martes, 14 de mayo de 2013

Vuelvo a la buena senda




Os leo, amigos. Los proteos de Luis, que no conocía. Supongo que el nombre viene de Proteo, el antiguo dios del mar, cuyo nombre sugiere el «primordial». Y también sus sugerencias, esas sí las conocía, siempre tan acertadas.

Los poemas Incomprensibles, De los andurriales, etc., de José. Un breve comentario sobre De los andurriales. Desde los nueve años, tenía una fijación por Cuba (tiene su explicación, pero será en otro momento). Y decía que «no me moriría si ir a Cuba». Hace unos años, mi deseo se vio cumplido. No fue el viaje turístico y cutre que hacían muchos compatriotas míos. Quería conocer aquella tierra, el archipiélago, como dice José. Así que mi mujer y yo, y un amigo cubano, alquilamos una furgoneta y recorrimos Cuba; por avión, los cayos. Me perdí en las calles de La Habana y su gente. He de confesar que, al contrario que sucede con los deseos, mis expectativas se colmaron de sobra. Mi otra pasión es el mar. A partir del próximo mes, junio, y hasta noviembre, me voy a mi casita del sureste andaluz. Allí, con una pequeña barca, salgo todos los días a la mar. Hay un silencio en el mar que se escucha y me atrae. Coincido con José en que el mar de La Habana tiene mucho de mediterráneo.

No conocía el tono, más que elegiaco, dolorido de la poesía de Begoña: aquel «sentirme el olvido perenne del mar», de Alfonsina Storni.

Por lo demás, creo que me he alargado demasiado, os dejo un prosema. Mi relación con la poesía os la iré contando poco apoco. No es cuestión de cansar al personal.
 
 
A LA TARDE…
 
A la tarde, el caminante quisiera rehuir la noche, descansar en la ventana aquella que perfila, a lo lejos, el contorno de un cómodo sillón, la silueta de una sombra que medita, sueña en dejar la casa lóbrega, vacía, y andar como el viajero, cansado, feliz, después de cubrir otra jornada.
 
Antonio.

2 comentarios:

  1. Me satisface saber que conociste Cuba, y, que se cumplieron tus expectativas. Gracias por leerme.
    Me ha gustado el prosema (aunque no me funciona como tal). Bien me resulta que te guste el mar.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Perdonad que no haya podido comentado antes, pero la vida es ansí.
    Antonio, la prosa poética que envías me ha parecido perfecta en cuanto a su estructura y ritmo, pero no se arreglan las cosas andando y andando, sino disfrutando de lo que te rodea. Andar por andar, en mi, no tiene sentido.

    ResponderEliminar