lunes, 1 de febrero de 2016

POEMARIO COMPLETO DE "DESDE EL HUECO DE UNA VENTANA" MI ÚLTIMO POEMARIO 2015




DESDE EL HUECO DE UNA VENTANA











© Luis Vargas Alejo 2016

  El verso es una andadura, una huella

 de lo vivido, un pensil,
 conocimiento de una imagen más allá
 del sentimiento, un beso de tus labios
 tatuado en los míos.



Sube de los suburbios del alma,
se hace señorío en el poema,
es agua de lluvia en el papel,  y gota
a gota, lo va agotando, es un destino
de libertad, un apaga fuegos
en el domicilio del yo.

L.V.

 Luis Vargas Alejo
Registro de la propiedad intelectual
Safe Creative Código de registro: 1512166039446
Fecha de registro: 16-dic-2015 7:32 UTC
Todos los derechos reservados
Depósito Legal
Portada: Luis Vargas Alejo
Edición 1ª en Lulu.com 2016
ISBN: 978-1-326-52069-4

http://poesiaypinturadeluisvargas.blogspot.com.es


PRÓLOGO

DESDE EL HUECO DE UNA VENTANA… Parece una frase simple, común y hasta cotidiana, como la vida. Pero para los amantes de la poesía, automáticamente es una imagen sensible que toma vida y voz en el maravilloso lenguaje poético. Hay misterio en el título de este poemario que invita al lector a acomodarse para entrar en un nuevo mundo, para converger en el espejo, porque es precisamente la poesía lo que permite al ser humano disolver las diferencias, pues existe un binomio perfecto quizá no entre el autor y el lector pero, definitivamente, sí existe entre el poema y todos quienes se abren para hacerlo suyo.

Yo, que no sé fingir cuando los versos me tocan, encuentro que comparto muchas de las estéticas y conceptos poéticos que Luis Vargas maneja. Siento, como él, que hay poemas que no se sienten como poemas aunque sean perfectos en su estructura y técnica, y que existen poemas tan perfectos, que no necesitan de métrica ni rima alguna. No, para mí, un poema no es aquél que canta chirrionamente el sonsonete ni aquél que quizá sólo es comprensible para unos cuantos. El poema nace poema cuando más cercano a la realidad está, y encuentra su acomodo entre el sentir creativo y esa realidad que parece ser tan distinta para todos pero, que al profundizar, resulta casi la misma.

DESDE EL HUECO DE UNA VENTANA tiene entre sus versos, como ingredientes, la autenticidad y la humildad, esos que se adquieren cuando hemos vivido lo suficiente como para no ser capaces de engañarnos a nosotros mismos, y he aquí, en esas cualidades, que Luis Vargas nos llena con versos tan claros y tan desnudos, que pueden romperse en una lágrima o en un suspiro. Versos que nos invitan a la complicidad desnudándonos sobre los mismos

caminos de sombras otoñales: “Antorchas amarillas/reflejan en el río, fuego de otoño,/donde late mi corazón/como un susurro en el agua,/suspendido en la atmósfera/de un canto lejano./Un cambio que ajetrea carmines/subiendo la cuesta de las casas blancas./sonidos de violas, sauces, viento,/melancolía del tiempo,/amores que se fueron y se tornaron,/hoja caduca.

Pluralidades de personajes transitan entre los versos de éste libro, así como en la segunda parte en prosa. El yo, el tú, el nosotros campean a su antojo. Todo es un mundo fantástico impregnado de realidades o viceversa. Sólo el lector honesto consigo mismo podrá mirarse en la virtud realista y dolorosa de los versos y las palabras que componen este libro.

Luis Vargas escarba en los ángulos de la vida creando una circunferencia del ser sin artilugios ni ropajes bonitos, y llamar a las cosas por su nombre y aun así crear la belleza de la poesía, no es fácil. Leer este poemario ha sido como presentir a la voz poética en el espejo, a veces la voz infantil, a veces el sonido de la desilusión y, otras, el nítido eco policrómatico de la memoria qué va perdiendo su colorido hasta llegar a los no menos hermosos claroscuros.

De más está decir que la voz de estas letras pertenecen a un artista de la palabra y de la vida. Un artista que lucha a contracorriente del incongruente sistema y, que al final, encuentra esa paz y la belleza en lo simple y cotidiano: “Quiero hacer el amor a contrapunto, /muy  cerca de las cosas simples,/cerca de las raíces de la tierra: /como  lo hacen /los verdaderos poetas-labriegos/con el olfato,/aquellos que saben extraer la codiciada trufa/con las manos del ánima, con el símbolo de la  palabra,/con la palabra de los ojos, con la palabra de los sueños, /sin métrica, ni rima, musitando la música,/con el paradigma de un hipotético e irregular jardín/de las hespérides.”

De Clases de Poemas: “Hay palabras que se escriben en versos/y versos que se escriben en poemas,/silencios en cartas cerradas,/poesía en ojos que miran/y poemas que nunca se escriben./ Hay poemas que se escriben durmiendo/y otros se dibujan, con un pensamiento,  en el aire,/para que tú los huelas, los oigas, los toques y los veas.”

En la voz poética de DESDE EL HUECO DE UNA VENTANA, hay un maridaje, una sincronía que acaricia tanto el verso libre como la perfecta técnica de un precioso soneto:  “La rima que se funde con el ritmo/produce el canto de todos los versos/y quien niegue el esplendor de los besos/trata de matar la unión de los istmos/Apenas uní música y abismo/apareció la plegaria del rezo,/el sueño-humo, la pira de brezo/que el poeta mantiene en paroxismo/La alergia contra el fruto del cerezo/por creerlo antiguo y decadente/ignora la magia del buen soneto/Sienten el modernismo tan presente/que rompen la historia de lo incierto:/ponen la poesía entre vida y muerte.”
Cuando conocí a Luis, hace  bastantes años, compartimos un foro literario, tanto él como varios más, fueron maestros para mí, y hoy es el momento de agradecerle a él, a través de éste prólogo, que me permitiera beber de su forma de hacer poesía, que logre en este libro de mixturas interpretar sentimientos y emociones de ese alguien que nunca se ha cansado de buscar respuestas y, que a pesar de todo, sabe perfectamente que la única verdad es aproximarse y no dar por cierto nada: “Dialogamos/con tantas hipótesis/que lo concreto/es un epígono simbólico/siempre mal interpretado;/un bosque sin clasificar/que arremolina sentimientos/e imagina lagos/dentro de una selva/de versos liana.”

La segunda parte –Diáclaro- bien puede ser un retrato, una pintura o una simple imagen imaginada. En todo caso, Bild es un ser cercano,  un amigo, un socio, tanto de Luis Vargas

como de Siul Sagrav y del lector, es el personaje principal de una historia de vida con todas las sorpresas, descubrimientos y miedos. –Diáclaro- es un concepto personal del autor y de mucha intimidad que esta servidora no es capaz de interpretar más que como lo que es: intimidad. De cualquier forma, el lector podrá perderse, como yo, en estas breves narraciones que tienen un hilo en común que el lector sabrá muy bien descubrir, porque Bild también es espejo y la voz voluntaria del olvido.

Para finalizar, quiero dejar al lector los versos más bellos y que bien podría decirse analógicos, de este libro de Luis Vargas, versos profundos donde los sentidos humanos quizá no significan nada, porque la poesía es, está y existe, donde los poetas tratamos, casi siempre inútilmente, de ponerle palabras: “Acaso la poesía sea… Acaso sea,/el respiro de un muerto,/la voz de un mudo/la luz de un invidente,/el sueño de un dormido,/las afueras internas,…”

Issa Martínez Llongueras

(Creadora de la Revista literaria Palabras Diversas
Miembro Honorario de la Asociación de Escritores de Mérida, Venezuela
Co-responsable General de la Red Mundial de Escritores: REMES

México, 26 de diciembre de 2015

COMENTARIO DEL AUTOR

LA POESÍA MODERNA

La poesía moderna alberga toda clase de temas pero lo más importante es  su capacidad de síntesis, asociación de ideas y el ritmo en la palabra. La principal herramienta del poeta es la observación del mundo para crear otro distinto a través de la metáfora; esto es: comparar los términos que sugieren las realidades subjetivas con la realidad objetiva con las que se encuentren afinidades y, al lector, le mueve la curiosidad emocional evocándole nuevas realidades. 

La imagen ha de construir esa nueva realidad con paralelismos semánticos, ecos de la experiencia que sugieran un sentido unívoco: un mundo "en mi" transferible al mundo "en ti" que puede comprenderse con claridad y que no sea tan distinto o extraño que se convierta en algo hermético y oscuro.

Un poema es la expresión directa del sentimiento del poeta al lector; esto es, debe ser considerado una especie de confidencia hecha a solas, pero también puede ser una expresión cognitiva o conceptual: una cosmogonía del mundo que le rodea.

Se dice que la poesía lírica es eminentemente subjetiva y suele estar expresada, en primera persona, -pero no necesariamente, puede ser una abstracción- Puede ser o parecer un relato autobiográfico, aunque el yo del poema no tienen nada que ver con el yo del autor, pues como decía Pessoa "el poeta es un fingidor" el cual puede crear en los poemas un juego literario para ficcionar una vivencia más rica que la real, expresando unos sentimientos que no siente en realidad, con lo que el poema  no es más que un ejercicio estético con mensaje. Es decir, son sentimientos reales volcados en una ficción.

Para que el poema lo sea ha de ajustarse a unas normas formales que los caracterizan: versos, estrofas, ritmo. Además, con el fin de lograr un discurso lo más bello posible, el poeta se ha de valer de los recursos literarios o estilísticos conocidos.

Lo que se escribe como poético sin conocimiento de los recursos estilísticos, sin metáforas o, al menos, sin ritmo, no es poesía, por muchas rimas que la acompañen.

