lunes, 15 de febrero de 2016

CAMINANTE



A la salud de Antonio

El camino nos define
del caminante las penas.
Pero por su mal talante
sus sueños nadie imagine;
puede caminar soñando
que es un señor Presidente
o el más altanero príncipe
que enaltece la fortuna.

Las piedras son los tropiezos
que nos despiertan el ánimo
para el necesario avance
a los barloventos fines
del que camina azorado
de sus moluscos encuentros
en que las ausencias vive
a las olas arenosas
—embates de mal olvido—
y al camino se sumerge
haciéndole al buen andar.

Caminando hace el camino
—tan sólo con caminarle—.
Pero después distanciado
puede que mal se le olvide
y ha de volver a hacerle;
porque cambian circunstancias
en la vida carrusel
—que los asombros renueva—.
Y es un de logro en logro,
un hacer por deshacerse
en lógica mercenaria
engañadora a la vista.
Por lo que nadie se atreva
a descifrar los porqués
del hombre que en sí camina
sin pedir de los demás.

Caminante no desandes
que atrás nada se te queda.
Todo está en el devenir,
y adueñarte de tu sombra:
¡es gracia que no se da!

14 comentarios:

  1. Bravo!!! Amigo D. José Machado.
    (En la última estrofa segundo verso, por oído, se me da mejor: " que atrás nada queda)
    Machado fue, junto con Espronceda, de los primeros poetas que llegaron a mi. Y no por devoción sino por obligación; tuve que hacer un trabajo de vida y obra, del señor Cipriano (segundo nombre de Machado, no se me olvida) cuando estudiaba...qué recuerdos!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Mira que me señas algo nuevo...Cipriano, no tenía ni idea de este segundo nombre del maestro. Para serte sincero, a mi me llegó de verdad escuchando a Serrat.
    Bueno, es que los versos son octosílabos...no sé si valdrá la pena detenerse mucho en este divertimento. Sabes cuando se van las musas, te salva la rima.

    Besos
    Muchas gracias + Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio Cipriano José María Machado Ruiz. (Sevilla, 26 de julio de 1875 - Coillure, Francia, 22 de febrero de 1939)

      Eliminar
  3. Antonio Machado nace en Sevilla el 26 de julio de 1875, en el seno de una familia ilustrada y de ideas liberales.
    Su abuelo, Antonio Machado Núñez, fue médico y profesor de ciencias naturales y su padre, Antonio Machado Álvarez, conocido como "Demófilo", fue un abogado que compatibilizaba su trabajo, como administrador de los Duques de Alba, con la investigación y publicación de numerosos estudios sobre los folclores andaluz y gallego.

    Desde niño, Antonio estuvo íntimamente unido, personal y creativamente, a su hermano mayor, Manuel. Ambos pasaron su primera infancia en el Palacio de las Dueñas, en el que su familia tenía alquiladas unas habitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En 1883, cuando su abuelo consigue una plaza de profesor en la Universidad Central, toda la familia se traslada a Madrid.
      Antonio estudia primero en la Institución Libre de Enseñanza, donde su padre es profesor, y más tarde en los institutos San Isidro y Cardenal Cisneros. No finaliza entonces sus estudios de bachillerato.manuel-y-antonioAntonio y Manuel Machado, 1927 (Foto: Alfonso).

      En 1899 viaja con su hermano Manuel a París y ambos trabajan como traductores para la editorial Garnier. En la capital francesa conocen, entre otros, a Oscar Wilde y Pío Baroja. Vuelve a Madrid para tratar de aprobar el título de bachiller. Se gana algún dinero actuando como actor.

      En 1901 Antonio publica sus primeros poemas en la revista Electra, de la que su hermano Manuel es uno de los promotores.
      Ala año siguiente regresa a París y allí consigue un trabajo como vicecónsul de Guatemala. Durante esa estancia se relaciona con Rubén Darío. A su vuelta a Madrid mantiene su primer encuentro con otro aspirante a poeta, Juan Ramón Jiménez. También establece relaciones de camaradería con otros literatos y artistas que confluyen en el Madrid del cambio de siglo.

      Eliminar
    2. En 1903 publica su libro de poemas Soledades, de estilo modernista, en el que se revela como un poeta prometedor. Empieza a publicar poemas en la revista Helios.

      antonio_leonorAntonio y Leonor, Casa Museo Machado. Segovia. (Foto: Valentina Suárez-Zuloaga).

      En 1907 gana una cátedra de profesor de francés y elige una vacante del Instituto de Soria.
      En la casa donde se alojaba conoce a Leonor Izquierdo, con la que contrae matrimonio; él tenía 34 años, teniendo ella solo quince.

      En 1911 consigue una beca de ampliación de estudios que le permitió pasar unos meses en París, donde asiste a las clases de filosofía de Henri Bergson.

      En 1912 publica su libro Campos de Castilla en el que demuestra que ya no sigue la temática hedonista y preciosista del círculo modernista que tanto había frecuentado; a partir de entonces trata unas temáticas patrióticas que caracterizaron a los miembros de la Generación del 98.

