martes, 5 de enero de 2016

Desaborío



Manos anónimas estrangulan la belleza
cuando la sinceridad nos desnuda;
porque la consciencia libera los versos
y ese fulgor transfigura lo justo
en irreverencia.

Sublime la voz que maldice
la injusticia, sin dobleces,
el hambre sin esperanzas
y ese miedo al amor
—tan doloroso—.

No me hablen del olvido
y su inmundicia.
Quiero escuchar de las réplicas
de los golpes devueltos
de escalar nubes
—sin temor a los abismos—.
Pichy

5 comentarios:

  1. Y aparecido entre versos causticos/va cauterizando las heridas/de los injustos olvidos/de la irreverencias/de las réplicas de los golpes/buscando el amor que escala las nubes. BIENVENIDO AMIGO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena cara para comenzar el año. Gracias + Abrazos, amigo.

      Eliminar
  2. Este poema estaba programado para que saliese hoy, es decir que Pichy sigue sin dar señales. Dónde se ha metido este hombre que ya preocupa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me he visto en la obligación de escribirle un epitafio...(hay alguna mío que no has leído o comentado)

      Eliminar
    2. Eh! amiga. Heme aquí con mi cigarrillo y bastante curda —hablo de la foto; que estoy más "seco" que un bacalao cura´o—. El presente estaba programado para el día 1ro; pero, no salió...y le di un empujoncito, para que perdiera el miedo escénico, y aquí está.
      No preocupen, que cuando me vaya del aire lo sabrán —eso está ya programado, les enviarán la noticia—.
      Veamos el epitafio, el panegírico, que me ha dedicado el buen amigo.
      Te reitero mis mejores deseos, amiga, para ti y los tuyos.

      Besos

      Eliminar