sábado, 30 de enero de 2016

LA VIDA EN SERIO



Se tomó siempre la vida tan en serio
que nunca vivió la vida
¡vivir para ver!
cuando nací y me asomé a la ventana
me dije:
¡ay va, ay va! ¡qué serio va D. Julián
por la calle de Alcalá con su bastón y bombín
pensando cómo, joder a los demás!

Que el amor es un juego abierto
de par en par
que el trabajo una maldición
que la familia es un gran "coñazo"
y la política y la justicia, ¡ja!:
una broma del destino.

Que me organizaron la vida
y de primeras me pusieron pañales
pa no manchar
después al colegio a aprender a sumar y dividir
después me pusieron a trabajar
y me enseñaron las normas de la buena educación
de lo políticamente correcto
de cómo orinar sin gotear la tabla del sanitario
y al final
siempre estuve custodiado por la guardia civil
y nunca disfruté de libertad.

Hay teorías, sistemas políticos, religiones,
maneras diferentes de hacer jardinería
de guisar guisos en la cazuela
y tomarse la vida o en serio o en broma
o haciendo poesía.

Y nada vale para todo, o todo no vale nada
sin embargo: ¡sigue la bola!

© Luis Vargas Alejo

5 comentarios:

  1. Bien se me da el poema, amigo. Me destaca su rítmo y discurso. Y sigue la bola...

    Abrazos

    ResponderEliminar

  2. Tan metido en el papel
    de seriedad
    de realismo,
    que no hallo forma
    de averiguar la cadencia,
    las faltas
    la incertidumbre
    si antes no está escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo escribo para que encuentres
      lo que impone el sonido del papel
      la realidad del realismo
      porque no existe otra realidad
      las faltas de la cadencia
      la certeza de la incertidumbre
      y el ruido del sifón al preparar
      un buen cóctel on de rock

      Eliminar

    2. Realidad al leer la afonía
      De una vida decadente
      Sin ritmo,
      Acusada de intransigencia
      En las arritmias
      De los marcapasos
      -sintéticos mecanismos-
      Que nos sentencian a muerte.

      No hay manera de sobrevivir
      A la vida
      Con hielo

      Y da igual el vaso.

      Eliminar