miércoles, 27 de enero de 2016

La importancia de tener tablas

La importancia de tener tablas...

Una madera invadida por la carcoma, no tiene porqué ser una mala pared. Hay hoteles de lujo con menos calidad, se lo oigo decir a mi padre cuando vamos a pasar las vacaciones a la granja de la tía Adolfina... Está cansado de hoteles a causa de su trabajo y es lógico, pero lo que no puedo entender es que se pague por dormir.
En clase de historia D. Hilario deja inconsciente a toda la clase y no se paga por ello. En la guerra civil, seguro que hubo menos bajas que las que causa él; hay compañeros que se han clavado el lapicero en un ojo al dar cabezazos, tendinitis en las muñecas por sujeción de cabezas, esguinces en el hombro... se podría decir que historia es una asignatura peligrosa. Nunca la elegí, es obligada, pero solo hasta que consiga poner una trasera a mi armario de química.
¡Decidido, esta madera es la apropiada, seguro que la carcoma muere asfixiada por los vapores del sulfúrico... lograré graduarme!

Begoña M. Bermejo

13 comentarios:

  1. Bien me resulta este micro, amiga. Encuentro ritmo y "gracia" en el decir.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo. Tengo unos cuantos, por exigencias del guión, a los que tengo que pulir, este llega con prisas... (No vayan y nos cierren la senda)
      Besos

      Eliminar
    2. Sí, a ti gracias, amiga...porque al Sr le ha dado por eso, y, anda con un candado en la mano —parece que no cuenta todo lo presentado y comentado en principios de año—. La verdad que está hecho un "cerrador". Puede ser cosas de la edad...déjame no decir más; pues va y me escucha, y, me busco lo que me busco a ratos...tú sabes!
      Sigue, sigue, que ya te seguiré.

      Beso

      Eliminar
    3. No, amigo, no. La Senda no se puede cerrar porque no se pueden poner puertas al campo, pero sí se puede poner farolas a ver si vemos el camino más facilmente y no nos perdemos y, tal vez, el primero yo mismo, pues soy el que me pierdo en dibujos a lápiz y con goma de borrar...y aunque puse aquí el poemario completo y libro "Desde el Hueco de una ventana" noto que me canso del aire frío del invierno y, cuando digo ¿cerramos" quiero decirme a mí mismo ¡no te desanimes, continúa escribiendo poemas y leyendo al margen de la soledad! (ayer perdí por la calle el único libro físico de tal poemario (que adquirí en Lulu)y que llevaba en una carpeta sin amarres en los costados, se debió de salir en algún momento del paseo (tal vez en el retrete cuando fui a orinar a un bar, saliendo de la Tertulia de aquellos amigos, porque fui a la tertulia a enseñarlo y no le hicieron ni "puto caso", es más, ni acudió a la misma aquel que hizo el prólogo que no me gustó y se enfadó conmigo. Claro, es de suponer, que el pequeño librito, afectado por las ausencias y dolorido, no quiso seguir en las carpeta y se fue inodoro abajo a ver si alguien lo recogía y era capaz de que lo leyeran y ese alguien le hiciera caso. Y es que todos, hasta los libritos, tienen necesidad de que les echen en cuenta y les lean.

      Eliminar
    4. Uff! Qué no hago más que mentar al santo...y aparece su aureola! Bueno, es que acá en esta red no existe privacidad alguna.
      Qué cosa, tienes que darte una vuelta por ese lugar...hace abt de un año dejé en la mesa de un Café —al aire libre— unos libros recién comprados; pues, regresé al mes a beber algo, y, los tenían guardados —sólo perdí uno, que le gustó a una Sra que cuida el baño del lugar— y, además, puede que al perder un libro ganes un lector. No te desanime con la Tertulia por un mal día en la misma. Ya te harán caso, y si no...pues se lo pierden, y tú intercambiando y escuchando: siempre ganarás algo. Claro, no es agradable el hecho de que se crean "cosas" y no sean capaces de valorar la obra de los demás; pero, ahí tienes un reto —que siempre es bno tener retos, para no achantarnos—. Bien sabemos que, muchas veces, nos resulta más rentable una crítica adversa, que un elogio infumable. Tú sigue como si nada, hombre. Ah, consuélate pensando que ése era el mío—jojojó.
      Espero “romper” el lunes, dios mediante, con algún trabajito —que como está la lluvia, no he de pasear— para cubrir mi cuota de febrero; pienso, que de 4 a 6 poemas mensuales, sería algo aceptable.
      Bien, amigo, no te mortifiques demasiado con la pérdida del libro que, aunque es una pena, es reemplazable. Me alegra leer que la Senda seguirá! Entiendo tu desespero ante la falta de trabajos; falta que entiendas, que no he alcanzado el oficio que requiere sentarse a escribir, y escribir, un poema (no he dejado de tener en cuenta tus consejos al respecto y los estoy aplicando).
      Fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Bueno, es un pequeño relato de la importancia de que los profesores de historia no cuenten cuentos. Está bien llevado a mi humilde entender, pero yo lo alargaría un poco. Quizá hablaría de la tia Adolfina o de Don. Faustino, el profesor de literatura, que decía aquello de..."ser o no ser: he ahí el problema"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es, que la tía Adolfna es una solterona que no ha catado el deseo carnal (de vista a la galería, porque el veterinario la da lo suyo... ) y le encanta madrugar para dar de comer a las gallinas, los cerdos, el caballo percherón que heredó de un primo lejano enamorada de ella, y dos perros. Las tardes las dedicaba a leer, ahora sus cataratas solo la dejan navegar, por ríos de recuerdos leídos frente a una chimenea. D. Faustino ya no es... fue el párroco que se llevo a su tumba los encuentros entre el veterinario y la tía Adolfina. Y, D.Hilario todavía no se ha ganado esa confianza... La tía Adolfina no ve con buenos ojos que vista con vaqueros y deportivas ¡La sotana, por dios!. Es lo que tiene vivir apartada de la civilizacion , entre animales... aunque sea un hombre respetable,amigo de la familia, gay, de izquierdas, amante de los musicales y la buena hierba...,con su carrera de magisterio, profesor de historia, pero, ¡qué historia! Sigue siendo un mensaca de Dios... Eso sí, ninguno falta en vacaciones en la granja de la tía Adolfina, no pueden perderse la fiesta en el gallinero. Kikiriki


      Eliminar
  3. Vaya! Rápido has respondido al reclamo de Luvar, amiga mía. Buen oficio.

    Beso

    Pd.- Has notado mi nuevo look en agradecimiento al Maestro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si amigo, entro al trapo con cualquier costilla y por lo que se ve, parece que gusta más la improvisación que el trabajo trabajado...

      Me encanta tu nuevo look...Es que tenemos un tesoro como amigo, qué manitas tiene!!!

      Eliminar
    2. Con una buena foto podría dibujarte a ti también...

      Eliminar
    3. Así es, amiga. Luvar es un "tesoro escondido" que hemos tenido la suerte de encontrarnos —es como el tamarindo: una fruta ácida al paladar, que contiene mucha azúcar, jajaja!
      Bueno, deséoles un bonito fin de semana.

      Eliminar