miércoles, 8 de octubre de 2014

“Entender o no entender carecen de vigencia en la valoración de la expresión artística” opinión personal



La literatura creativa nace de la experiencia, objetiva o subjetiva, como una ayuda a infiltrarnos en este mundo que nos rodea de odio, amor, indiferencia, protestas... Los poemas lo hacen o no, con rima, métrica, tropos, pero lo que no se puede suprimir es la expresión, la comunicación, la reflexión... sino, no tendrían valor en el “hábitat” literario, sino que serían lechugas.

No todos tenemos la misma cultura, ni tampoco el idioma, e incluso el lenguaje poético a veces puede llegar a ser “cifrado”. Pero eso no quiere decir, que no transmita. Otra cosa es que no sea comprensible o lo que es lo mismo, de fácil entendimiento para todos los receptores.

Detengámonos un momento en el surrealismo, se podría decir que es indescifrable, y en el que personalmente veo belleza. Su comunicación perturbadora o inestable -no tengo una palabra exacta para definir- juega con la variedad de significados pudiendo crear tu propio concepto.

La comunicación es así, y esta en el interés de cada uno el querer averiguar lo que nos trasmite, ya sea por importancia relevante, por ampliar conocimientos, e incluso por cotillas. Dejando, la mayoría de las veces, en manos del transmisor, en este caso el poeta, el facilitar ese acceso.

Siempre se puede negar, pues en su poder está la idea y los límites, para fomentar la inquietud del pensamiento y las reflexiones. Eso no le hace un mejor o peor escritor, pero si le convierte en un escritor con un público acotado, lo que nos lleva a temas materiales, como las ventas. Algo que se supone que no nos debería importar, pero importa. No obstante, no voy a entrar en el tema.

Begoña

10 comentarios:

  1. Bno, hoy le ha dado por borrarse lo que escribo antes de guardarse, a ver si me deja decirte algo. Pienso que no dejas de tener razón en lo que dices; pero, yo estoy muy de acuerdo con los conceptos de Lezama y O. Paz. Y no es porque José Lezama Lima está considerado dentro de las mejores voces del siglo XX hispanoamericano, ni porque Octavio Paz dentro de los mejores ensayistas y teóricos de la poética…No, es que me identifico mucho con lo que ellos plantean. Lezama, le contesta así al crítico que dice no entender su poesía, y a mí se me hace bien, porque existen muchos ensayos sobre la obra lezamiana, y estos ensayistas —dando por sentado que son críticos—logran entender sus poemas y analizarlos. Porque lo principal de cualquier expresión artística es transmitir emociones —por encima de las explicaciones, sentidos, etc…hasta más allá de la lógica—. Ahí tienes el poema de Machado…ahora, no recuerdo el nombre, bno el que dice ¨a un olmo viejo¨. Bien, este poema yo lo había leído y tenía mi idea….hasta que viene un crítico, y se saca de bajo la manga una explicación…y —por igual Luvar, que me lo presenta como ej —, la mujer de Machado está en el centro del poema…Pero, para entenderlo así, hay entonces, que conocer la biografía del poeta y situarlo dentro de su cosmos personal. Por eso, amiga, pienso que cada cual tiene el poema que lee, acorde a muchas cosas, muchas circunstancias, etc, donde hasta lo geográfico y cultural influyen. Pero, entenderlo o no, no puede ser la esencia —cuando se logra el arte, claro esté, que no estamos hablando de mis churros—, no puede descalificarse un poema por el hecho de no entenderlo, el poema —cuando, así lo es—está ahí, entiéndalo o no. Claro, cada cual con su idea, cada uno busca algo en el poema. Mira, tienes el ¨realismo socialistas¨, ése si era un estilo claro, bien explícito, panfletario…comunicaba sin muchas metáforas y nada de surrealismo. Fue tan entendible, que muchos poetas se olvidaron del arte; lo importante era decir, y no el cómo —hoy, muchas de esas obras, se consideran una agresión a la poética, hasta ejemplos de mal gusto—. Existe una especie de consenso, al menos entre la mayoría de los críticos que leo, de que cada poema llama a su forma…un mismo poeta, no siempre, asume la misma forma. Bien, amiga. Gracias + Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad un lector al que le guste la poesía, va a leer solo poesía con la que se identifique, como querer encontrar la similitud de sus sentimientos.
      Sin embargo, cuando se trata de poetas, escritores, ensayistas, críticos procedentes o no de otras culturas y de otra época pues, les sirve el estudio para encontrar los elementos más básicos del poema.

      Cuando leíste por primera vez a Antonio Machado, "A un olmo seco" tu interés sería leer poesía, sin embargo tu mismo has dicho con quién te identificas, e indagas en su vida, para entender sus formas. Claro está que para aprender, hay que estudiar, a los de antes y a los de ahora, y para ello hay que conocer sus vidas.
      La nana de la cebolla de Miguel Hernandez, bien podríamos acomodarla a muchas situaciones de hambre en el mundo, y muchos lectores la tomarán así, pero cuántos de estos lectores saben de Miguel Hernandez, de que ese poema lo escribió desde la carcel y que habla del hambre que pasa su mujer e hijo.

      Bien, amigo, creo que esto depende del lector y el interés.
      Besos.

