viernes, 10 de mayo de 2013

En casa del enemigo



        

Consumido el saludo y la reverencia,
palabras de acogida y otros simulacros,
esperan los regalos;
que la deferencia se les recompense.
Sabrás que todo les resulta poco
que no les alcanza la gratitud;
ni el compromiso de la sincera lealtad,
les resulta de interés.

En la casa del enemigo,
nunca alcanzarás el sincero beneplácito,
la mácula será indeleble
y los ojos perseguirán tu nuca;
tus palabras serán sopesadas
y medidas con reservas.

No te valdrán rebajas de torso y tributos.
Sabrás, que no hay decoro de vida
después de la traición o el sometimiento;
más allá de ese abismo de la nulidad,
sólo queda ese no ser, que es la nada.


 
pichy

6 comentarios:

  1. ¿Dónde más mora la sinceridad
    si no es en tu enemigo?
    Jámas recibes una fingida y obligada mano
    de ayuda...

    Las piedras que golpean
    tu paso,
    son la lid del común rival
    conocedor de las flaquezas

    ¿Cómo diferenciar al amigo?
    o lo que es mejor,
    ¿qué es la amistad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Dónde más mora la sinceridad
      si no es en tu enemigo?

      Esta pregunta me ha sorprendido por lo incoherente de su significado y por su estructura.

      ¿Dónde mora más la sinceridad
      si no es en tu enemigo?

      ¿Tu crees que la sinceridad mora en casa de tu enemigo?...yo creo que tu enemigo buscará siempre el engaño para enredarte y nunca te dirá la verdad para que caigas en la trampa o te dará una puñalada trapera...¿no te parece?

      Eliminar
    2. Me parce buen poema, Pichy, aunque muy conminativo y sentencioso.

      Eliminar
    3. Al enemigo se le ve venir, sabes que es dañino y nada bueno puedes esperar, sin embargo, dentro de la amistad, en algunos casos, la confianza es traicionada y recibes puñaladas traperas, por eso digo lo de la sinceridad, posiblemente no sea la palabra más apropiada.

      Eliminar
    4. Muchas gracias por el comentario-poema. Aunque, no debemos fijarnos en lo que dice, sino en el cómo, pero, al ser respuesta te comento: las opiniones sobre la amistad dependen mucho de las experiencias al respecto. Creo todos hemos tenidos amargas y dulces. Al respecto me gusta citar la definición que le da Sergio Vitier "La amistad es una especie de amor sin sexo", y, por igual las consecuencias (defraudaciones, celos, etc.). Conservo amigos de mi niñez y de mi juventud —salvo Uds, amigos virtuales, no tengo de mi madurez—, esto es porque no soy fácil para hacer amigos, y tengo en gran estima el concepto. Tengo amigos que atesoro y quiero más que a muchos familiares. Amigos probados en las buenas y en las malas. Amigos, cuyas madres me tienen o tuvieron por hijo (hasta el punto de darme más derechos que a sus reales; en muchos casos, o en todos, esto ha pasado a las hermanas, esposas e hijos —todas las mujeres de mis amigos me tratan de cuñado y los hijos de tío—). Claro, en esto puede influenciar la idiosincrasia de cada pueblo. También, suele confundirse, o llamarse, amigos a los conocidos o compañeros de trabajo, etc; pero, yo los separo muy bien. Por acá mucho he escuchado que las mujeres no tienen amigas —expresado por mujeres—. Puede ser que el concepto de amistad en la mujer, difiera del que tienen los hombres, no sé, eso se lo dejo a los sicólogos. Lo que sí, tienen mucha “vista” para valorar quien es tu amigo, y quien no lo es. Bien, derecho tienes de pensar y tener tus propios conceptos, amiga mía. Besos

      Eliminar
  2. Muchas gracias, amigo. Sí, debes tener razón. Abrazos

    ResponderEliminar