En la actualidad hay mucha gente que vuelca sus sentires -más que sus sentimientos o conceptos emocionales- en las redes de internet explicando sus cuitas personales tal como las vive, las desea o las desprecia, como catarsis de sus pesares y alegrías con muy poca calidad literaria y estilística, con lo que está muy lejos de ser poeta y hacer verdadera poesía. Simplemente es una narración en líneas cortas, una detrás de otra, como una escalera por donde el autor sube y baja en su vida real.

Tiene mucha más importancia el cómo se escribe un poema que lo que se dice, se narra o se cuenta, dentro de él, porque los temas del ser humano son siempre los mismos -el amor, el desamor, la muerte, la vida, los problemas sociales, los deseos y los sueños- y los diferencian de la prosa y pueden ser poéticos la forma de expresarlos.

Con esto quiero decir, que los poemas aquí escritos, aunque revelan una realidad, nada tienen que ver con la vida real del autor, aunque algunas exposiciones versales, que puedan parecer autobiográficas lo sean, o no.

Si consigo o no en este poemario llevar a la reflexión y a la emoción de algún lector, no lo puedo saber, pero conque a  uno sólo le sugiera algo, he cumplido con mi objetivo.

© Luis Vargas alejo

INTROITO



 I

CANTO GREGORIANO
_____________________________________

Desde más allá de anteayer
quise hacer equilibrios como un funámbulo
en una liana de esparto rancio
de donde colgaban los miedos de mi infancia.

Y tuve poca habilidad para cruzar los escollos,
convirtiendo los estratos del tiempo en estatus falsos,
a los que me incitaba la ilusión, sin tener en cuenta
las necesarias cualidades.

Y entré en un orden incauto, disfrazado de hombre
de empresa, cuando en realidad, nací bohemio,
filántropo, receloso del salto, al haber nacido
en una familia pobre y desestructurada.

Y perseguí la gloría partiendo de la nada. Y me fui.
Di palos de ciego, desorientado y sin mapa,
buscando algún albergue, donde encontrar
satisfacción y plenitud.

Asumí responsabilidades sin preparación alguna
y quise volar como Ícaro con alas de cera,
sin ser capaz de llegar a ninguna parte. Eso sí,
me salvé del naufragio.

Cuando al cabo del tiempo, cancelé mi puesto
de mando intermedio, después de tanto trabajo,
esfuerzo y disfraz, me sentí libre, sosegado
y con algo de futuro.

Volví a las letras, al estudio, a la imagen del óleo...
pero ya era viejo y parca mi memoria.

Luché conmigo mismo como un Titán
y procuré disimular mis precarios conocimientos.

Pasé de las cosas sociales a contraviento
y volví a mis orígenes de inusitadas realidades.

Hoy paso los días sentado al sol, en el quicio
de mi casa, esperando los vientos genéricos
que, el azar, proporciona a las gentes humildes,
corrientes y molientes, sin ninguna pretensión,
sin ambiciones y sin admitir responsabilidades.

Sólo paz, charla y lectura.

=======================================







Contraventana


 I
CONTRAVENTANA
______________________________________

Abrí la contraventana
y un rayo de luz penetró en la estancia
rompiendo los cristales trasparentes.

Frente a mí
mugía la vaca en la pradera
como sinfonía entre verde pasto.

Me quedé mirando el paisaje,
como un arlequín cómico en burlesco baile,  recitando ironías, de los recuerdos.

Subí el altavoz de los ecos
y oí, con mucha claridad,
los sones de la belleza rebotando
en las luces de la vida.

Ven:
allá en el fondo, hay una ilusión.


====================================

II

LA SENDA
______________________________________

Me asomé a esta ventana
para ver la Senda
y solo encontré desolación:
jaramagos en barbecho,
matorrales, hierbas silvestres,
mucha sequedad.

Se estaba borrando el camino
y le pregunté a un leñador
que pasaba por allí:
- ¿sabe usted si alguien cuida
esta senda, esta pradera,
este pinar?

- Hace mucho que no viene nadie,
antes era un lustroso paseo, el dueño
murió  en una ciénaga, abrazado
a un libro de poemas,
huyeron los versos, aserraron
los pinos, y los pájaros
dejaron de cantar.

-¿y de quién es la Senda ahora,
y la casa, y la huerta, y la alameda del río?

-De nadie, amigo, de nadie...
y quizá lo expropio el gobierno
para construir una gran autovía...
¿y usted quién es?

-Nadie, amigo, nadie...
====================================

III

A GRANADA
______________________________________

Ciudad del verbo diminuto,
la del agua de las acequias,
la de los cipreses tristes,
la de los detalles pequeños
como los granos de la granada.

La de las fuentes y el agua
la de la catarsis melancólica
la de las familias herméticas
que sólo abren sus puertas
para subir a la Alhambra.

Aquella que contempla
desde sus típicos Cármenes
la huerta hermosa del pasado
existente sólo en la memoria
como vapores de alambique.

Tierra cerrada de montes
tapian mentes y cuerpos
envueltos en tradiciones.
Mínima evolución de espíritu
donde, entre suspiros, Federico
se ahogaba. 

Los amigos en la Garnata
son comerciantes, pintores o poetas,
que viven como piñas clausuradas
y muy pocos te brindan su hogar
porque tienen una particular prosapia.

" un río de llanto, otro de sangre" (G. Lorca)
========================================

IV

IGUAL QUE VUELVEN SE VAN...Y VUELVEN
______________________________________

Y se van por el mismo camino que vinieron
ahítos de aburrimiento, de cansancio, de abulia,
porque todo cansa...¡hasta lo bueno!

Y así, despacito, unos con la política a vueltas,
otros, con las cosas del querer,
algunos sin encontrar su camino, vamos andando
por la senda desnuda, con ese frío de otoño
que cala hasta la médula.

Y así llevo, año tras año, cansado de andar entre redes,
enredado en recibir virtuales amigos, que se van
en el tren de la medianoche, porque lo virtual anda
por una senda bucólica, y lo real va entre peñascales,
laberintos, escaseces y otras ambigüedades inciertas.

Y es que los tiempos que vivimos, inventos
de nuevas transacciones y de difícil acople, son,
como los solitarios a los que jugaba mi abuela
para sentirse acompañada, que sólo sirven,
para no sentir la soledad entre paredes desconchadas,
y tenemos que hacernos trampas, como mi abuela
y sus solitarios, para sentir la sensación del éxito.

Pronto vendrá el invierno. Se perderán los colores.
Todo será gris.
Un café entonará nuestro cuerpo, o tal vez,
algún ron saboreado en una mesa, en la soledad
de alguna cutre taberna, donde hay que entrar
con escafandra, amortiguando lo sentimientos pétreos,
de la misma manera, que el enamorado siente,
cuando ha perdido su amor y llora en los poemas.


Todo es tan irreal, como el que se sube a un tren de lujo,
disfruta unos días de sibaritismo, sueña,
y cuando llega a una estación cualquiera, el revisor
le baja porque no lleva billete. Y entonces,
vuelve a su pueblo, y allí, mira feliz las montañas. 

===============================

V

A CONTRAPUNTO
________________________________

No tomo los signos del abecedario,
para construir espejos ni luces de neón,
ni para hacer puzles de palabras
o dibujar lunas en el río,
sino para significar que estoy aquí,
que pienso y siento,
que quiero encontrar un destino,
una forma de vida,
una pasión expresada en versos,
alquimia en la probeta del lenguaje,
juntando a mi gusto las letras
para formar los caligramas del sentir
y dejarlos colgados del aire.

No quiero hablar de musas
ni de amores rancios, ni de cómo se peinan los calvos,
sino hacer poesía conceptual, lejos,
muy lejos de las magias,
poesía clara,
lejos del vudú y de los gurús poéticos,
de las imágenes hiperbólicas,
de la retórica subliminal;
lejos de los dioses del lenguaje,
de las emociones fingidas,
y de la irrealidad de las ninfas.

Quiero hacer el amor a contrapunto, 
muy  cerca de las cosas simples,
cerca de las raíces de la tierra:
como  lo hacen
los verdaderos poetas-labriegos
con el olfato,
aquellos que saben extraer la codiciada trufa
con las manos del ánima, con el símbolo de la  palabra,
con la palabra de los ojos, con la palabra de los sueños,
sin métrica, ni rima, musitando la música,
con el paradigma de un hipotético e irregular jardín
de las hespérides.

====================================

VI

TARDES DE FUSTA Y ESPUELA
_____________________________________

No encuentro palabras
para designar todas las estrellas del cielo,
no puedo ser localista
porque el universo es inmenso y trascendente,
no entiendo de poemas
sino que versifico con sombrero policromo
algunas introspecciones:
esas lucecitas que aparecen entre las sombras
en algunas tardes de fusta y espuela.

====================================

VII

SI YO TE VEO
______________________________________

Escribo poemas pensando en ti,
en las cosas que nos suceden
en la soledad ajena, en la tuya y en la mía
esas que forman la marquesina
de nuestro balcón.

Sonidos de caracolas
en las ausencias del destino
se nos presentan como sedantes,
amortiguando los golpes de la vida.

Ay niña, cuando yo escribo
me creo que estoy cantando
las alegrías que no tengo,
pero si yo te veo,
si yo te veo,
se me ilumina el alma, cuando te veo.


====================================
 
VIII

BELLEZA OTOÑAL
_____________________________________

Antorchas amarillas
reflejan en el río, fuego de otoño,
donde late mi corazón
como un susurro en el agua,
suspendido en la atmósfera
de un canto lejano.

Un cambio que ajetrea carmines
subiendo la cuesta de las casas blancas.
sonidos de violas, sauces, viento,
melancolía del tiempo,
amores que se fueron y se tornaron,
hoja caduca.

====================================

IX

VOZ OTOÑAL
______________________________________

Nunca pensé
que la hoja caduca
caída en el suelo
y roja
fuera el secreto
de una voz
que otoñea.

====================================

X

LA HOJA CADUCA
_____________________________________

Cigarrillo entre los dedos
la vida pasa,
y en países lejanos
donde no hay estaciones,
no creen en el otoño
y sin embargo, el tiempo
no deja de asegurar,
que la hoja caduca
se cae del árbol.
dejando que los vientos
envuelvan sus sueños.