      Eliminar
  2. Así es, amiga. Es una especie de complicidad entre poeta lector; en la que el poeta expresa ¨algo¨ a su sentir, o búsqueda, etc., y el lector lo acomoda a sus experiencias, sentir, manera de ver, etc. Por supuesto, también influye mucho el conocimiento del lector. Yo era incapaz de terminar un poema de Lezama, y la novel Paradiso me costó dios y ayuda, solo para lograr la paciencia de leerla —porque Lezama no lo pone nunca fácil—. Por igual me pasó con su poema, poemario, Muerte de Narciso. Fue gracias a los consejos de Luvar, y leyendo ensayos y críticas que logré descifrar y disfrutar de su escritura en general. Hoy lo disfruto a plenitud. Es que no había leído nada igual. En narrativa había leído, digamos, lo usual —Emilio Salgari, Julio Verne, Víctor Hugo, Honoré de Balzac, García Márquez, Carpentier, Cortázar, etc—, y, todos me eran entendibles, y, según la edad, me fui quedando con García Márquez y Carpentier. En poesía a Martí —por supuesto; que te lo dan desde la escuela primaria—, Heredia, Neruda, Guillén, Nogueira y Rivero —cubanos— y Bécquer —como único poeta español— y algunos poemas sueltos de otros poetas españoles y latinoamericanos. Como puedes notar, muy pobre lecturas poéticas; porque mi formación académica fue muy especial y a marcha forzada (desde la secundaria, fue exclusivamente dirigida a la náutica, lo rudimentario en español, historia, química, física, etc, y, mucha matemática, geografía, etc., lo realmente necesario para formarme como Piloto de Altura, aunque, llegué a Ingeniero en Náutica y Máster en Transporte Marítimo, bien joven —claro, eran carreras, que poco tienen que ver con las asignaturas de humanidades—). Esto me pone en desventajas con UDs, respecto al conocimiento de los clásicos de nuestra lengua. Mucho me han ayudado los ensayos de Luvar sobre poetas imprescindibles, de los que nada, o muy poquísimo, conocía. Estas lagunas, pienso yo, tienen que influir en mi gusto y valoración de lo poético, que resulta más intuitivo que referencial, además de que me lleva a valorar desde una cosmovisión diferente. Mi choque con la poesía de Vallejo, no me resultó traumático; porque fue referente de muchos poetas cubanos, ya leídos. En todo lo anterior, pienso yo, estén las diferencias de aceptaciones en el recibo de diferentes formas de autores, aun, cuando hoy leo poetas de todas las latitudes: siento predilección por una poesía no muy plana, que se adentra en lo subconsciente del poeta…y me fascina, por otro lado, la poesía inteligente —esa que con leguaje claro, me sorprende con sus giros, y en ocasiones, su esencia está en lo que no dice, o en la ironía, y te hace imaginar— y que tú y Luvar acometen con frecuencia. Que el tema da para mucho, amiga, y me resulta necesidad el intercambio; porque necesito luz al respecto. No imaginas cómo me ha dado por leer ensayos y artículos! Razón lleva Luvar, que tantas veces me ha dicho que él gusta de leer muchos prólogos, ensayos, etc., sobre poesía. Nada, me debato entre muchas corrientes y principios ¨quiero decir y me atollo¨, sé que tengo que ir a mis adentros para expresar sensaciones, huir del panfleto y abarcar aristas, en lugar del todo —que muchas veces pretendo—. Tengo que aprender a decir la poesía social sin sentencias, sin discursos, usar más la sicología que la filosofía. Muchas gracias + Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que tienes que hacer (tenemos) es usar más la imagen o la metáfora y crear una situación poética sin nombrar su realidad, ni sentenciar, ni panfletar, ni hacer discursos. Como dije en alguna ocasión es hacer un eco de la realidad que parezca otra realidad distinta a la real pero que se intuya lo mismo que la real. Es decir, es hacer sentir al lector el miedo, la pasión, la ideología, por ejemplo, sin nombrar ni el miedo, ni la pasión, ni la ideologia.

      Eliminar
    2. Sí, esto lo tengo claro...mucho nos lo has expresado.
      Sugerir, más que decir, es la meta. Lo que del dicho al hecho...muchas veces, me pierdo en el trecho.
      No olvido ninguno de tus conceptos transmitidos durante estos años.
      Gracias + Abrazo

      Eliminar
  3. Muy interesante diálogo que lo copio y me lo guardo

    ResponderEliminar
  4. Sí,pero me resulta más interesante, el que no salgas al ruedo.

    Copia, guarda...y comenta! Que yo les pedí discutir estas palabras de Lezama, en mi entrada, y Bego tuvo la gentileza de colocarla aquí —junto con su opinión personal.

    Esperamos!

    ResponderEliminar
  5. Yo comparto las opiniones de los dos, pues ya sabes que la verdad está en el conjunto y no en la individualidad. Lezama fue un gran tipo vanguardista y Paz, más. Lo único que insisto es que el poema debe ser claro, -y no siempre ha de ser sentimiento, también conceptual o cognición-, pero...entendiendo por claridad el buen ritmo de los versos, la cotidianeidad de las palabras y la buena sintaxis, AUNQUE LO QUE DIGA NO SE ENTIENDA, y en este caso, me quedo más con César Vallejo con su Trilce.

    ResponderEliminar