lunes, 22 de febrero de 2016

LA JOJOYA

Cuando el cielo amanece engalanado
con chorreras,
y no es duque
ni es conde ni nada,
se deja entrever
un traje de tafetán oscuro
al que le resbala todo.

¡Menuda alhaja!

Begoña M. Bermejo

4 comentarios:

  1. Versión 2

    Cuando el cielo amanece engalanado
    con charreteras, y no es duque
    ni es conde ni nada, pero sí esconde
    un traje de tafetán oscuro,
    al que le resbala todo.

    ¡Menuda alhaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan más las chorreras que las charreteras, su pronunciación me es más cómoda y como definición creo que le va más al poema, por lo demás, me parecen bien los cambios.
      Gracias. Besos

      Eliminar
  2. Me resulta un buen poema, amiga. Valgan los cambios: mientras mantengan la esencia.

    Beso

    ResponderEliminar