jueves, 25 de febrero de 2016

EL MIEDO NO ES EN BALDE



Cabalgué campo a través leguas y leguas
con prisas de llegar por tanta tardanza
y cual fue en la prisa mi sorpresa en danza
cuando me cortaron el paso dos yeguas

y un par de  jinetes con mal acechanza
frente a mi, hicieron trabucarme la lengua
y dije, sin querer, palabras superfluas
con bastante miedo,  y mucha desconfianza

saludé dando días cuando eran tardes
y ellos con fantástica y mala templanza
saludaron diciéndome: Dios te guarde

¿por ventura visteis vos a Sancho Panza
o acaso molinos de viento, ¡cobarde!
No, no, es que corro, porque llegaré tarde.

Pues darnos la espada y la bolsa, o la vida,
o la muerte os será sobrevenida.

(Moraleja: cuidado con los poetas
que no dicen más que gilipoyeces)

© Luis Vargas Alejo

5 comentarios:

  1. Anda, que está bueno esto. Y en soneto con estambrote y todo. Bien sabes desenvolverte en las formas del poema. Me discursa con el debido ritmo y buen decir, amigo.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo Pichy. Lo hice pensando en quien les gusta las rimas, la métrica y los poemas estróficos, porque rimar por rimar, me pone "mala leche"

    ResponderEliminar
  3. Rimar por rimar, con absurdos, no gusta a nadie.
    Pero tampoco hay que qemar en la hoguera a quien gusta de ellas...
    ¿O sí?
    La eterna duda.
    Buen soneto con estrambote, como dice Pichy, aunque mezclando rimas consonantes con asonantes.
    ¿Miedo?
    No seré yo quien corra...
    Jajaja
    Muy bueno, Luis.
    Como decimos aquí, "no dejas caer ni una al suelo"... jajajajajajajaaa

    ResponderEliminar
  4. Quise decir "quemar"... Ay...
    Voy a intentar seguir la batalla.
    Luego regreso.

    ResponderEliminar
  5. Noooo quemar a nadie no, pero enseñar al que no sabe, es una obra de caridad...

    Sí hay alguna asonancia con consonancia. Fallo mío y me lo paunto.

    ResponderEliminar