====================================
 
XI

BOSQUE DE OLMOS
______________________________________

Olmos hay en mi alameda
suntuosos y presumidos
de ser tierra de la tierra
donde han crecido los años
entre neblinas del tiempo.

Desnudándose cada invierno
para vestirse en primavera,
con su textura acorchada
ahuecado y solitario
soporta frío, viento y lluvia
a la ribera del río,
donde duermen los sueños
de los sueños.

====================================
 
XII

ALGUNA VEZ
______________________________________

Alguna vez me ha pasado
que he sentido el peso de lo que me pasa.

He sentido la sombra estelar de los días claros
con amorfas siluetas de pretéritos amores.

Pasé de paso por los andenes
y nunca llegó el tren que esperaba.

Batee como un vate
buscando en las palabras el ritmo semántico,
y, alguna vez, por casualidad,
he dado con el quid de algún verso claro.

Me ha pasado alguna vez
que he querido ser feliz, y no pude,
otras, sin pedir permiso a nadie, lo he sido.

====================================

XIII

SEGUIREMOS HABLANDO DE AMOR
______________________________________

Seguiremos hablando de amor
por mucho tiempo que pase;
tú con tus madejas de lana,
yo con mi lápiz y papel.

Agitaremos pantanos de aguas azules
tumbados en el musgo de las orillas,
soñando a la luz de la luna llena
sobre la superficie del agua.

Dejaremos los contornos abiertos
y esperaremos que los muros caigan
para poder besarnos de nuevo
juntar las manos, mirarnos a los ojos
y hablarnos sin voz.

Estoy seguro que el lago nos mirará
con envidia.

====================================

XIV

MIS NOCHES
_____________________________________

Mis noches son como un puente
entre los sueños y los deseos
esos que viven en las estrellas rutilantes,
donde buscamos en sus luces
las realidades de los fantasmas
y sus sombras.

Bajo la bóveda del firmamento
se ocultan mis amores imposibles
que arden,
bajo la forma de espectros volátiles.

====================================

XV

CUANDO QUIERAS, VEN
______________________________________

Cuando vengas, ven
con el libro de notas y tus poemas,
con la crítica feroz de mi torpe escuela,
pero no con los datos que me atormentan,
ven, cuando quieras venir, ven
a darte un abrazo con este hermano,
con las manos vacías que aquí hay de todo,
que estarás en mi casa como en la tuya
y cantaremos a dúo a lo cubano
bebiendo cerveza o un poco de ron.

Cuando quieras, ven.
  
===================================
 
XVI

LA FICCIÓN DE UNA MANZANA
______________________________________

Si la matemática es una ciencia exacta
la poesía es la exactitud de la intuición.

Su similitud está en que la propia ficción
que generan los números
son como los versos que imaginan
pentagramas musicales.

Y he aquí que Newton
participó intuitivamente de la poesía
al ver caer una manzana y creó la Ley
de la Gravedad,
mientras el poeta saboreaba belleza
y dulzor de aquel fruto tan selecto.

Pero todo nacía de la imaginación
que recrea la mente humana,
porque el poeta degustaba la cosa
con el sueño y el deseo de que fuera cierto
y la exaltaba en una oda.
Newton describía una ley física
en la contemplación de una obviedad
como resultado de un fruto maduro
que caía indefectiblemente

y dijo !eureca!
como símbolo de una imagen metafórica
en una fórmula irreal de una realidad
semejante a los versos del poeta
cuando ambos se someten a las fuerzas ficticias
de los campos tensoriales y sensoriales.
====================================

XVII

VERSOS TORPES
______________________________________

Versos torpes van fraguando
en la cocina de mis recuerdos,
mal guiso de ropa vieja
humea en la cazuela, lleno de preguntas
que me desnudan
como un Strip-tease de verso sobrio,
sin soberbia
tal como siento mi historia,
parecida a la lluvia que cala los huesos,
escribiendo con poco oficio
tratando de explorar en mi psiquis más profunda
para encontrarme despejado
después de la borrachera.

Pero no siempre me visto de gris.

===================================

XVIII

LA UVA PASA
______________________________________

Fruto de la vendimia
la uva con el tiempo, pasa,
arrugada, llena de azúcar, espera
a que una mano golosa y hábil
la lleve dentro de un plum cake


Hay amores que se parecen
a las uvas, maduran
y pasan.

====================================

 XIX

INVENTARIO CON BENEDETTI
______________________________________

Hice inventario con Benedetti
y leí un poema suyo:
"propiedad de lo perdido"
y yo me pregunto ahora
¿de quién es lo que se pierde?
¿dónde están las cosas que eran mías?
aquel amor que duró unos meses
aquel otro que se rompió después de catorce años
-tal vez porque había nacido con algún síndrome raro-
la calle donde nací
la historia de mi escalera
mi familia paterna: mi madre, mi padre...mi hermano
mis besos y los tuyos
las tardes platónicos de estudios en la universidad
-que no me dejó terminar la puta vida-
el ánfora de barro que me servía de bañera
el atávico susurro de mi niñez con hambruna
o la empresa donde me hice un profesional...

sí, ahora lo sé, está todo en la guardilla de mi corazón.

====================================

XX

AL ALBA
__________________________________________

Ay, alba,
después de la noche oscura
me enamora tu luz en la estancia
¡ya vienen las burras de leche!
¡ya me llaman los ángeles vespertinos!
¡ya me sacan de este catre,
de los sueños infernales,
de la prosapia nocturna
de esta soledad que acongoja!

Ay, alba,
cómo esperaba en el lecho tu llegada,
marcando en la pared siluetas torpes
como sombras de vida que van cuajando.

Ay, alba,
remolinos de viento conjuran pájaros
en la rama del árbol que hay en la esquina...

Despierto de insomnio, los sueños raros...

¡ya me levanto...!

====================================
















PARTÍCULAS  PENDULARES

(de l'art poétique)




1

LAS PALABRAS
_________________________________________

Las palabras se deforman
en las letras de un poema,
 nunca quieren decir
lo que parece que dicen,
siempre hay otro sentido
otro origen, alguien que interpreta,
y al final
no sirven para nada.

Lo mejor es acallar,
pensar para existir,
actuar,
nombrando las cosas por su nombre,
-incluso en poesía-
y nunca enumerar sentimientos
ni usar dialécticas sabiondas.

Y para gritar o quejarse
usar siempre la primera letra del alfabeto
y la penúltima
-para que no sea la última
la última vez que te quejas-
eso es:
di ¡ay! si te has de quejar
y déjalo escrito en un poema;

Pero nunca te quejes
para llamar la atención,
quéjate con fundamento,
porque tengas derecho
al haber cumplido los deberes:
actitudes de amor sin la rimbombancia
de lo patético de la poética.
=====================================
2

CLASES DE POEMAS
_______________________________________________

Hay palabras que se escriben en versos
y versos que se escriben en poemas,
silencios en cartas cerradas,
poesía en ojos que miran
y poemas que nunca se escriben.

Hay versos con magia y sin ella,
variopintas sugerencias que ocultan espíritus,
genios, demonios y sillas con arpillera,
que producen efectos extraños
a la leyes de la naturaleza,
a las leyes del entendimiento,
a las leyes de la lengua española.

Hay formas formales y formadoras
que evocan vivencias inscritas en olvidos
de aquellos cuanto leen un poema
al acabar una tarde cualquiera
que resucitan nostalgias ausentes,
como realidades tempranas,
vida presente y pasada
que todavía  no has visto.

Hay poemas que se escriben durmiendo
y otros se dibujan, con un pensamiento,  en el aire,
para que tú los huelas, los oigas, los toques y los veas.

Otros se leen en noches oscuras
y son claros como el alba,
porque no se asemejan a la fantasía,
y aun así son bellos,
son fantásticos.

También hay quién dirá
que esto no es poesía
como hay quien pueda decir que un barco pesquero
en medio de la mar
no tiene soledad, ni nostalgia, ni vivencia,
porque en las redes se van los fueros entre los peces
arrastrando agua,
agua,
y agua,
como ansia de sed del que espera una carta,
un verso,
o un poema que no llega.


======================================

3

HE AQUÍ EL POEMA I
_________________________________________

Tumulto de arena que me golpea
en la cumbre más alta de aquellas dunas.

Melancólicos esfuerzos de versos trinitarios
redimen como oasis la sequedad de la Tierra.

Un siroco levanta el polvo, barre el suelo,
atraviesa espejismos en un círculo,
toma la luz con la mano,
traspasa el deseo,
lo siente,
le duele
llora
y clama…

y se arranca el corazón
para que vuele
en ensueños.

He aquí el poema.

======================================

4

HE AQUÍ EL POEMA II
_________________________________________

El eco de los versos producen ecos
como neumas que rebotan en un mundo inexistente,
donde los sentidos gozan,
cual simbólicos sentimientos que toman vida infinita
en espejos que nos miran.

Y allí quedan,
encerrados en las metáforas sin sentido,
encajonados en el prisma ilusorio
de la vaguedad argumental e inapelable
y que define el por qué de  la emoción
o el cómo de una vida soñada:

Sólo es un impás de trashumancias, que perduran.

He aquí el poema.

===========================================

5

LA POESÍA ENTRE VIDA Y MUERTE
_________________________________________

La rima que se funde con el ritmo
produce el canto de todos los versos
y quien niegue el esplendor de los besos
trata de matar la unión de los istmos

Apenas uní música y abismo
apareció la plegaria del rezo,
el sueño-humo, la pira de brezo
que el poeta mantiene en paroxismo

La alergia contra el fruto del cerezo
por creerlo antiguo y decadente
ignora la magia del buen soneto

Sienten el modernismo tan presente
que rompen la historia de lo incierto:
ponen la poesía entre vida y muerte.

====================================

6

DE LA PALABRA, PALABRA
--------------------------------------------------------------
He vivido tan poco
y he escrito tanto
que confundo
la escritura con la vida
y la vida con el poema

¿acaso pudiera ser lo mismo?

aún continúo en la busca
interminable
de descubrir el sentido
de la palabra, palabra.

