martes, 26 de febrero de 2013

INFERENCIA





Nada cambiará esta perdición:
ni las reyertas
ni la elegancia.

Todo está premeditado,
hasta el camuflaje
y la pesquisa.
Por eso me embriago de versos
vomito estrofas en el sanitario
y me limpio con discursadas prosas.

Escrupulosamente perdurable
en el compromiso
de no empeñar la palabra
a favor de la conveniencia.


pichy

6 comentarios:

  1. Estupendo amigo. Sólo un comentario que el "profe" me hizo hace poco a mi, y en este poema lo veo claro, y es el sufijo -mente, rompe el ritmo y no le va al poema, cambiaría ese verso por "Escrúpulos perdurables".

    (me alegro de que tu huelga, huelgue)

    Pienso que eres un magnifico poeta, al que sólo le falta creerselo.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amiga, generosa que eres.
    Notada la observación...tengo el oído más duro que una carlinga.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Nooooo, que no se lo creaaaaa, ¡que entonces no habría quien le aguantara! ¡menos mal que está en huelga de versos caidos! porque cuando le da por "volá con su Kake" "coge un diez" y después "amanece con el moño virao", pero "está en talla"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No preocupes, que yo siempre ando con la mente entre las nubes, pero,con los pies en la tierra.

      Noto que estás actualizado de algunos giros lingüísticos de la juventud cubana; pero, no me queda claro si el que está en talla: es el poema, o soy yo. Porque estoy consciente de que yo, soy "un fuera de tiempo, un fuera de vista"; por lo que intereso saber, si el poema está en talla, o, no.

      Abrazo

      Eliminar
  4. Estais en talla los ambos los dos. Bueno, el poema muy bueno, Tú regular.

    ResponderEliminar