jueves, 23 de octubre de 2014

INOPIA



Para que no se generalice la suerte
el capital sella puertas y ventanas
—geniales en maquinar
sus teorías justificantes—.

Es una ficción,
eso de que desviar la vista de los males,
evita lo sagrario del sufrimiento;
ellos siempre estarán ahí
para denostarnos
con la cal viva de la  existencia.
Como cuando habla Orula,
a través de su círculo mágico,
haciéndonos creer en la justeza
de las estrecheces,
con su oralidad metafísica.





Pichy

5 comentarios:

  1. Este es un buen poema al que poco o nada tengo que objetar. Y es verdad, el 95 % de los proletarios estamos en la inopia y los demás en el antónimo de la inopia, es decir, en la opulencia.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amigo. A veces eres muy gentil.

    Oye, no te es posible enviarme la Habanera como adj en un e-mail? Es que me gustaría tenerla en casa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar