lunes, 8 de abril de 2013

INGRATA




La musa me tienta,
recostada a mi lado
me observa y ríe
entre palabras difíciles
negándome cualquier cita
de las comunes ideas.

Me dicta versos sin pausas
sin sentidos
y me llama por ajenos nombres.
Me sonsaca a excentricidades
que me pierden
entre vocablos absurdos
de entendimiento celestial,
y no logro dominarle.

pichy


  

4 comentarios:

  1. Un buen poema discursivo contigo mismo, con el afán de superación -a pesar de las tentaciones-, que a mi forma de ver, logras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pues, si es a tu forma de ver, estoy hecho; porque tienes muy buena vista. Muchas gracias, amiga.

    Dos besos

    ResponderEliminar
  3. Buen poema, amigo. Gusto leerte. A ver si las musas te siguen inspirando. Te dejo mi opinión. Saludos


    La musa me tienta,
    recostada a mi lado
    me observa y ríe(,)
    entre palabras difíciles (creo que este verso sobra y rompe el ritmo del poema)
    negándome cualquier cita
    de las comunes ideas.


    Me dicta versos sin pausas
    sin sentidos
    y me llama por ajenos nombres.

    Me sonsaca a excentricidades
    que me pierden
    entre vocablos absurdos
    de entendimiento celestial,
    y no logro dominarle.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, amigo; me resulta a bien tú comentario.

    Abrazos

    ResponderEliminar