jueves, 28 de febrero de 2013

Déjenlo en paz



    

Déjenle ser el chiflado,
en la penuria de su aislamiento,
en la esfera de su clausura
donde ciertamente
escurre cada pirueta,
y el ayer no proyecta su abandono. 

Déjenle construir serafines
con los restos de su equilibrio
y las escorias de su encanto,
ya sin la nostalgia infiel,
sin la rabia, que consume y mata.

Déjenle mantener la pasión
con lo poco que necesita para morir
sin los vicios de la cordura
y la falsa indefectible de la madurez.
No le arrebaten la certeza
de que él no tiene edad para disfraces
ni necesita de los argumentos.

pichy

4 comentarios:

  1. El segundo "déjenle" de la primera estrofa, no lo veo necesario, por lo demás es un estupendo poema, incluso parece una extremidad que le nace al poema "no consiste".
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Si que tienes razón —especialista que eres de la síntesis—, ya sin más "se va del aire" el segundo verso.

    Bueno,la similitud puede ser la forma; éste es sobre un enajenado, aquél sobre un apocado.

    Muchas gracias + Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Déjenle ser el chiflado,
      en la penuria de su aislamiento,
      en la esfera de su clausura,
      en la pirueta que se escurre,
      que no proyecta su abandono.


      Déjenle construir serafines
      con los restos de su equilibrio
      en las escorias de su encanto,
      sin la nostalgia infiel,sin la rabia,
      que consume y mata.


      Déjenle mantener la pasión
      con lo poco que necesita para morir
      sin los vicios de la cordura
      y la falsa madurez.

      No le arrebaten la certeza
      de que él no tiene edad para disfraces
      ni necesita de los argumentos.

      =======
      Vislumbro en este poema una introspección de ti mismo. Un deseo de tranquilidad y paz. Un espíritu lleno de "cosas" que necesitan salir y realizarse. La poesía te lleva a eso.

      El poema es muy intenso y sugerente y las repeticiones del verbo en tiempo personal "déjenle" a mi no me estorba, sino que refuerza el poema.

      No obstante arreglaria algunos versos asi:

      Eliminar
  3. Muchas gracias; notado cuanto dices. Va a taller, a tu luz (ya quitado el 2do verso, a la luz de la Bego).
    Claro, que mucho de lo que escribo, nace de mis introspecciones, y, también es verdad que deseo la tranquilidad, que no encuentro (síntoma de envejecimiento, que suele justificarse, con la madurez de carácter). Sí, ya lo he manifestado, más de una vez, en la poesía busco la descarga emocional, tratando de deslastrarme de muchas cosas...y, de gritar, lo que de otra forma no puedo, o no es dado.

    Fuerte abrazo

    (Ahora, también y además, eres sicólogo...qué bien —mientras, no cobres las consultas.

    ResponderEliminar