miércoles, 30 de diciembre de 2015

LA FELICIDAD DEL 2016



Dicen que el año 2015 está de fiesta
y pasado mañana entrará un nuevo año
-que estrenaremos un poco más viejos-
y comentan que todo será distinto:
más felicidad
más paz
más salud
más amor
y más dinero...
- al menos eso se desea la gente-

y yo debo ser tonto,
porque me parece que todo va a seguir igual
se llame 2016 ó 3020

© Luis Vargas al borde del 2016

4 comentarios:

  1. Jo, no me digas que no te hace ilu, el año "nuevo". Cuando encuentres algo diferente, hazmelo saber.
    El poema de 10.
    Feliz Año!!
    besos

    ResponderEliminar
  2. El poema me va; como poema. Mas, no comparto tu optimismo...para mí, el 2016 será un año muy malo, pero muy malo para la humanidad, en su conjunto. El horizonte se enrarece por día...y los sabios, no hablan mas que de hecatombes. No he logrado leer algo esperanzador en ninguna parte, ni de ninguna de las "altas luces" Hasta el Papa Panchito...dice que está en desarrollo la 3ra guerra. Todo es desastre...lo único que va viento en popa es el complejo industrial-militar. Para "mejor" ventura, leo que la descomposición de los alimentos que se votan —para mantener los precios— es una de las causas del efecto invernadero, que puede traer un desastre ecológico...Nada, seamos felices!

    ResponderEliminar
  3. No creo que sea optimista el contenido de este poema. Si lo lees bien, verás que es una ironía extraordinaria: todo va a cambiar, sí, pero para que todo siga igual. Efectivamente, el 2016 va a ser peor. Lo primero porque es bisiesto y lo segundo porque seremos más viejos y lo tercero porque los coreanos, porque la independencia de Cataluña, porque la bosa baja, porque la opep baja el brend porque Cuba no sale de su agujero, por el que el clima está cambiando, porque la guerra de Siria y la Yiha, porque sí y porque no...porque mejor estarán, como siempre, los ricos y, a pesar de eso, se morirán igual.

    ResponderEliminar
  4. Bien entiendo la ironía, amigo mío. Lo que yo, pienso, que el 2016 para el mundo —quiera dios que así no sea para nosotros— va a resultar mucho peor que el difunto 2015. Que a los actuales problemas se sumarán otros y se agudizará la guerra —hasta internacionalizarse aun más—.

    Abrazo

    ResponderEliminar