domingo, 27 de enero de 2013

EL MUNDO INTERIOR


¿De qué mundo interior disfrutas

y consagras como supremo goce espiritual,

si no te paras a ver una puesta de sol,

a un niño jugando en el parque,

ni eres buscador de ideas nuevas,

ni eres religioso, ni eres enamoradizo,

ni lees, ni eres poeta?

 
¿Cual es tu viaje de ensueños verdaderos

si estás siempre de aquí para allá

sin afincarte en alguna nube

andando siempre como el judío errante

sin que expreses una experiencia

ni la comuniques?

¿De qué te vale el ánfora vacía

si no guardas en ella la luz de las estrellas

como un tesoro de tus noches de amor?

 
¿Acaso no sea la angustia y el destino,

los fríos polares chocando con los vientos

templados, lo que provocan las tormentas,

que hacen que estés siempre huyendo

hacia delante?
 

© Luis Vargas 

3 comentarios:

  1. Estupendo poema reflexivo que trasmite paz interior.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Buenas preguntas, que conforman un buen poema.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Gracias, chicos, por vuestro comentario.

    ResponderEliminar