demás me parece un poema estupendo.

    Según va pasando la vida, la perspectiva...cambia. No obstante, no hay que dejar de luchar, por muy cansado que se esté.
    Besos

    ResponderEliminar