      Este giro temático hacia una mayor trascendencia coincide con la enfermedad de su esposa Leonor, que muere en 1912 de tuberculosis; ese trauma sumió al poeta en una honda depresión. Para recuperarse, decidió abandonar Soria - la ciudad en que fue tan feliz con su amada - consiguiendo el traslado al instituto del pueblo jienense de Baeza.

      En Baeza conoce a Federico García Lorca en 1917. Durante esa residencia en el sur dedicó tiempo a estudiar asignaturas de la carrera de Filosofía y Letras, consiguiendo licenciarse en 1918 por la Universidad de Madrid.

      En 1919 obtuvo el traslado al Instituto de Segovia; allí se involucró en las actividades de la joven Universidad Popular, una iniciativa privada en la que se impartían clases para adultos que no habían tenido antes la oportunidad de estudiar.

      Desde Segovia viajó continuamente a Madrid para seguir en contacto con su círculo de amigos literatos y artistas. Allí inició un idilio con Pilar Valderrama, una mujer casada, a la que dedicaría poemas bajo el nombre de Guiomar; algunos de ellos los incluyó en su libro Nuevas canciones (1924).

      En ese periodo intensificó su colaboración literaria con su hermano Manuel. Juntos redactaron seis obras teatrales que tuvieron una buena recepción por parte del público, otorgándoles popularidad y dinero.

      machado_salesasEn el café de Las Salesas, Madrid, 1933. Foto-montaje sobre foto de Alfonso. Casa-Museo Machado Segovia. (Foto: V S-Z).En 1927 ingresa como miembro en la Real Academia de la Lengua.

      Antonio fue un hombre de activa militancia republicana; al proclamarse la República el 14 de abril de 1931, participa directamente en la colocación de la nueva bandera en el Ayuntamiento de Segovia.

      En 1932 consigue una plaza de profesor en el Instituto Calderón de la Barca de Madrid. En esta nueva etapa cambió su dedicación al teatro por las colaboraciones en el influyente periódico El Sol. Se trataba de unas narraciones en prosa, de intencionalidad regeneracionista, que redactó empleando sus apócrifos Juan de Mairena y Abel Martín.

      Al iniciarse la Guerra civil de 1936 se encontraba en Madrid. Unos meses después se traslada con su madre a la localidad valenciana de Rocafort, desde donde desarrolló una intensa actividad en favor de La República. Durante el transcurso de la guerra fue mutando su liberalismo izquierdista por posiciones próximas al Partido Comunista. En marzo de 1938 se traslada a Barcelona, colaborando con el diario La Vanguardia.

      Con la salud muy deteriorada, se sumó a aquellos que huían del avance de las tropas franquistas, cruzando la frontera con Francia el 28 de enero de 1939.

      Falleció en la localidad de Collioure el 22 de febrero de 1939.
      Su madre, que vivía con él desde la muerte de Leonor, moriría tres días después.

      Eliminar
    3. Al crecer en una familia de docentes, la educación fue muy importante, pasional. Defendía la educación libre, llegando a escribir sobre ello, donde decía algo así como que no solo había que enseñar sino también aprender... Creia en la necesidad de la construccion de escuelas para convatir la ignoracia. Una educación que fue significativa llamada " maestros de la republica" donde muchos docentes fueron fusilados, encarcelado y los que con suerte salvaron vida en el exilo, el mismo que a Machado le obligó acabar muriendo en Francia y alejarse de su Hermano Manuel, también poeta, que se posicionaba mas del lado franquista incluso llegando éste, a dedicar poemas al Caudillo.
      Su gran amor fue sin duda Leonor, aunque su tierra, Soria y Andalucia son muy importantes para el y en su obra mas intimista, así lo muestra.

      Eliminar
  4. Vaya, qué conocen al poeta! Nombres no le faltaron al maestro. Acá se le tiene, junto a Miguel Hernández – JR Jiménez - Lorca- Alberti, muy presente. Sus Obras Completas no dejan de publicarse. Me llama la atención como en pasadas épocas los escritores se conocían y relacionaban...quizás, porque eran menos los intelectuales, era mayor el destaque social, o el respeto por los hombres de las letras, o se unían ante mayores dificultades, no sé. Los escritores y pintores cubanos que pasaron por París, por ejemplo, consta en sus biografías, conocieron a muchos talentos contemporáneos de todo el mundo. Percibo que hoy, a pesar de la facilidad para las comunicaciones, no es tan así.
    Les agradezco el empeño en ilustrarme sobre la vida y obra de este ilustre; claro, que he leído su biografía, pero, no la guardo en mente.
    Beso y abrazo

    ResponderEliminar
  5. No, hambre, ahora pasa lo mismo...¿no ves cómo nos relacionamos algunos talentos internacionales, Bego, tú y yo?

    ResponderEliminar
  6. Ja! Así es...muchos hablan de los "senderistas"

    ResponderEliminar
  7. Se hace camino al andar
    y al volver la vista atras
    se ve la Senda
    que nunca se ha de volver a pisar
    ¡sigue andando, carámbanos!

    (todos los que callan al leernos no son talentos, no andan, van lentos)

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo las obras completas de A. Machado. Tu puedes aprovechar ahora que estais en vuestraFeria del Libro en Cuba para agenciarte algún librito de este buenísimo autor.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, amigo. Tengo su obra.

    Abrazos

    ResponderEliminar