martes, 26 de febrero de 2013

BUQUE INSIGNIA


                                                                     A mi amigo Pichy

La sal del mar  mantiene a flote
al capitán de un buque sin rumbo
que ronronea su equilibrio vertical
en un enjuague de confianza propia
aun habiendo marineros que despotriquen
contra él.

La certeza de uno mismo
está en la suma de posibilidades
que devenga al restarle importancia
a los milagros ajenos.

Es innato el culmen de nuestra filosofía
a la que debemos educar
no por imperativos impropios,
sino con lucidez inherente.

Indignados o revolucionarios,
en el interior de la santabárbara
aguarda el botín con el que se ha de luchar:
pólvora de palabras, asentadas a la rebeldía,
libran la batalla por nuestra propia libertad.

                                                        Navega, velero mío,
                                                        sin temor,
                                                        que ni enemigo navío
                                                        ni tormenta, ni bonanza                 
                                                        tu rumbo a torcer alcanza,
                                                        ni a sujetar tu valor.(Espronceda)

Begoña M. Bermejo

10 comentarios:

  1. Muchas gracias por la deferencia, amiga. Lo encuentro verdaderamente estupendo.

    Te beso, admirado por tu forma de enfrentar al poema; por tu buen dominio de la poética.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo. La admiracion es mia, pues mis avances son gracias a vosotros.

      Besos.

      Eliminar
  2. El contenido de este poema me pega más a mi que al Pichy, presuntamente. Pero el poema es estupendo y de un corte blasier de manga ranglan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedo prometer y prometo,que este poema ya encabezaba dedicatoria a Pichy, antes de escribir el primer verso. Que presuntamente te identifiques en el, es por el espejo que dejé, con mucho cariño, tras los versos.
      Por cierto, tienes que explicarme que es eso de corte blasier de manga ranglan, pues yo de costura, poco.
      Besos

      Eliminar
  3. El corte Blasier -que yo sepa- ha sido siempre la chaqueta de estilo y si la manga en "ranglan" o sea manga pegada al cuerpo de chaqueta cortada al bies (inclinada) pues dicen que es de una elegancia bárbara...¿pero cómo no sabes tú eso? pregúntale a tu madre, mujer.
    En resumen, es una metáfora de elegancia y alta definición. En cuanto al espejo es de dos hojas, ¡fenomenal!

    ResponderEliminar
  4. Bego, amiga, por favor,
    dedícale cualquier cosa
    —que resulte primorosa—
    y le haga sentir mejor.
    Trátalo con mucho amor...
    un piropo a su barbita,
    en metáfora bonita,
    —!sin mencionarle las canas!—.
    Pero, mátale las ganas:
    !Dedícale un poemita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simpática décima.
      Cómo te gusta buscarle las cosquillas!!
      Besos

      Eliminar
  5. Se me mueve la barbita
    al sentir cómo me hacen
    poemas que poco me placen
    y siento la cosquillita
    de graciosa décimita
    que cada verso que canta
    os juro que sí me espanta
    pues tanto diminutivo
    no es canto para un gran divo
    dentro d'esta Senda santa.

    de Luvar
    para publicar


    ResponderEliminar
  6. Bah!Que no puedes negar que soy repentista de la décima.

    Ahora, soy yo, el que te pide paciencia; ya verás, como algún día, la Bego te dedica un poema.

    Tú, tranquilo, que todo llega, Dios mediante.

    Abrazo

    ResponderEliminar