martes, 9 de diciembre de 2014

DILUCIONES MIXTURADAS



Reposo por universos incompatibles,
y travieso me complazco
en alcobas
de camas inmensas,
imantado por celestiales mujeres.

Rumbeo displicente y etéreo
entre alegres multitudes,
me regalo las fragancias del gozo
y los amenos silencios naturales.

Espabilo encrespado, aturdido
por esta amalgama de hormigones,
donde impera el gris
ruidoso de verbales urgencias 
que alarman del albur de las esquinas. 

Me acreciento convulsivo
mientras desciendo por las escaleras
hacia la realidad de estas sucias calles
—desde los contenes destrozadas—
y aventuro entre cientos de transeúntes
extraviados por ansiedades recurrentes
de resoluciones extremas.

Un truhán finge su prisa
mientras palpa descuidados bolsillos.
Maquillada para la noche
revolotea pretendiendo el resalte
de su perdida juventud,
una mujer que juega a la vida.

Desde uno de mis altos tanteos
la avalancha de agruras
empantana mis pasos;
pero, una certeza me cobija,
soy de aquí, aquí soy,
más allá no tengo patria. 



















2 comentarios:

  1. Me resulta un poema estupendo, que se puede sintetizar, pero que sus imágenes me trasmiten una decadencia social a la que día tras día hay que sobrevivir.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amiga, por el grato comentario. Trataré de buscar sintetizarlo.

    Beso

    ResponderEliminar