jueves, 7 de enero de 2016

EL VERDADERO TROVADOR



La trova puede ser del mar y las ternuras
o del rugido del viento sobre los ojos
cuando las estrellas no guían la vida
y los rostros se salpican de inclemencias.

El cantor debe observar el vuelo de las gaviotas
sin ignorar los saltos de las fieras y la agudeza
en la vista de las aves de rapiña.

Porque en la supervivencia y sus instintos
el mal apaña, justificando la muerte
que nace en la belleza —cuando por afán se hace—
y la vida indignifica la voz amorosa
que subjetiviza el dolor que nos circunda.

Cuando el mal es común, el verdadero trovador
socializa las tribulaciones sin buscar aplausos
y canta con la garganta de su pueblo,
con eso que llaman alma, y es corazón.

Pichy

7 comentarios:

  1. Bueno...ya no podrán acusarme la falta de participación.

    Tú, sigue ahí tranquilo...

    ResponderEliminar
  2. Amigo, esta máquina no te debe reconocer... A mi me ha llegado porque has dejado un comentario.
    Y ya que lo he leído, contesto.
    El poema me gusta, y mucho, pero aunque tu poeta es perfecto, no es real. Hoy día se busca fama y dinero, da lo mismo el cómo. Es cierto que hay que sacar del alma,pero con gusto amigo. Que ya sabemos de trovadores con alma que rompen cristales...
    Creo que es un poema que incita a escribir, que te hace reflexionar sobre lo malo, para escribir de lo bueno que llega a aportar (tiempos difíciles para ello), sí, sí con alma... Creo que te ha nacido de este destierro momentáneo y al mismo tiempo pide disculpas.
    Y esto es en una primera lectura amigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, amiga, por tan grato comentario —vaya, qué de una 1ra lectura, sacas bastante...qué si le das una segunda...

    Cariño + beso

    ResponderEliminar
  4. El poema es de arte poética y tú que lo has escrito deberías aplicar su sentido para que tu trova salga a la luz. Merece la pena.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la atención. Es que, aunque la RAE lo recoge como sinónimo, al menos acá, no se le da la interpretación de poeta. El trovador compone y canta, como Silvio o Pablo. Sus canciones suelen ser muy poéticas, en verdad tienen mucha poesía, pero, no son poemas —tal consenso...se apoyan en rimas, no guardan la métrica, etc—. Por igual las cnciones, propias, de Serrat.
    Bueno, ya me obligas a poner otro.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Los trovadores fueron músicos y poetas medievales, que componían sus obras y las interpretaban, o las hacían interpretar por juglares o ministriles, en las cortes señoriales de ciertos lugares de Europa, especialmente del sur de Francia, entre los siglos XII y XIV. La poesía trovadoresca se compuso principalmente en idioma occitano, es decir en provenzal. Y hay que distinguir entre trovador y juglar: El trovador era un poeta lírico, por lo general de condición social elevada, que se acompañaba de una melodía fija y cuyo texto se fijaba por escrito y no se transmitía con variantes, y no necesitaba utilizar sus facultades artísticas como medio de vida. El juglar, sin embargo, llevaba una vida ambulante, recitaba con una entonación específica pero no melódica, memorizaba los textos e incluso improvisaba a partir de determinados motivos temáticos, podía ayudarse de la mímica y la dramatización; características que lo convierten en uno de los máximos representantes de la literatura de transmisión oral de carácter folclórico o popular.Eran repentistas y bufones...

    ResponderEliminar