jueves, 14 de febrero de 2013

Seudología



          

Desde la distancia le llegaban cantos
en desconocidas lenguas, que a su percepción,
transcribía en urgentes versos de elucidas señales
bajo un alud de impertinencias impronunciables
incitándoles al refugio hermético
 del intimismo más lóbrego y anti- conceptual .
 
Sobrevivió, vitalmente inédito,  participante fiel
de cuantas peñas y tertulias literarias
se adosan a la farándula citadina
de los intelectuales, ilustres y consagrados,
donde fue un naufrago de intenciones
que pagaba caros whiskys
mientras se embriagaba con barato aguardiente.

Promiscuas jerigonzas posteriores
le apresaron en marañas de tacones, y otras fintas,
sin entonaciones ni alivios de bergantes y poetas.
Inversión y pluma retórica ante la desinencia
de vocablos para el disimulo y el desvío.

 pichy



4 comentarios:

  1. Un poema que apresa e invita a seguir leyendo.

    Olvida la ensoñación personal, con un futuro truncado, sin embargo, amigo, se revela todo lo contrario.

    Realmente fantástico.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amiga, por tan agradable comentario. Este poema es pura realidad y vivencia; de un personaje, con el que intercambié palabras y saludos, sin jamás recordar su nombre. Besos

    ResponderEliminar
  3. Este es mi comentario. No sé hacer otro.


    Desde la distancia le llegaban cantos
    en desconocidas lenguas
    y transcribía en urgentes versos elucidas señales
    bajo un alud de impertinencias impronunciables
    incitándoles al refugio hermético del intimismo
    lóbrego y anticonceptual .

    Sobrevivió, vitalmente inédito, fiel participante
    de cuantas peñas y tertulias literarias
    se adosan a la farándula citadina,
    entre intelectuales ilustres y consagrados,
    en donde fue un naufrago de intenciones
    que pagaba caros whiskys
    mientras él se embriagaba con barato aguardiente.

    Promiscuas jerigonzas posteriores
    le apresaron en marañas de tacones, y otras fintas,
    sin entonaciones ni alivios de bergantes y poetas,
    con inversión y pluma retórica, ante la desinencia
    de vocablos para el disimulo y el desvío.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, me va bien el comentario; no hace falta más.

      Abrazos

      Eliminar