jueves, 25 de febrero de 2016

VIENTOS INVENTADOS





Vientos fuertes y desairados
desde tramontana a siroco, cierzo y solano,
empeñados en cerrarnos los ojos
menear los árboles, volarnos la cabeza,
y obligarnos a suspirar desde levante
a poniente.

Vientos que levantan vientos
¡corazón despeinado!
palabras que se lleva el viento
con murmullo inexpresivo
de vientos inventados.

¡Sopla, sopla, viento! Arrastra
los males de este mundo
y limpia como una indulgencia
la querencia maléfica del hombre.

© Luis Vargas Alejo

12 comentarios:

  1. Se me da algo melosa la segunda estrofa del el poema, amigo. Noto que apoyas el ritmo con rimas...puede, quieras subrayar lo dicho. Me dice bien, con mucho tino.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lo estudiaré porque a mi me gusta. Tal vez quite las rimas, pero es que me salió así del tirón.

    ResponderEliminar
  3. Pues, te salió muy bien. Digamos: que te salió del corazón...Bien que eres un corazonero.

    ResponderEliminar
  4. ¡calla, calla, que he dicho mil veces que del corazón no sale mas que sangre, que todo sale de la cabeza y, en particular, la emcoión, del sistema límbico!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja...
    Me lo paso genial leyendo vuestros comentarios...
    Necesitaba reir...
    Hace apenas unos minutos vi al miserable que nos robó y destrozó la casa, la vida, la salud, acosados, amedrentados... tan tranquilo por la acera justo bajo mi ventana, hacia mi edificio...Y estando denunciado en la policía. Ésto parece ciencia ficción. ¿Qué clase de seguridad y leyes tenemos?... Estaba - estoy- infartada solo al saber que está solo tres pisos más arriba en casa de su "político" jefe como si nada mientras aquí no podemos tener mi peque y yo ni un lugar digno y en paz. En treinta años nunca ocurrió nada. Más seguros que en La Moncloa... Y ahora con miedo y siete llaves por ese miserable.... En fin, que si desahogo aquí todo lo que siento y pienso en éstos momentos, me encierran a a mí. Así nos va.




    Disculpa Luis.
    Hablando de tu poema...
    Me gustó.
    Y me ayudó a distraer la mente unos minutos imaginando todos esos vientos y su libertad...
    Besos
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. jajajajaja ¿no te sabes algún chiste? pues cuéntalo y te relajas.

    ResponderEliminar
  7. Soy la peor contadora de chistes del universo. La oveja negra de la familia - a todos se les da muy bien- Lo mío va más de ironías - humor socarrón, similar al tuyo- , y reírme de mí misma, mis circunstancias : eso sí se me da genial, sin falsa humildad. oy un "hacha" jajajaja...
    Me sé algunos malos, muy malos.
    Los aprendo aposta, para poder culpar al chiste y no a mi escasa habilidad.

    No sé dónde ni cuándo perdí mi última carcajada.
    Sería saludable recuperarla.

    ResponderEliminar
  8. Mira iba un cateto, que había ido poco a la ciudad, por la calle y lee en un cartel HOJALATERÍA...y se puso a reir como un loco, de tal forma que tropezó con un saliente del adoquinado y cayó al suelo y, al caer, leyó otro cartel que había que decía PAQUETERÍA...¡OZÚ, MI ARMA, AQUI NAI QUI'ENTIENDA A EGTA GENTE!

    ResponderEliminar
  9. Jajajaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, ahora sí me reí con ganas. me imaginé toda la escena...
    Qué buenoooooooo...
    A ver si me lo aprendo. Hasta mal contado por mi hace reir.
    Graciassss
    jajajaja

    ResponderEliminar
  10. Ah! Pues ahora resulta que el Sr también tiene su vena histriónica...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo crees que sobrevivimos a tantas cosas?
      Y que no nos falte el sentido del humor, es la miel del alma.
      Besos, Pichy.

      Eliminar