martes, 9 de abril de 2013

AISLADO EN HIELO


Me eché a cruzar el mar con una barca
y llegué hasta los flecos de los hielos
donde encontré  la sequedad de los fríos
y la inmensa sabana blanca
que sostiene el polo.

Y me quedé entre elefantes marinos
pescando peces por un agujero hondo
como la cuenca del ojo que ve el mundo
por donde se ven los vaivenes
del hombre en sociedad
a la que no quiero
volver.

Mi barca perdió lo remos.

© Luis Vargas

2 comentarios:

  1. ¿hay hueco en ese lugar para uno más?

    Estupendo el poema, aunque las asonancias fríos/marinos y polo/hondo destaquen un poquito.

    Besos

    ResponderEliminar