==================================

7

ESFUERZO ÍMPROBO
_________________________________________

Mil poemas
he tenido que leer
asimilando cuatrocientos mil versos
para aprender a escribirte éste
con sólo dos palabras:
te amo.

(Es difícil y penoso crear cosas con el verbo porque no somos como dios: y éste es el misterio de la poesía y de la vida:
poder crear sin ser dioses)


====================================

8

MANUAL DE USO
_________________________________________

Hay un ansia
por devorar palabras,
hacer fotografías de espíritus difusos,
confundirse con imágenes, piel de armiño,
brocados, llanto y risa
en los ojos del lucero, o en la luna de tu rostro,
esperando en los desagües de los ríos,
dejar la huella en el barro con tropos verticales,
y ver cómo brillan las cúpulas
de los campanarios con cigüeñas.

Parir un verso en el silencio,
beberse el corazón de los objetos,
untarse con la savia de los árboles,
juntar el tiempo y el espacio
y desgarrar la vida descubriendo sus misterios.

Dios es un todo inabordable
conductor del ansia por el gozo: el amor,
la resurrección y la vida...creando de la nada...

¿De la nada?

Si así fuera o fuese, lo hizo demasiado rápido
como un mal ingeniero que construye sin cálculos
puesto que nos hizo complejos, duales y feos
y además, se olvidó el manual de uso
para descifrar la genética y encontrar el alma,
como tesoros escondidos de nuestra fragilidad,
y hemos de buscarlo en la poesía, aquí y ahora,
errando errantes.

====================================

9

PARANINFO
_________________________________________

Dialogamos
con tantas hipótesis
que lo concreto
es un epígono simbólico
siempre mal interpretado;
un bosque sin clasificar
que arremolina sentimientos
e imagina lagos
dentro de una selva
de versos liana.

=======================================

10

DESCRIPCIÓN DE UN VISAJE

_________________________________________

Después,
a media tarde,
casi de noche,
cuando Leonardo imprimía carácter a la razón
y los "novísimos" sujetaban columnas sin basas,
me acerqué a los pliegos de papel,
y fui dibujando formas marginales,
para recuperar así, el ámbito de lo subjetivo,
rescatar alguna belleza
y zafarme de la opaca realidad
a pesar de la insuficiencia
del lenguaje.

Después,
aparecieron los visajes de un rostro
tangible y sereno,
presente, oculto, indescifrable,
que contemplé asombradamente
como una pasión inesperada,
como una hipótesis de amor y deseo
que anunció un poema.

=======================================

 

LA QUIETUD DE LAS ESTATUAS

I

ALGÚN DÍA ESCRIBIRÉ ALGO SERIO

_________________________________________

Traspasar el espejo
y morir,
ondular la realidad recortada a cuchillo,
mezclarse con el aire,
descubrir
que faltan millas y millas
para llegar...

ver desde lejos la estatua aquietada...

algún día, escribiré algo serio.

=======================================
II

TODO AMOR ES POCO

_________________________________________

La precaria y tímida manera
de coger una mano,
besarla, acariciarla cara,
a trancas y barrancas
gravitar en el vacío
y que crezca en ti el deseo y la entrega
durante cinco o diez minutos,
no es suficiente
para saber quién somos, quién eres,
sin haber aprendido a contar
tus pestañas una por una,
ni cambiar el estrecho pasillo de aire
que nos separa,
condensarlo en humo después,
y después en gozo...

Veinte, cuarenta, cien años así,
me parece poco: quiero más.

=====================================

III

MUNDO, DEMONIO Y CARNE (ORACIÓN)

_________________________________________

Uffff... Procuro ser autista -aunque no lo consigo-
no enterarme de nada -pero me entero-
enfermo de humanidad, fumo a pesar de las leyes,
le rizo volutas humeantes al viento del este y del oeste,
a Orestes en La Orestiada de Esquilo,
a Ercilla con La Aurocana, y a Homero
con la Odisea, y a Victor Hugo con los Miserables…
y a todos cuantos hacen historia con la historia
y escribieron la Biblia en pastiche,
porque todo eso no me sirve para nada.

Procuro escuchar a mi perro
cuyas verdades son irrefutables,
mientras suena en el pick-up la sinfonía
número uno de Mahler, con la bravura
del color magenta, ese que alberga el sonido irreal
de los sueños.

Entonces le rezo a los dioses
 -despacito, a ver si se enteran-
para que conviertan el petróleo en agua
-que no haya tanta sequía-
el agua en sarmientos,
los sarmientos en "papas" y los Papas
en personas normales que hagan un lugar en el cielo
para emigrantes,
y que se reparta mejor la riqueza del mundo...

Y si no puede ser,
por lo menos, eche el maná hacia el sur,
hacia los ondulados desiertos del hombre,
y convierta los cataclismos
en películas de ciencia ficción con galaxias,
que no elija a un pueblo sólo
para salvar el conjunto
-que luego vienen las envidias y los imperios-
sino que acuda de verdad a ayudar al ser humano,
¡que no me hablen ustedes más en para-bolas!;

Y si no puede ser.
por lo menos, los ricos que no se hagan los locos,
den de comer a los pobres,
incluso les enseñen a crear estados
de bienestar social, no les tiren bombas
ni les talen sus árboles.

Que se dejen los dioses de cualquier naturaleza
decir a David que escriba salmos,
y que los proverbios se hagan verbo en la carne
de las carnes,
que dejen de pintar los latifundios de colores,
con mágicas imágenes los poetas sugerentes,
y que nos expliquen, cómo es la textura
de las piedras del camino.

===================================

IV

NADA / ALGO

_________________________________________

Nada,
algo,
quién,
cómo,
cuándo,

si no respondes Tú
habrá un derrumbe en el espacio,
no quedarán vestigios
y quedaremos ciegos en manada,
como reliquias en una vitrina
vacía de palabras.

¿El punto de ignición debe estar en la madera
del poeta?

=======================================

V
  
SÁNDALO
_________________________________________

Con sándalo,
poesía de la conciencia
emoción,
amistad invertebrada

¿no lo oyes sobre el mundo
como un  saharit* se eleva
sobre las tinieblas
del desierto y de la vida?


* saharit = oración judía de la mañana

=======================================
 
VI
  
ARRITMIA
________________________________________________

La parada cardiaca
le sobrevino
cuando consiguió vivir en paz
notando que los sentimientos
eran previos a los hechos.

Siempre había vivido en guerra
contra los árboles, contra las musas,
contra los presagios, contra las nubes, contra las prisas,
las presas y las prosas...

Nunca pudo pararse a leer un verso
y la lluvia suave le mojó los párpados:
murió de repente

=======================================

VII

EL ORDENADOR
_________________________________________

El ordenador es un chulo atormentado.
Parece que creyera que él lo sabe todo
y apenas le preguntas oral o por escrito
enseguida te responde en varios idiomas:
admite mil programas, acumula billones
de bytes en memoria rara, emite, trasmite, avisa,
acerca la distancia...tiene la verdad
y la mentira...

¡Pero oh, engendro!
el ordenador carece de conciencia,
tiene  la cara cuadrada, es feo, sus dedos son mis dedos, su alma, la mía, eso sí, tiene sexo en abundancia...

Guarda secretos esotéricos, enferma,
coge virus que lo matan,
                                -no le sirve la penicilina-
o se muere por hipertensión
 o le dan jaque mate, como a un rey ajedrezado,
los jaqueadores...

En definitiva, no es nadie ni es nada,
una dualidad de tres piezas:
unidad central, visor y teclado, unidos
por mil cables que se embrollan...
se cree muy importante, cuando sólo es importado,
hecho a imagen y semejanza
de un dios menor llamado hombre-técnico
creador de sistemas del cielo y de la tierra
con la mezcla infinita entre 0 y 1
y los dos “idiotas” -computadora y hombre-
se adoran embobados
y piensan mutuamente, que alcanzarán la gloria bendita,
el infinito universo
bajo el imperio veloz de los fantásticos megaherzios,
como símil de una acción amorosa
eléctrica, penetrante,
como lengua rozando clítoris,
vagina abierta
en adicción posesa insoslayable.

Mi ordenador es un chulo de mierda,
un engreído fachoso,
un iluso, pedante,
que cree lo sabe todo, y sólo sabe
lo que le cuentan los informáticos y los que escriben,
o sea,
nada de nada.com


=======================================

IX

RECUERDOS

______________________________________________

Soñaba que cogí la pistola de madera
y monté un invisible caballo blanco
galopando tras vacas inexistentes
como un vaquero del “far west”
o un gaucho de la pampa
atravesando las praderas asfaltadas
de mi calle,
que rotulé, Medio Día Grande de California.

Adoré el color de los vientos de Babieca
atravesando Castilla en tiempos de miseria
y Reconquista, Cid Campeador,
valiente vencedor de lo inefable
que me hacía sentir satisfecho
sin darme cuenta que era un niño
que soñaba.

Corría en patinete calle abajo,
rodaba un aro de madera
con un gancho metálico,
subía los escalones de dos en dos,
perseguía a los perros callejeros
me alejaba de mi calle en el tope del tranvía
llegaba al río
y metía los dedos en las grietas de los muros
buscando lagartijas
y nunca necesité inventos electrónicos
para ser un niño feliz.

Y de aquella época mágico-simbólica
conservo la voluntad y el amor poético.
=======================================

X

Y BUSQUÉ COMPAÑIA
_________________________________________

Acompáñame niña
a jugar con el sol a la pelota
a volar con los pájaros sin miedo
a aprender a vivir con inocencia
a mirarte a los ojos de mar encantado;
ayúdame cuando escribo un poema
dirígeme con tu mano
la mía temblorosa…

Sé mi compañera y no te enfades
cuando me equivoco,
si te doy un beso, o te amo,
querida musa, compañera.

