viernes, 5 de febrero de 2016

EL TIEMPO NOS JUZGA



Quedarse no tiene que ser acto de detenimiento
y largas estadías.
Quedarse es dejar constancia
huellas del paso
puentes en otras ocurrencias,
donde el magnetismo estaciona tu nombre
distinguido por el mal o el bien.

Los hay que gustan probar la gloria
y suplantan los nombres que emulan
tergiversándose entre las imitaciones
del fingido martirio y sus secuelas;
olvidan que el tiempo es juez sabio
y más allá de sus malabares
hay hombres que hacen por la vida.





Pichy

4 comentarios:

  1. Esto yo lo contesté hace tres días...¿por qué no sale?

    El poema me gusta y me parece sugerente, aunuqe el tercer verso yo lo haría más largo por aquello del ritmo.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo, amigo. Me gustaría poder decir algo más, pero en esta ocasión soy yo la que peco de simpleza.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ninguna simpleza, amiga. Voy contento con tu comentario.

    Beso

    ResponderEliminar