miércoles, 2 de marzo de 2016

UN POEMA LIBRE DE VERSOS BLANCOS



Cuando dejen de caer los racimos de las parras
y los granos de las uvas sean independientes,
volverá a despejarse, de las enredaderas, el cielo azul
sin remilgos, ni miedos, ni recatos.

Volveremos a ver las cosas muy normales
y brotarán saludables pensamientos nuevos,
apartando los lamentos de la copa del vino
y enjuagando el desamor con zumo puro.

Seremos libres para respirar en soledad dual
y nuestra boca se llenará de jugo dulce y gozo
como el sabor del dátil almibarado de tu sexo.

Aspiraremos el aire a grandes bocanadas
expulsando el anhídrido a otros lares
para que el ser pueda complacerse sin tormento.

¿Pues quién de nosotros puede decir cómo ha de ser
 la vida, cómo disponerse las moléculas, cómo
manifestar el amor entre tanta diferencia humana?

Todas las formas de estar son arbitrarias, emulsiones
de probetas cambiadas, bipartidismo sexual, referentes
inventados como calma de ansiedades, diversidad
que impide ser todos iguales, y conlleva a la pugna
competitiva, producente de abusos y guerras.

Todo suena con distintos arpegios y hasta el color
de la fruta, madura o inmadura, es diferente, disímil
el canto del pájaro, el olor de los huecos, la apariencia
solapada de los contrarios en la especie humana.

¿y el amor? ¡dios mío!
¿de qué color es el amor que se exprime
en el lagar de una cosecha?

© Luis Vargas Alejo



8 comentarios:

  1. Impresionante.
    Poema y contenido.
    Voy a volver a leerlo en diferentes momentos y estados de ánimo.
    Hay mucho para reflexionar, además de analizar y aprender cómo se hace un gran poema en versos blancos.
    Gracias y felicidades, querido Luis.
    ...
    ¿De qué color es el amor...?
    Me entusiasmó éste final.
    Solo esta frase-verso, da para "exprimir" otro poema.

    Besos hasta ti.

    ResponderEliminar
  2. Pues me alegro que te guste...pero aunque suelo escribir a vuela pluma, sudo cada poema, me ayudo de poemarios de poemas "divinos" lo escribo, lo dejo reposar, luego duermo, y al día siguiente, le doy la forma que me parece más perfecta, quitando y poniendo palabras, comprobando las asonancias, diciendo lo que quiero decir, sin decirlo...haciéndolo sugerente y evocador. (Cualidades necesarias en todo poema)

    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Hummmm
    Otro buen consejo a tener en cuenta :
    Decir sin decirlo.. Sugerente y evocador...
    Pues teniendo en cuenta esa máxima, en el que publiqué sobre nuestros políticos en el Parlamento, no dejó nadita a la imaginación...
    O sea, sigo en pañales.
    Muatttt

    ResponderEliminar
  4. Creo que es un magnifico poema, pero voy a ser una pizquina quisquillosa, por el enunciado del mismo.


    "...y brotarán saludables pensamientos nuevos..." Si brotan ya son nuevos, ¿no te parece redundante? aunque entiendo que es para que no haya asonancias, pero me resulta muy obligado

    La tercera estrofa, es fabulosa, no solo en contenido sugerente sino también en continente silábico. La pena es que el sexo pierda su libertad blanca y pura al emparejar asonancias.

    Pero sigo diciendo que es muy bueno, filosófico e incluso metafórico ante el panorama político.

    Al amor es mejor no exprimirlo, corre el riesgo de agotarse, y con sed, todo pinta negro.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Redunda, pero también podrían brotar pensamientos viejos, y estos eran nuevos...

    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  6. El poema me resulta muy bien logrado, amigo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por seguir aquí. Nieves, te estamos esperando. Ya te pedí disculpas ¿no me las vas a aceptar?

    ResponderEliminar
  8. Disculpa, Luis.
    No he podido entrar hasta hoy.
    Nada que disculpar.
    No es necesario entre amigos.
    Comprendo tu ánimo.
    Pero se va a solucionar. Seamos positivos.

    Besos

    ResponderEliminar