=======================================

XI

APALABRÁNDOSE
_________________________________________

Cuando apalabré contigo
recortar de un juego de palabras cruzadas
la composición de un poema absurdo,
nunca pensé
que pudiera nacer del roel de un escudo de armas
los conciertos de los gobiernos para la guerra,
ni tampoco que todo eso fuera el inicio
de un prefijo castellano que siempre ha de anteponerse
a un lexema para formar una palabra como in-suficiente
cual "lances de hielo que lo congelan todo".

Y capeando, capeando, has salido por peteneras
al dar un lance con la mano derecha de Judas
¡qué horror!
porque Judas nunca fue torero, sino "vende amigos"
traidor entre los suyos con los ojos ciegos de avaricia
y !zas!...con la conciencia tapado lo maleó.

Pero sí es cierto que solo apalabrándose
se pueden conseguir los mejores negocios,
los mejores consensos o los mejores aliados
para versificar, ahí, allá o acullá,
en una cena, en una comida, o simplemente
en una esquina de la quinta avenida.

Y no se pierde nada por intentarlo.

=====================================

XII

¿Y QUÉ ES PARA MÍ LA POESÍA?
_________________________________________


Acaso,
la poesía sea
una visión hipotética
entre lo que soy yo y es el mundo,
entre lo que deseo ser y es la vida,
entre lo que tengo y quisiera poder tener,
entre tu amor y el mío,
entre lo cotidiano y lo onírico
como frontera de lo inaudito.

Acaso sea,
el respiro de un muerto,
la voz de un mudo
la luz de un invidente,
el sueño de un dormido,
las afueras internas,

Acaso,
el círculo que puebla una diana
cuyo centro eres tú.

======================================

XIII

DE ARTE POÉTICA
_________________________________________

Filtra los azules
harina y amasa la palabra
con el agua limpia del verso claro
fundamenta la sencillez
como una flor nacida de un tallo
que tenga vida palatina, que se amancebe
con el mundo en lujosas contradicciones
y sea sugerente.

Permitir que las palabras fluyan
sin remolinos, que encajen en su sitio
sin guerrear con el vocablo vecino.

No rebusquéis en los diccionarios
ni os obcequéis en no alterar la sintaxis,
dejarlas libres
- que ellas solas conocen su secuencia-
no abuses de  las imágenes hiperbólicas
desnudas de sentido y egocéntricas
aunque a ti no te lo parezca:

Sé solidario con la técnica, pero transgrede
si es necesario,
no tires las letras donde caigan
ordénalas en tu emoción y en tu mente
y así verás como adquieres cordura
y descubres la belleza de la poesía clara.

=======================================




DIÁCLARO
(relatos cortos)




LAS COSAS DE BILD
1

BILD Y EL MAR
_________________________________________

Un día cuando Bild era joven, cogió la llave de la puerta, la metió en el bolsillo, cerró de un tirón y se fue a conocer las praderas de agua, camino del Mediterráneo.

Hasta llegar a él, tuvo que esperar doce horas a que la tierra girara bajo las ruedas de la carreta y le acercara. Qué tiempos aquellos. Era una carreta arrastrada por mulos, con ruedas de radios abollados, lenta y caprichosa. En cada guijarro que veía se paraba, Bild tenía que bajar del pescante, pedirle a la piedra por favor, que se apartara un momento y se ocultara entre las matas, pues el mulo se embobaba mirándola, tan hermosa y desnuda.

Entonces las levantaba del suelo con su mano y había humedad debajo, como si el mar tuviera brazos muy largos para marcar el camino. Y del hoyo que había dejado en la tierra, salían corriendo un ciempiés, una culebrilla, cinco mariquitas, unos bichitos negros sin nombre, dos garrapatas y cientos de hormiguitas: todo un universo zoológico de vida.

Y así, llegó a ver el agua de la mar salada. Qué susto. Venía rizada, espumosa, llena de sal y bramando, como dispuesta a tragarle con su inmensa naturaleza, pero cuando llegaba hasta él, le acariciaba los pies y se volvía hacia atrás, como si jugara. Pensó que se retrotraía para coger fuerza, pero no era tal. Era que estaba llena de peces que no paraban de moverse nadando de un lado para otro y la meneaban constantemente hacia dentro y hacia fuera, como en la palangana donde se lavaba, algunos días, en su casa.

Había mucha arena, y creyó que serían vómitos de las montañas que miran al mar, mareadas de tanto vaivén de las aguas y, como por aquel entonces no había limpiadores de playas, pues allí estaban las arenas sucias como un demonio. Allí estaban bien.

La suciedad era como los restos despreciados de un tesoro marino, había valvas negras, caracolas de todos los colores, brillantes, opacas, piedrecitas para collares, lisas, arrugadas, asemejando caras-retratos de no se sabe quién, y figuras psicodélicas de formas muy diversas...y algún pescadito –que supuso estaba tomando el sol- brillante como la plata. 

Se sentó frente a frente y se dio cuenta que aquello parecía infinito, ¡qué inmensidad!. Había agua para dar y tomar. El mar estaba sobrado del líquido elemento y consideró que todo era suyo ¿quién se lo podía quitar?

Estuvo contemplándolo, sin moverse del sitio así como seis o siete horas, se le olvidó comer, hablar, reír, llorar...¡estaba asombrado! A cada minuto todo lo veía distinto, como una película sin fin, donde sin pagar entrada, podía estar mirando la función toda la vida sin aburrirse. Le contó cosas íntimas e incluso hicieron planes. Después se durmió con el sopor del calor del sol y le arroparon las olas.

Cuando despertó estaban la mar y él, húmedos, como si hubieran hecho el amor, había mucha espuma blanca entre rizos de efluvios azules y verdes. Se les debía de notar enamorados porque los pájaros no dejaban de reírse y mirarlos piando con alegría, -¡menudos son los pájaros y qué listos!- planeando sobre el agua sin casi mover las alas y revoloteaban a su rededor.

Discernió que su riqueza era ahora inmensa. Se sintió tan rico que no necesitaba nada más.

Entonces fue cuando decidió que no haría casa en tierra, ni tendría fanegas de siembra. En el mar estaba todo y se quedaría a vivir allí, junto a Neptuno, en una cueva submarina...y se hice mitad pez, mitad hombre.

Ahora sueña con una sirena que le enseñe a nadar...y ahí está, con escamas y branquias, soñando bajo el mar.

======================================

2

CERCA DE LOS SETENTA AÑOS

_________________________________________

Cuando estaba cerca de cumplir los setenta años, Bild volvió la mirada atrás para reconocer la lejanía del origen del paseo, la línea divisoria tendida a la verticalidad del momento de nacer y andar, y vio el largo camino recorrido sin poder divisar bien su principio, recordaba con nebulosas, como un espejismo, los primeros pasos, la primera inercia, el por qué del nacimiento, el cuándo, el cómo...

El camino era muy largo y había andado mucho,  mas nunca había llegado a ninguna parte, espacios de arena, manglares, llanuras, algún oasis entre dunas, algunas ciudades de paso, picudas montañas y algunos árboles que, en ocasiones, le dieron sombra.

Cansado, la piel con arrugas, la vista taimada...el tiempo y el aire habían oxidado las ilusiones, habían oxidado las hojas del libro que portaba bajo el brazo con apuntes de poesía, las tuyas y las mías, con la caligrafía ininteligible que se escribe para no olvidar mientras se anda...

Se preguntaba ¿hasta dónde, hasta cuándo?: se dio cuenta que no había aprendido a no esperar lo que nunca llega y siguió andando.

Luego escribió más poemas en hojas que amarilleaban.


=======================================

3

BILD NO NECESITABA COMPRAR UNA PARCELA

______________________________________________

La gente se pasa el tiempo llorando y sufriendo porque no tiene cosas en propiedad, ni recursos económicos para adquirirlas.

Lucha y se desgañita por comprar una parcela de trescientos metros cuadrados o menos y se hipoteca hasta la muerte, trabaja de sol a sol, y se abstiene de tener hijos para tener cosas.

Bild nunca necesitó adquirir muchas cosas. Tuvo suerte y se las regalaron al nacer. Todas eran suyas. No sabía qué hacer con tantas y tantas, y las fue colocando donde pudo.

En principio las dejó extendidas con la vista por el mundo, e hizo un mapa para recordar donde estaban: el mar lo puso en un agujero...la tierra un poco más arriba...un árbol aquí...otro allá...a los animales les dijo que fueran por donde quisieran. Unos volaban, otros corrían, otros daban saltos, otros se subían a los riscos (hacían lo que les daba la gana)

El sol cegaba tanto que lo puso encima del armario, en lo más alto. Le puso un hilo de oro colgando y por la noche lo apagaba tirando de él, escondiéndolo debajo de la cama para poder dormir y, como le gustaba ver las sombras de las cosas, encendía la luna colocada en el cuadrante de un ventanuco y pasaba horas contando las estrellas (porque eso sí, le gustaba tener sus propiedades arqueadas) una, dos, tres, tropecientas- mil... Alguna vez le faltaba alguna y las volvía a contar hasta quedar dormido.

Por la mañana abría el aire, sacaba el sol, miraba los campos y los huertos, saludaba a los animales todos, y se sentía muy contento de su gran fortuna, heredada sin gran esfuerzo. Todo era suyo.

Pero un buen (o mal) día, empezaron a salirle puertas al campo, fronteras, letreros de propiedad privada, vados, y un montón de grúas-pluma subiendo y bajando piedras para edificar la tierra. Letreros que decían FOR SALE. Y así fue como le fueron robando todo lo que le pertenecía. (Bueno, en realidad, era suyo y de 7.000 millones más de humanos, que Bild consideró siempre como una unidad de la que él era un copropietario)

Pero casi todo se quedó en propiedad ante notario de 100 ó 200 familias de humanos, que no se sabe por qué, decían que ellos eran condes, marqueses, nobles garantes de lo heredado.

Se lo llevaron casi todo: un castillo con yacusi aquí, otro allá, y empezaron a inventar la industria y la técnica. Los demás no podían tocar nada sin pagarles un canon o trabajar para ellos a cambio de comida y agua.

La cosa se fue jodiendo y vinieron las guerras:

- ¡oiga, esta tierra es mía!
- ¡no, mía!

