miércoles, 13 de enero de 2016

AUNQUE LA OBJETIVIDAD NOS POSEA



Hombres lapidan la última hora.
De sus bolsillos surgen quejas
que desfalcan la timidez
del silencio nominal e instituido,
cuando el sol les abusa
y cuelgan los débiles ojos   
a la altura de sus zapatos.

Las arterias del polvo son enemigas
que apocan los pabellones
desabrochados del viento sutil
en los días en que el cielo es de roca.

Necesitamos volver la vista a las cumbres
de hinojos sobre la tierra
y el cielo se desflore de dioses,
violado por los fálicos cohetes
de nuestro ingenio.  

Pichy

8 comentarios:

  1. Buen poema...yo estoy mirando las cumbres y desde aquí, solo veo niebla.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amigo. Hombre es que vives entre cumbres borrascosas y la campiña andaluza. Acá, la niebla solo se puede encontrar en los campos —al amanecer o de madrugada—.
    No habrás querido decir: tinieblas?

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. En cumbres borrascosas vivia Emilie Bronté, yo vivo entre la niebla y el frío en invierno y en verano en un horno andaluz. Las tinieblas es algo macabro, yo vivo entre nieblas mañaneras y atardeceres rojos

    ResponderEliminar
  4. Se me hace,que tú...lo vives muy bien. Vaya, que eres un vivbién...si tuvieses que amanecer para romperte el lomo con un arado; no verías tanta niebla y atardeceres rojitos

    Ala!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad, vivo todo lo bien que se puede vivir dentro de una sociedad recortada y sin grandes aspiraciones, a pesar de que tengo una historia de 43 años yendo al trabajo al amanecer y, si bien no me rompía el lomo con el arado, si me rompía el alma con la ingratitud de un sueldo bajo en una oficina siniestra y, entonces, sí vivía entre tinieblas y, hoy, ya jubilado, aspiro a ver las puestas de sol y buscar en la monotona vida, alguna paz y sosiego escribiendo poesía, mientras voy pasando el fin de mis días y de mi tiempo.

      Eliminar
  5. Así es, amigo. Ves, todo es circunstancial. Llevo 45 años trabajando —un poco más; porque,para el retiro, me cuentan desde Guardiamarina, cuasi voy para 49— y no puedo pensar en retirarme. Sí, trabajando, me las veo difícil...jubilado, sería cómo pasar el Niágara en bicicleta! Siempre pensé llegar a esta edad jubilado; pero, así nos lleva la vida.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Más que circunstancial yo creo que es "cigüeñal" = transmisión que junto con las bielas transforma el movimiento alternativo en circular, o viceversa.

    ResponderEliminar
  7. Sí, es un efecto de cigüeñal o trapiche —que mejor le va—; porque, cuando ya estaba, prácticamente, en la edad de retiro —que era a los 60 años para los hombres y 55 para las mujeres—, cataplún, se bajan conque la esperanza de vida del cubano, que si el envejecimiento de la población...y pasan la edad de retiro para los hombres a los 65 años. Bno, va y no tengo que jubilarme...

    Abrazos

    ResponderEliminar