jueves, 25 de febrero de 2016

FUMAR MATA





Una noche cerrada de un mes cualquiera
se abatió sobre mi ánimo y sentimiento
el insensato morse de la estrellas
que acunan indescifrables melancolías.

Fugazmente una cayó en el campanario
y repicaron las campanas dando velas
al unísono del sueño.

Unicornios volaban a mi alrededor
y un sin fin de pensamientos
se iban envueltos en  el humo de mi cigarro
como un bruma.

Tosí, me ahogué, perdí el sentido
y oí el canto de un coro de fantasía.
Cuando desperté, estaba muerto.

© Luis Vargas Alejo

4 comentarios:

  1. Es indudable que el fumar mata, pero vivir envueltos en sueños solo son placebos.

    Me ha gustado. Besos

    ResponderEliminar
  2. jejejeje, sobre todo si son plácemes poéticos además que fumar no mata, lo que mata es el tabaco, sus aditamentos, su precio y los políticos que prohiben fumar tabaco, pero lo siguen vendiendo porque las ganacias para ellos son TREMENDAS, como al amianto, la polución, los residuos nucleares, las armas de fuego o las abstenciones gubernamentales porque no le dejan mandar a Él.

    ResponderEliminar
  3. Me entristece el tener que llegar a situaciones límites para darse cuenta de que el cigarrillo no es un sedante, ni analgésico, ni laxante, ni mejor compañero.
    Lo aprendí cuando llegué a ,casi, no poder caminar por tener mis arterias calcificadas y gracias a la sabiduría del Dr. Fernando Lucas, quien me implantó, ni se como describirlo, pero en palabras fáciles, suplantó mis arterias conectando un tubo, a una arteria debajo de mi hombro derecho y ( tengo 2 incisiones inguinales, una debajo de la mama derecha y otra cerca del hombro y no se que mas) salí caminando del Sanatorio,al que me llevaron de urgencia en silla de ruedas, un 5 de septiembre de 2014, y a partir de ese día jamás volví a fumar. Recuerdo que al principio estando en casa, como un autómata me encontraba, sin saber el motivo, abriendo el cajón donde anteriormente guardaba los cigarrillos, cuando me daba cuenta me ponía un chupetín sin azúcar en la boca y así fue desapareciendo esa mala costumbre y necesidad. Hay que poner ganas y actitud y les aseguro que se puede!!!
    Luvar, mi querido amigo, espero estés bien de salud y otros logren entendernos por la salud de ellos mismos.
    ¡¡¡NO AL CIGARRILLO, NO AL PUCHO, no a tantas cosas estúpidas que matan, SÍ A LA VIDA!!!
    Besos y sonrisas muy azules
    Lilian

    ResponderEliminar
  4. Buen poema, amigo. De muy buen decir. Sí, el cigarro mata...cuando se fuma: claro esté, porque, cuando está apagadito en su cajetilla es inocuo. Si todo el dinero gastado en cigarrillos, estuviese en una cuenta bancaria...la campaña contra el tabaquismo es grande, pero, parece que las ganacias también; porque nadie prohibe su venta, ni su propaganda. Claro, el daño no es moral ni crea mayores situaciones adversas a la sociedad: como la morfina, la cocaina, y otras de las llamdas drogas fuertes, que no sólo destruyen al consumidor, sino que amenazan la estabilidad de la sociedad.

    Abrazo

    Abrazos

    ResponderEliminar