¡Zas! zarpazo y tente tieso...Y así empezó el lío.

Hubo mucha gente que se dedicó a pensar cómo organizar esto, incluso un tal Marx quiso repartirlo todo como buenos hermanos, ¡pero qué va! no dio resultado.

Los  ricos tenían aliados, mesnadas de  pelotas  que  les ayudaban     a    poseer   la    tierra.   Crearon    imperios    y  
destruyeron la mitad de las cosas de la herencia gratuita de todos,  quemando  bosques  para  hacerse  lujosos  chalets,  
hicieron  playas particulares, ciudades enormes, y ocuparon el terreno de los campos sin clasificar...¡una barbaridad!

Bild se escondió detrás de un árbol, dormía en una cueva. Comía de lo silvestre y seguía sintiéndose propietario de todo, de todo lo que le alcanzaba la vista. Sobre todo del sol, del mar, de las montañas, del cielo, de la luna, de las estrellas y de los animales que por allí pasaban. Nunca se hipotecó, ni se hipotecará jamás –decía-.

Le quisieron meter en la cárcel por su osadía, incluso quisieron matarle (y casi estuvieron a punto de conseguirlo), pero se escapó de la quema disfrazándose de bufón y escribiendo poesía. Era la única forma de decirles y hacerles saber con metáforas, símbolos y frases entre líneas, con doble sentido, que todo era de todos, suyo, y que, por mucho que se empeñaran, nunca jamás se lo podrían arrebatar. Mucho menos, arrebatarle el alma y el espíritu de lo heredado. Ni a él, ni a ninguno de los herederos.

Eso sí, amigos, la fórmula para que la herencia se mantenga y se disfrute, se rige por las virtudes cardinales que deben combatir a los pecados capitales, y cumplir con las leyes naturales y elementales. Con ese reglamento cumplido, sobra y basta para poseer la tierra y disfrutar la vida, por muchos imperialistas que aparezcan en el mundo y por muy utópico que parezca.
==============================================

3

BUENAS NOCHES

______________________________________________

De la noche color de algarroba, colgaban ojos negros. La sombra sin bordes era un continuo abismo tumbado en la ciudad. Bild caminaba calle arriba en dirección de su casa. No había nadie. Los árboles meneaban sus brazos al viento. Una leve brisa. Un susurro. Una atmósfera de pequeños aleteos invisibles.

Apenas había ruido. Bild podía oír sus propios pasos. Nada o todo. Andaba deprisa con intención de doblar la esquina a la izquierda.

Era muy tarde. Una pareja se retorcía en un banco diez pasos más allá de su espacio. Era una hipérbole de ondas móviles. Todo tranquilo.

De pronto, las luces de los farolillos se apagaron. Se borraron los árboles, el banco, la pareja y hasta las líneas romboidales del pavimento acerado. Llegó a la altura de los amantes y uno de los cuerpos se incorporó de improviso. Le miró sin saber si le veía. El corazón se le aceleró y dio un pequeño respingo.

- ¿tiene fuego?  –le interrogó una voz sin boca-
- ¡NO, NO TENGO NADA! gritó desconcertado 
 -¡perdón!  oyó decir a lo lejos-

Dobló la esquina intentando calmar la taquicardia. Un gato maulló. Se volvieron a encender las luces. Ya divisaba la puerta de casa a unos cincuenta metros. Se dispuso a cruzar de acera. Un ojo enorme amarillo seguido de un gran ruido venía hacia él a gran velocidad. Hizo en seco una parada.

Era un velocípedo enorme que se perdía en estruendos a lo lejos. Llegó al portal. Buscó las llaves en el bolsillo derecho del pantalón con cierto nerviosismo. La pareja amorosa del banco corría hacia él…no atinaba a encontrar las llaves. Ya estaban cerca. Muy cerca. A su lado. Notaba sus jadeos…Sintió miedo.

-¿Esto es suyo? –le decían mientras mostraban en la mano una cosa brillante-

-NO, SEGURO QUE NO, grito  tartamudeando
-Son unas llaves…

(Inconscientemente, había debido sacar las llaves cuando le pidieron fuego, como única arma de defensa y, posiblemente, al introducirlas en el bolsillo, se le cayeron sin darse cuenta, pensó a gran velocidad)

- Ah, pues sí, son mías, gracias
-Vale, pues buenas noches.

Se apoyó un momento en la pared. Creía que se iba a caer. Miró al cielo escudriñando el agujero tapado de la luna. Respiró lo más profundo que pudo y abrió la puerta. Un centenar de voces psicofónicas le paseaban por las trompas de Eustaquio hacia el tímpano.

Entró en la casa. El ascensor no funcionaba. Corrió hacia las escaleras. Tampoco había luz. Subió de dos en dos los peldaños. Primera planta. Segunda. Tercera. Por fin había llegado. Ya creía tener calma y tranquilidad.

Completamente relajado introdujo la llave en la cerradura. Dio dos vueltas a la llave. Entró. Dio al interruptor de la luz, pero no se encendieron las bujías. A  tientas  se  dirigió  a  la  cocina. A tientas encontró el armario. Buscó a tientas una vela.


NO TENÍA FUEGO, ¡¿DÓNDE ESTABAN LAS CERILLAS?...¡aquí, aquí! –¡las encontré! dijo, y respiró- Encendió la vela de cera. Pasillo adelante iba viendo figuras fantasmales por toda la pared. En el techo había una tela de araña que nunca había visto.

Sudaba. Abrió la ventana de la habitación. Dejó la vela en la mesita. Se desnudó. Desarropó la cama para palpar la planicie esbelta y blanca de sus sábanas y se introdujo en ellas. Dos segundos después, estaba abrazado a la almohada durmiendo. Y soñó.

Soñó que escribía un poema:

arreboles tiene el miedo
en la inexpresividad del ser
cuando en lo oscuro
todo es desconocido
e inesperado.

… Bild, no volvió  a salir jamás, de noche.  
  

======================================

4

LAS COSAS INMEMORABLES DE BILD

_________________________________________

En los abismos de la memoria, Bild, de pronto, encontró un hueco vacío. No se acordaba qué pasó el día veinte de mayo de mil novecientos ochenta y seis de la Era cristiana.

Notó como se azoraba. Llamó por el móvil-celular a Rodín para que le orientara en la postura correcta del “pensador” a ver si pudiera recordar algo, pero no estaba.

Intentó artes y técnicas nemotécnicas, pero sin éxito. Tomó rabillos de pasa y casi se atragantó. Su estado nervioso se compulsaba y la ansiedad crecía. ¿cómo que no podía recordar nada de aquel día. ¡Imposible, imposible...! sospechaba una agonía trashumante declinando entreverados  acontecimientos importantes de algún averno frío que aventa parvas infernales, pero nada de nada.

Aquel día sucedieron muchas cosas, ¡seguro, seguro! –gritó desesperado- Lo sabía, estaba firme en su importancia. Tenía que recordar.

Buscó cartas, fotos, papeles, incluso fue y volvió de la hemeroteca del lugar. Los archivos estaban cerrados en ese momento. ¡Qué desesperación! Toda su búsqueda fue en vano.

Agotado y con un sudor frío, tez pálida y cadavérica, se sentó en el sillón de orejas –ese que hay frente al televisor, junto a la lamparita, en la esquina izquierda de la sala de estar y que todos tenemos en casa, ¿sí? pues  en  ese-  recostó  la  cabeza  en  la  oreja derecha, cerró los ojos y, como el que no quiere la cosa, de súbito, se encendió una luz en su cabeza, ¡eureka! –se dijo a gritos, y se le apareció, sin llamarle, Arquímedes. Se quedó estupefacto cuando le dijo  ¿qué te pasa, hombre?,  estás   más   chalado  que  yo:

¿acaso has encontrado alguna ley de la densidad de los cuerpos que yo desconozca? No, no, que va, perdone Sr. Arquímedes, le respondí entrecortado. ¡Pero tampoco sé que hace Vd. aquí si ya está muerto!... ¡Dios mío, me estoy volviendo loco!...

Lo cierto es que se despertó del sillón con una sensación un tanto rara. El agotamiento había podido con él y se encontraba medio mareado. Pero ¡oh, maravilla! ¡ya me acordaba!...

Por aquellas fechas estudiaba historia y literatura y aquel día concreto tuvo un latoso examen de dialectología y lo pasó muy mal, muy  mal, pues no tenía ni idea, y aprovechó el folio de examen para escribir sus primeras poesías y  hacer tiempo para no dar a entender que no tenía ni idea de aquello tan raro.

Siempre fue tímido y levantarse e irse le pareció muy vergonzoso. El caso es que, fue allí donde se dijo: “seré poeta, no filólogo” y así empezó a escribir y a escribir como un tonto toca una flauta a ver si suena por casualidad.

¿Pero dónde estaban los libros y los poemas de aquella época? ...empezaba de nuevo a no recordar. Por aquel tiempo él ya se había casado, pero ¿y dónde estaba ella ahora?

También quería recordar que había viajado mucho aquel año y cruzó el Atlántico en tres carabelas con un huevo  en  la mano, pero le resultaba como un recuerdo muy vago, como muy irreal, muy antiguo. Aunque pasó por la Hispaniola, creo, la verdad es que no recordaba donde estaba Cuba, ni Puerto rico, ni si los aztecas adoraban al sol o eran los incas, o si había gladiolos o coníferas, o si llovía, o si era otoño, o llevaba nardos apoyados en la cadera.

De cualquier manera, con mucho enfado por su parte, se dijo ¿¡pero qué coño me importa a mí lo que pasó el veinte de mayo de mil novecientos ochenta y seis!?

