martes, 19 de febrero de 2013

SESENTA Y SEIS


De cuando en cuando reposa,

en la pluma de un ave migratoria,

la letra de un poema

y cada aleteo es un verso que vuela

hacia tierras más cálidas.

 

De cuando en cuando sentimos,

el resorte que impulsa la palabra

hacia la búsqueda de Dios...

peldaño a peldaño subiendo

hasta llegar al término de la escalera

donde ha de estar sentado

esperándonos...

 
-¿Y si no creo en Dios...?

 
-Es igual, piensa que te estará aguardando

en cada letra, en cada verso, en cada poema,

aunque sea mentira,  y serás feliz;

pues no hay falacia que consuele

que no sea verdad.

 
De cuando en cuando,

el agua de lluvia lava los pensamientos

y nos alivia el resuello.
 

© Luis Vargas

5 comentarios:

  1. Lo encuentro de buen ritmo; pero, no sé, algo me desagrada en la 2da estrofa...yo la terminaría en Dios, sin explicar el camino.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Dios ha de ser inextenso, inmaterial, infinito y eterno...y para subir al cielo, se necesita, una escalera larga y otra cosita. La estrofa terminará siempre en donde te esté esperando. ¿Lo aceptas ahora? Si n estás de acuerdo, vuélmelo a decir y lo rectifico, pues yo sólo soy un humilde y pobre poeta, cuyo ritmo interior produce agonías...

      Eliminar
    2. Vale, hombre, vale. Yo creo que tú lo que eres un jodedor cubano; que para llegar al cielo vas a neceditar un cohete y sobornar hasta al pipisigallo.

      Abrazos

      Eliminar
  2. Precioso poema, que muestra la conciencia de un hombre que ve pasar el tiempo...

    "aquello que necesito ya lo he encontrado
    pero aún !te sigo extrañando!" Mario Benedetti

    Besos

    ResponderEliminar