martes, 9 de diciembre de 2014

ESCLAVIZADO A LOS REZOS



Extasiado, en fragmentado acertijo,
no hace por la vida y espera
que algún dios lo salve.

No tiene una ideología en que refugiarse,
no encuentra ni un vértice donde subsistir,

todo se le hace cáscaras duras,
mientras devora su ayer.

Regresa inconsecuente sobre ajenos pasos
regalado a los resquicios de la ventura.
Todavía nombra la esperanza en soliloquios
y a sus adentros reza fervorosamente,
arrodillado ante cualquier muñeco.

El hombre es un animal de la fe,
pero ésta lo realiza en disímiles  filosofías
y él debe enfrentar los jeroglíficos
de la existencia
para liberarse de las fabulaciones del miedo
implícito en las Escrituras subyugantes,
que le detienen desde antiguos dominios.

Pichy

2 comentarios:

  1. Me parece un poema subjetivo, que sentencia en su estrofa final, olvidándose de la evocación y la sugerencia.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues, tienes mucha razón, amiga. Pienso, que sobra la última estrofa.

    Besos

    ResponderEliminar