Fue entonces cuando hurgó en el hueco contiguo de la memoria vacía y encontró aquel aviso que decía: “sigue viviendo, olvida el pasado,  no busques en la historia, sino en los cuentos de hadas, sueña, y si te preguntan, contesta que no sabes nada, que tú no has sido, niégalo todo, limpia el desván y deja que entre la luz por la ventana de la buhardilla, pon una mesa de pin-pon y sigue la bola”

¡Azúcar! ¿de dónde salió esta nota? , se dijo para sí. Y una voz de sirena al otro lado del mar, en eco distante y fino, muy claramente, le dijo: aquel día, aquel día no pasó nada: ni te casaste, ni fuiste a América, ni estudiabas literatura. Aquel día fue el mejor de toda tu vida. Aquel día se te olvidó la propia memoria, y la historia, y la geografía, y la iconografía, y todo lo que existió ayer, porque lo que importa es el hoy. No diferencies lo amargo de lo dulce, o lo lógico de lo ilógico, o los colores de las madreselvas, o el sabor del desamor. El pasado existe en la nostalgia, en los intelectuales, en los ilustrados y en los cronistas. La vida empieza cada día y nada hay mejor que saber juntar los días, el de hoy con los demás, el de ayer y el de mañana, el primero y el último. Aquel día te lo pasaste durmiendo y olvidaste lo conocido, porque tú, muchacho, como Descartes, sólo existes cuando sientes – aunque  el  sólo  pensaba  y  dudaba  de  todo,  creo- Pues no lo dudes: vive la vida hoy, sin rencor, sin amores rancios, sin saber lo que sabías. Así serás sabio.

Cuando se despertó a la mañana siguiente, tuvo la sensación de que la vida era muy hermosa. Desayunó en la terraza con un vaso de leche marca RAM y pensó que la memoria RAM debía dejarla para las computadoras.

Le dio un beso a una señora que estaba allí con él preguntándole cosas –debía ser su esposa, supongo- y le dijo...¡pues no sé, no me acuerdo de nada y no es que tenga Alzheimer...es que no me da la gana! ¿nos vamos a pasear?

=======================================

5

EL AMIGO ASTRONAUTA
_________________________________________

Bild conoció, un buen día,  a un loco que se hizo astronauta. Se fue a la Luna y vive tranquilo en un adosado junto al "mar de la tranquilidad", en bahía Babia y casi tiene olvidados los signos ortográficos.

Sólo se acuerda de los sueños que tenía antes de alunizar y los pinta por la noche.

Si lo observas, se le puede distinguir en nocturnos claros, junto al ojo derecho de la cara visible. La pluma y el cuaderno se aprecia colgada en el gancho inferior cuando hay cuarto menguante.

Bild quiso irse con él, pero no encontró un billete para el Apolo XXIV.

=======================================

6

LOS INVENTOS POÉTICOS DE BILD
_________________________________________

Y Bild dió una conferencia un día cuando era joven:

Todo está inventado y a ello nos aferramos como el marino náufrago se agarra a la madera que flota para salvarse. Pero no todo está dicho o presentado. No todo está dicho como lo digo yo. Y es la presencia de lo esencial lo que cada poeta ha de mostrar hasta convertir las cosas, las situaciones mentales, en experiencias reales a través de la palabra.

El poema ha de seducir al poeta, enamorarle y hacerle libre, contando su propia historia, su propio deseo como si fuera el de otro, hacerlo universal y creerlo y hacerlo creer al ajeno. Y hacerlo como el que habla en un espacio íntimo, natural y sincero, invitándose a sí mismo a abrir la puerta, entrar a la casa de la presencia y acompañarla hasta la cocina y llegar a las habitaciones más privadas.

Todos los poemas son sueños, fantasías y ficciones con vocación de realidad impertinente, las cuales, han de brotar confundiendo al lector, haciéndole cómplice, y nombrarle las cosas tal como no son, para que crea que son las cosas que deberían ser, no para engañarle, sino para descubrirle que ha de buscar la verdad y el conocimiento de la vida. Y eso...eso, sólo está en los libros que escribieron otros como testimonio de su vida y de la revelación, que hemos de ir uniendo, los poetas, para completar la verdad, siempre lejos de nosotros, por su infinitud y complejidad.

Sí, yo he inventado algo nuevo al escribir lo que hice, he corrido uno de los velos que ocultan la realidad, porque nadie lo dijo antes como lo he dicho yo, aunque yo lo haya dicho partiendo de la "receta de la abuela" que  otros me transmitieron antes, y yo lo sofreí, lo calenté, lo deje enfriar y le añadí perejil.

No, no hay nada nuevo en éste mundo, las cosas están ahí, pero muchas aún no se descubrieron o se vieron desde otra perspectiva. El poeta ha de ser como el fotógrafo que busca la imagen, la fantasía, desde un ángulo agudo, obtuso y recto, para llegar al ángulo llano, arrimándose al completo de 360º. Lo novedoso es decir lo que yo estoy diciendo sin que nadie me lo dicte, sin salir de mis cuatro paredes, y hacer bricolaje con la palabra para, del arcón viejo y desestructurado, intentar hacer, con su madera, un mueble nuevo, a ser posible, un bargueño. 

=======================================

7

EL PLACER DE ELEGIR

_________________________________________ 


En la encrucijada, a vueltas con las indecisiones y el qué importa más o menos, Bild, entrevió los cauces tranquilos del arroyo, aquellos que  se bifurcan a lo largo de la vida, hasta desaparecer en un acantilado sin fondo, donde las algas son piedras fluorescentes, sin asas, ni pupilas.

Y eligió el camino más difícil: ser poeta.

Bild comenzó a imitar a los pájaros, regaba los ríos con nuevas aguas, se escondía en los pechos de las montañas y dormía en un bandoneón de pergamino. El rostro se le fue trasformando en cristal, y atravesaba la luz para alimentar neuronas…tuvo la certeza de hacerse vegetariano y anduvo por la vida como el judío errante.

Nunca encontró su sitio. Al final se volvió loco.

La historia de su vida la redactó en un verso de una palabra interrogativa: ¿dónde?

Y tuvo la gentileza de amar, tanto, como le permitió el hambre y las buenas costumbres. Y contempló la belleza vestido de viento. Desarrapado, bohemio, inculto y amancebado con el sensible ruido del oleaje del mar, cayó inesperadamente en brazos de lo eterno.

Su vida no tuvo más sentido, que esperar la confusa aparición de las rosas, cada primavera bajo las cánulas azules de la confusión de los párpados.

Hoy Bild ya no existe, ¿o sí?: no puedo saberlo, aunque intuyo su paciencia.
=======================================

8
EL CUADERNO SECRETO DE SIUL SAGRAV QUE GUARDA BILD
Bild Conoció a Siul Sagrav siguiendo los pasos de Marco Polo en un viaje que hizo de joven. Y llegando a la cordillera Altái se encontró con un pastor de ovejas y cabras que le dijo que se llamaba Siul Sagrav y que era descendiente directo de uno de los hijos bastardos de Genghis Khan.

El caso es que empezaron a charlar fumándose un cigarrillo made in china y hablando y hablando le contó que había estudiado en Salamanca y que se había doctorado en lenguas romances y literatura occidental; que tenía una especie de diario de aquellos años (que él llamaba cuaderno) donde había escrito todo lo que se le iba ocurriendo sobre muchas cosas de la vida y también contenía poemas inéditos, pero que todo aquello era secreto porque a él le gustaba la intimidad y no la popularidad.

Entonces sacó del zurrón el mencionado cuaderno no más grande de los habituales escolares en occidente, pero de papiro y con tapas de grueso cartón “amarronado” y carcomido por el tiempo.

Lo quiso ver pero no entendía nada pues estaba escrito en lengua altaica, pues si hubiera estado escrito en ruso o chino, lo hubiera traducido con facilidad.

Así pues, le pidió permiso para llevarlo a Ulan Bator y fotocopiarlo y, lógicamente, pilló un malestar de mucho cuidado el tal Siul y se negó.

Pasó Bild dos días con él en su cabaña redonda o ger, donde pasaba meses enteros solo, y poco a poco le fue convenciendo de que debía dar a conocer el contenido de ese cuaderno para solaz y enriquecimiento de todos los interesados  en  el  pensamiento  mongol  y  que le prometía

devolvérselo una vez fotocopiado y traerle como pago, por su gran servicio al mundo, 7 camellos y 5 caballos.

Eso parece que le fue convenciendo y al segundo día de estar allá y despedirse de él, al ir a poner en marcha Bild su 4x4 para continuar camino hacia el antiguo palacio de Karakorum y el monte sagrado de Mongolia Burján Jaldún, -donde tantas veces había orado al Cielo Azul Eterno Genghis Khan, mucho antes de enviar sus hordas a la guerra y conquista de medio mundo-, y después de dejarle algunos dólares y comida en abundancia, le extendió la mano para despedirse y cuál fue su sorpresa cuando Siul le extendió su cuaderno y le dijo que le había parecido un hombre serio y respetable y que confiaba en él, de modo que esperaría los camellos y los caballos y a su regreso le devolviera su preciado cuaderno.

Se dieron un abrazo y así sucedió la cosa. Después de cumplir Bild su palabra y despedirse de él definitivamente, porque ya nunca le volvió a ver ni supo jamás nada de este amigo, trajo el libro a España y después de 10 años ha logró ir traduciendo algunos apuntes, otros le fue imposible (todo con expertos claro) y, de vez en cuando, de ahí, fue sacando ideas, reflexiones, poemas y cosas que le van interesando, pero, sin lugar a dudas el autor es Siul Sagrav que nació en el año 1947 (año de la fundación de la actual Mongolia) en la ciudad de Darhan. Estudio en España como ya he mencionado y a los 30 años volvió a su tierra sin ejercer licenciatura alguna, ya que, lo que siempre quiso ser y, donde encontró la paz y vida natural, fue entre los valles de la cordillera y en el pastoreo tradicional.

Así pues, todo lo que se refiera al Cuaderno Secreto de Siul está escrito por él, aunque Bild reconoce que, debido a la traducción y otras aproximaciones intelectuales, algunos poemas y pasajes están reformados por él, pero todos son verdaderas sentencias y reflexiones de Siul Sagrav.

