martes, 12 de febrero de 2013

Rayas



     

En las arrugas del ocio 

subsisten lúbricos torbellinos 

afines a los rebeldes desenfados

subvertidos por presentes juveniles 

y arrebatos de inconformidades

Ante la inesperada vejez

venida a la podredumbre 

y la rendición.


pichy

6 comentarios:

  1. “La felicidad quita las arrugas”, dicen los franceses.

    Estupendo, amigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Estos franceses...son franceses, claro está.
    Muchas gracias, amiga. Beso

    ResponderEliminar
  3. En las arrugas del ocio

    subsisten lúbricos torbellinos

    que, afines a los rebeldes desenfados

    y subvertidos por presentes juveniles,

    arrebatados de inconformidades

    ante la inesperada vejez

    devienen la podredumbre

    y la rendición.

    (No sé si así pierde el sentido que tú le quieres dar, pero como está algo afrancesado y yo no sé francés o lengua de oil, sino sólo el provenzal castellano, por muchas imágenes retóricas que le pongas a los poemas, sino están enlabazadas, pierden su sentido, y no por eso quisierra yo decir que no siento lo que tu sientes, sino que, sintiéndolo mucho, este poema no me dice nada, de acuerdo a la manera de estar escrito)

    Que Dios te bendiga, amigo

    ResponderEliminar
  4. Así, que ahora me estoy afrancesando, qué cosa ¿no sé que tendré que ver con esos señores ¿ (Salvo, mi amabilidad y refinada cortesía al trato)...Ah, y retórico y sinsentidos...
    Sí,tienes razón en tu deseo; falta me hace, que el Señor me ilumine.
    Gracias, amigo, me llevo comentario y obs, para ver si logro aclararme.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Non, monsieur, vous n'êtes pas francisé, et j'ai dit ça. Bego a laissé entendre son dit et redit

    ResponderEliminar
  6. Ah, pero Bego, o los franceses, tienen razón.
    Y, no entiendo más allá: de que no estoy afrancesado.
    Que con el spanish, ya voy cuesta arriba...dígame, si ahora le da por escribirme en francés...

    Dios te encuentre confesado!

    ResponderEliminar