jueves, 11 de diciembre de 2014

TRANSITANDO LA ESPERA




Ahogo el silencio de la sangre
con la lluvia que tarda mi esfuerzo
y con los motivos en la vista
me doy a transitar la espera.

Mis pasos, suerte de guiadores siderales,
en los cotos de mis manos se recogen
aletargados por mi incierto amanecer.

Busco, inscrito en los crepúsculos,
invioladas tenebrosidades del amor
y se entremezclan las esquinas con las obras
negándome los gérmenes de la hermosura.

Me tienta, día tras día, un poema a la distancia.
Adscrito a la nubes de los sortilegios
voy calándome de artificios .

Azul emana la luz que me hace el mutismo,
arqueando la vida rasguñada por la intrepidez
que me arremete contra las íntimas espinas
en las madrugadas incitadoras del iris,
donde se retuercen los lances
y tu cintura se la lleva el viento.

Pichy

8 comentarios:

  1. A este verso, no le encuentro sentido:

    con la lluvia que tarda mi esfuerzo

    El poema es bueno, y sintetizado mejor. Y con estos versos, y en este orden, creo que deberia terminar el poema.

    Adscrito a la nubes de los sortilegios
    voy calándome de artificios.
    Me tienta, día tras día, un poema a la distancia.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muy a bien tus comentarios, amiga. Elimino la última estrofa.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ahogo el silencio de la sangre
    con el sudor que arranca mi esfuerzo,
    con las imágenes que posibilita la vista
    me doy a transitar la espera.

    ResponderEliminar
  4. Notado, amigo. Me gusta lo del sudor;pero, no el giro que le das al 3er verso —lo naalizaré—. Ya eliminada la última estrofa, teniendo en cuenta las obs de Bego y el arreglo que haces a la 1ra estrofa. El poema me resulta terminado; bno, mejor decir aceptable, porque un poema siempre, o casi siempre, admitirá cambios, para su mejora.
    Gracias + Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Un poema no debe admitir cambios. Si los admite es porque no es bueno, no está bien trabajado o las palabras se equivocaron de sitio y verso.

    ResponderEliminar
  6. Pues...habría que revivir a muchos de los grandes, que de edición en edición realizaron cambios en sus poemas. Claro, que las aspiración debe de ser que no necesite cambios; pero, no sólo los poetas han realizado cambios en sus obras, también, los narradores han hecho sus correcciones o cambios. Los que buscan la perfección, dicen que toda obra es mejorable. Por supuesto, sé lo que quieres decirme, mas, el taller es para eso, para corregir ¨lo que no es bueno¨, los errores, las palabras fuera de lugar, etc. Si, por un momento, pensase que lo que escribo está bien, no tendría razón de ser mi permanencia en este taller, o pasaríamos a una tertulia donde compartiríamos nuestros logros, obras, etc. Claro, ése debe de ser una de las metas de la Senda; pero, todavía no estoy a esa altura. Así que debes de tener más paciencia, para vivir ese momento. Me sigue?
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Te sigo y te llevo siguiendo 5 años o más.
    El estilo es el punto de partida de todo intento creador; y por eso mismo, todo artista aspira a trascender ese estilo comunal o histórico. Las diferencias entre palabras, sonido y color han hecho dudar de la unidad esencial de las artes. El poema está hecho de palabras, seres equívocos que si son color y sonido son también significado. En muchos casos, colores y sonidos poseen mayor capacidad evocativa que el habla. En el poema el lenguaje recobra su originalidad primera, mutilada por la reducción que le imponen prosa y habla cotidiana. La reconquista de su naturaleza es total y afecta a los valores sonoros y plásticos tanto como a los significativos… El ser imágenes lleva a las palabras, sin dejar de ser ellas mismas, a trascender el lenguaje, en tanto que sistema dado de significaciones históricas. El poema, sin dejar de ser palabra e historia, transciende la historia. A reserva de examinar con mayor detenimiento en qué consiste este traspasar la historia, puede concluirse que la pluralidad de poemas no niega, sino afirma, la unidad de la poesía… El poema es una posibilidad abierta a todos los hombres, cualquiera que sea su temperamento, su ánimo o su disposición. Ahora bien, el poema no es sino eso: posibilidad, algo que sólo se anima al contacto de un lector o de un oyente. Hay una nota común a todos los poemas, sin la cual no serían nunca poesía: la participación. Cada vez que el lector revive de veras el poema, accede a un estado a un estado que podemos llamar poético. el poema es vía de acceso al tiempo puro, inmersión en las aguas originales de la existencia. La poesía no es nada sino tiempo, ritmo perpetuamente creador. Octavio Paz

    ResponderEliminar
  8. Oye, que hoy es lunes! Qué has venido con las pilas cargadas, bien te vino el paseito!
    Bien por Octavio Paz

    ResponderEliminar