9

POEMAS DE SIUL SAGRAV OJELA
_________________________________________
1
La vida
es un sombrero elegante
que en cualquier esquina
lo vuela el aire.
----
2
Tengo tantas dudas
y soy tan ignorante
que no sé
si lo que escribo
es definitivo.
-----
3
Cuando intento escribir un cuento
apercibo y me paro
porque no escribo nada nuevo
sino que lo había leído antes
repetido, repetido y repetido,
en los cuadernos blancos.
---------------
4
Las anotaciones simples que aquí escribo
son intentos de hacer ciencia indemostrable
para que nadie pueda replicar
porque escribo a vuelapluma y digo
siempre lo que siento, pienso
y lo que puedo.
-------------------
5
Todas las mañanas
tengo que resolver un problema
a veces imposible:
saber qué podría hacer
para no repetir lo inútil.
---------------
6
Las personas a las que admiro
son las que desarrollan mucha memoria
porque se acuerdan de todo
no olvidan, relacionan, unen
deseo con realidad
fantasía con oráculos
creencias con experiencia
y premoniciones con hechos reales.
-------------------
7
La mayoría de las veces
mentimos
aunque creamos que decimos la verdad.
Si mentimos a propósito
es que somos perversos.
----------------
8
Aguarda el amante
fisiología íntima
sin repugnancia
a los secretos comunes
de los emuntorios.
---------------
9
Tocalotodo
chupalotodo
comelotodo
como verdad orgánica
que se acopla a lo poético
ordinaria y extraordinariamente
al ser razón zoológica
la proximidad entre excreciones
y reproducciones
que se alían en lamentos sublimes
de psiquismos ideales
en actos de amor
físicos y místicos
----------------------
10
Resuenan pasos en la calle
y no hay nadie.
La fábrica de agujeros
acaba de cerrar los ojos.
-----------------------
11
Para que exista resonancia
se necesita una caja de guitarra
con profundidad de párpados abiertos.
--------------------------
12
Si te escondes tras el aire
si doblas las esquinas
si las huellas de tu pie alfanje
no se tatúa en el zócalo
no puedo inventar el barrio
ni tu arquitectura.
---------------------------

13
Las ventanas son rotos en la noche
espacios de viento
presagios de silos
con semillas abundantes.
-------------------------
14
El olor de tu piel
impregnan las ropas tendidas
por la fachada de las calles
que huelen a ti.
---------------------------
15
Es de cristal, lo sé,
y los dedos del sol reflejan
tu figura en el espacio
con osadía de convergencia
de luces.
--------------------------
16
El abrazo final
destruirá la insinuación,
hará desaparecer la presencia,
la alcancía cerrará su boca
y la puerta de la ciudadela, de par en par,
invitará a ser huésped
de su cubil.
------------------------------
17
Derruida la ciudad
podré encontrarte en las voces del agua
en un decímetro cuadrado de boscosos pantanos
o sobre el monte, bajo la planicie,
o después de la muerte
porque yo te amé mucho, y te amo.
-----------------------------

© Luis Vargas Alejo 2016






Nota: todo lo aquí expuesto, en verso o en prosa, es pura ficción del autor y si tiene algo que ver con alguna realidad es pura coincidencia, porque al igual que la novela es ficción, la poesía, también.

14 comentarios:

  1. Como pasan los días. Se nos escapa la vida y no nos damos cuenta de las cosas verdaderamente importantes, o mejor dicho, las que nos hacen feliz, hasta que una voz nos da el alto con un ¡eureka!... y ya es tarde, y solo valemos pensar en lo que podíamos haber hecho.

    En solo 20 poemas es evidente la hilazón y coherencia poética. Hay intensidad, realidad y emoción, y todo eso manteniendo la estética. El lenguaje es el de la calle. Un riesgo, elevado, al escribir como se habla, sin obviar la metáfora ni la ironía -recursos, a mi parecer, muy enriquecedores en poética - pero que no entran en doctrinas intelectuales con opciones estéticas más pretenciosas.

    Una visión crítica y social, pero altamente personal y auténtica. La emoción está mezclada con ternura y lamentación, una cotidianidad regada de soledades y desamparos que me han llevado al desengaño, a las contradicciones morales y al paso de la edad pero también a no pretender aspiraciones fugaces, a darme cuenta que la mejor expresión son los poemas de amor analizados desde todas sus tonalidades posibles, ya que son el tema clave en medio de las tardes, noches y amaneceres desolados. Gracias por enseñarme poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto que dice, amiga, lo pongo yo en mi prólogo, dios mediante.

      Eliminar
  2. Después de este magnífico comentario de Bego...qué digo yo; para no ser insulso o reiterativo? Nada, no se me ocurre nada…y, “no hago otra cosa que releerlo, y no se me ocurre nada”…

    Entonces, no queda más, que Felicitarte, maestro!

    Abrazos.

    Pd.- Lo de Maestro, no es porque sea tu discípulo —que a bien tengo serlo—. Es porque, al menos por acá, está de moda llamar así a los grandes artistas —y no tan grandes—. Fariñas, me dice “maestro”…y me dan unos deseos de reír —debe de ser por la edad—, que apenas logro contenerme; pero, a ti si te va bien el apelativo. Porque, encuentro maestría en tu decir: Maestro!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ambos por vuestros comentarios, los cuales me han incitado a editar un libro, cuyo prólogo me tiene loco...y y y y y y y y...casi estoy por no editarlo.

    ResponderEliminar
  4. Parar la edición por el dichoso prólogo...es para caerte a palos! Espera por Issa, o dale forma a lo que tienes —que no es poco—.
    Ala! Qué eres un desespera´o.
    Tienes que decir: Podemos! o Puedo! Como buen Ciudadano. Un PP..., no, no me refiero al Partido Popular, quiero decir Prólogo Perfecto; suele ser un PP, es decir, un Prólogo Prolongado. Sí, estoy de chanza; porque, aunque a los Josés suelen llamarles PePe, me dieron el Pichy, que también es español; pero, algo más chulo —ya que lo tomaron de la Verbena...—. Sí, porque también, tenemos los que te dicen: eres un PePe, con significado de tonto. Entonces, si bien lo piensas un PePe, bueno-bueno, es algo difícil de encontrar, a pesar de que abundan, más allá de toda lógica, los que siguen apostando al PP —esperando que el olmo dé peras; o porque, a algunos, el Prolongado Prólogo les da mucho más que peras—. En fin; déjate de tanto apuro y espera tu P...que verás que sí se Puede; y, aunque no sea perfecto, será mejor.
    Ten presente que estamos en días de complicaciones, que vienen junto con las festividades, y la gente suele complicarse. Espera un poco, hombre.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Hombre, yo tengo prisa porque mi intención era regalaros un ejemplar para las navidades, pero va a ser que no...espero a Issa, ppppero no podemos esperar a que la tal Issa deje de jugar por un momento y de escribir en FB y me haga el prólogo -¡que sabe Dios si lo va a hacer!
    Claro que tu eres PP ¿y sabes por qué? porque en el Santoral a San José le ponen P.P. de Jesus de Nzaret (es decir padre putativo) y de padre putativo, viene lo de pepe. Así que ya me dirás si podemos o no podemos, aunque yo creo que no podemos porque el pez grande se come al chico y PSO pactará con José y se darán la mano izquierda con la derecha y así seguiran chupando todos de bote como el buey y la mula junto a PP.

    Bueno, hoy es el dia de la Loteria de Navidad en España y tocan al décimo 400.000 euros. Yo cogí un numerito y como me toque me voy a vivir contigo a Regla ¡fíjate!

    ResponderEliminar
  6. Hombre, Dios te ilumine con su infinita bondad y fije en ti sus ojos —de qué color los ojos del Señor?— para que os ganéis la lotería!

    ResponderEliminar
  7. Parece que el Señor no las tiene todas contigo

    ResponderEliminar
  8. Muy ingenioso; pero, no contestas mi pregunta. Tú, que estuviste cerca del Señor, nunca le viste los ojos?
    Es que tengo un serial de la santa blibia en casa, y al hombre lo ponen rubio de ojos azules...mientras los que le rodean son morenos de ojos oscuros...aun, hoy día, Jerusalem no es tierra de rubios. Nada, preguntas tontas. chao

    ResponderEliminar
  9. Es que ese de ojos axules es Jesus de Nazaret que no es Dios, sino una parte de la Santísima Trinidad que ni Dios entiende, por tanto, no se puede explicar porque es inexplicable y aquello que no se explica o es un laberinto o un secreto o es falso...ahora unos científicos han podido crear el rostro verdadero de Jesus y lo puedes ver aquí: http://www.pepe-rodriguez.com/Cristianismo/Jesus_rostro.htm
    no obstante te lo pongo en una nueva entrada. Mis ojos son azules, pero ese color de ojos es una mutación posterior al Homo Sapiens que todos los ojos eran marrones o negros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, dios no tiene ojos, lo pintan con un solo ojo, como Polifemo y vaya usted a saber de qué color era, yo creo que de fuego porque dios es sinónimo de energía cósmica y eso es fuego puro. (Para más saber pregunte varias enciclopedias y a la wiqui)

      Eliminar
  10. Bno., ya vi el nuevo post al respecto...es que como dicen que dios hizo al hombre a su imagen y semejanza...ahora, me entero que dicen que tenía un solo ojito Ah, será por eso que no puede velarnos a todos; como oía decir cuando era un crío. Mira, parece que ea mutación de colores es beneficiosa —aunque los mayores millonarios no lo sean—. Los viking vinieron del norte acabando...y, no te has fijado que la gente del sur no ataca a las del norte —va, y la gravedad disminuye hacias el sur..o que, ha pesar de las teorías astronómicas y físicas, la tierra tiene un " arriba" y un "abajo"...esto último explicaría muchas cosas...claro, los del sur viven de cabeza, agarrándose como pueden de la tierra; para no caer al vacío. Déjame no seguir cavilando, que me quedan pocas neuronas y mucha tarea.

    Gracias por dedicarme de tu preciado tiempo. Ah, sería una tontería ir a la wiki, teniendo una enciclopedia viviente.

    Abur

    ResponderEliminar