viernes, 18 de enero de 2013

FORTUNA DEL ALUMBRAMIENTO

Deambulo por disímiles atajos
involucrándome en profanaciones.
En cada lance sombreo
y me repican derrumbes.
Mis sospechas y desconfianzas
ocluyen las posibles disyuntivas .

Me agobia saber que la hipocresía
puede ser mérito social,
una escala a la prominencia
cuando los togados declaran elipsis
sobre las fricciones radicales
de las humanas querellas.

Pretendo sacudirme estos lastres
de los arrastrados días
en que las amarras me detuvieron
a la satisfacción de los potentados
y radiante, en esta nueva fortuna,
jugarme la sangre y los huesos
sin merecimiento alguno.

Pichy

5 comentarios:

  1. Tu Fortuna de Alumbramiento, me alumbra a mi. El poema me gusta en su totalidad, pero destaco la 2ª estrofa

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amigo, porla generosidad de comentario.
    Sí, la 2da estrofa, además de coincidir en que es la más lograda, es el eje del poema (el resto es paisaje.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Ah! Cabe destacar, maestro, que ha mucho -pero mucho- no lograba tu pronto comentario.

    Dios te bendiga!

    ResponderEliminar
  4. ¡Pa que usted vea! Es que aquí sí me llegan los correos

    ResponderEliminar