miércoles, 24 de abril de 2013

1957 AÑO EN QUE ESPAÑA SACÓ A LA VENTA EL SEAT 600

Su primer libro “El retorno”, con el que fue premiado en 1953, premio “Adonais”. En el año 1956 José Agustín obtiene el premio Boscán por “Salmos al viento”, publicado dos años más tarde, definido por él mismo como “una colección de poemas satíricos” y “deformaciones de la vida para provocar una auténtica visión de ésta”

Su estancia en Madrid y la convivencia en el Colegio Mayor Nuestra Señora de Guadalupe le permite conocer y relacionarse con una serie de estudiantes como Ernesto Cardenal, Eduardo Cote, Ernesto Mejía Sánchez y Julio Ribeyro, lo que hace que despierte en él un gran interés por Hispanoamérica y su poesía. A partir de los años sesenta viajará a menudo a Latinoamérica, sobre todo a Cuba, Colombia y Nicaragua, y se mostrará muy interesado por los problemas sociales.
En Cuba llegará además a formar parte del jurado del premio Casa de las Américas.

Es también en Madrid donde entabla relación con otros escritores como Emilio Lledó, José Ángel Valente y Pepe Caballero Bonald, que junto a José Agustín Goytisolo entre otros, serán conocidos como “La Generación de los 50”.


APOLOGÍA DEL LIBRE  (de su libro Salmos al Viento 1957)

..................... “…es más fácil que un camello…”
............................................(Mat., 19, 24)

¡Grande y poderoso eres, oh prócer,
oh singular prestigio, nuevo Creso!
A tu presencia tiemblan las paredes,
los empleados, el papel, los números.

Nadie como tú, maravilloso germen
de la opulencia y de la gran industria,
con tu cartera, con tu hermosa calva
rodeada de planetas y aureolas,
con el pulcro chaleco abotonado
sobre tu inmenso abdomen, nadie,
nadie como tú, flor nueva,
tulipán de oro.

De entre todos te alzaste, como un monte
de lava sobre el páramo, en asombro
de chispas y clamor, y ahora,
dominas desde lo alto de tus cumbres
las diminutas vidas que te observan.

Es al amor, al creador de toda
la belleza que existe, al supremo maestro,
al que hay que preguntar qué sucedió,
qué ventura, qué grande maravilla
apercibió en tu frente, para darte
con su soplo en mitad de la pechera,
y hacerte el libre, el rey, el financiero.
A ti solo, entre miles,
Entre miles y miles y millones.

Porque la libertad está en tu firma,
porque tu reino sí que es de este mundo,
porque nada te puede ser negado, eres
el prototipo, el hombre insigne
para el que se han dictado las leyes y los cánones,
la caridad y el premio.
...................Elegido, elegido,
mantén tu fortaleza, no des oído
a los lamentos y a las maldiciones,
sigue, triunfa en tu reino, pues que el mundo
se hizo, sin duda, para ser asiento
de posaderas recias y bursátiles, como las tienes tú.

José Agustín Goytisolo

3 comentarios:

  1. Muchas gracias por esta presentación. Interesante personaje...y el poema no tiene desperdicio.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. El personaje, en España, no sólo es interesante, sino importante dentro de las letras hispanas.

    Lo curioso que me ha resultado es que si casas la incipiente industrialización de la España del 57 con el poema, pareciera que todo encaja...

    ResponderEliminar
  3. Sí, acá es conocido; claro, que es importante.
    Es dado que el talento encaje: de su tiempo a la distancia.

    Abrazo

    ResponderEliminar