jueves, 10 de marzo de 2016

LA MÁQUINA


A la máquina que maquina
los enlaces poéticos
le ha entrado un spam.

Se han desviado los envios
a puertos
de montaña
borrando los puntos
kilométricos
que unian los hemisferios
y el ecuador.


Ladrones sin arrobas,
remitentes sin dirección,
páginas sin hojas,
huellas sin lluvia.

Solo queda una senda a medio camino
y no hay indio que entienda
los algoritmos cifrados
de las señales de humo.

S.O.S. los poemas se esfuman
sin pipa de la paz.

Begoña M. Bermejo

1 comentario: