lunes, 28 de diciembre de 2015

LA EQUIVOCACIÓN DEL CALOR



La mayestática calor de este invierno
prende en los dorados follajes
como si fuesen estatuas de luz fluorescente,
lágrimas de sol en los espejos oculares
que revientan los altares de la nieves esperadas.

Nada más extraño y equívoco
como la nostalgia de lo que debe ser y no es,
cuando las manos acarician la niebla del arco iris
en los estrambóticos azules de lo erróneo
rompiendo la magia de los meses fríos.

Cronos circunflejos, como ruidos de gongs metálicos,
marcan las horas de las aflicciones y quebrantos
en las marismas de los sueños de poeta
cuando al mirar en la distancia, alucina agua, viento,
nieve, andando entre arenas de desiertos.

© Luis Vargas el Alejo

13 comentarios:

  1. Bien se me da el poema, amigo. En estos últimos poemas, denoto preocupación por el paso del tiempo —que es preocupación de vida; claro está— y bien lo imbricas con los males sociales y los cambios climáticos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. que no me den dinero, ni amor, que me den tiempo y salud

    ResponderEliminar
  3. A este poema llego tarde,como la nieve, la lluvia, el frio, pero llego/a porque lo que se adentra en nuestro interior es difícil de sacar, a veces cariño y otras el frío helador.

    ResponderEliminar
  4. ¿Habeis pedido a los Reyes mi libro "La apreciación del Mare Nostrum?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, no me has dado tiempo... Acabo de abrir un paquetito, con remitente mágico, porque llega con ilusión y lo he abierto con más. Muchas gracias, por el regalo. No me he debido portar muy mal este año...
      Besos

      Eliminar
    2. Pues, como sé que no me he comportado nada bien, ni cartica hice.
      Qué lo disfrutes, Bego! Sí, que has escrito de maravilla este año —y el pasado, y el antes pasado, vale—. Bien merecido.
      Yo entiendo mal o...habéis, no es plural? Algo así, como: Ustedes han...o son meras ilusiones mías? Como por acá no "voseamos"...

      Bien, que tengáis un lindo fin de semana.

      Eliminar
    3. Jajaja, amigo,- mira que me adelanto al rey- como vives allá en tierra de los confines, supongo que a ti los Reyes te llegan por mar, y tu como capitán deberías saber que lo mismo te pilla marejada, marejadilla, que un tormenton de la hostia...
      Cuando Lugar escribe la carta, lo hace a pares, por eso es habéis...
      Buen fin de semana, amigo.

      Eliminar
    4. Tú crees...mira, que ése lo que es capaz de mandarme un sacón de carbón. Bien, ya dirá algo.
      Gracias, amiga. Beso

      Eliminar
  5. Ahh, Los Reyes te oyeron y a ellos se lo debes
    porque te oyeron decir que no lo podías comprar y se fueron a Lulu y lo adquirieron para ti usando la tarjeta MagaVisa porque ellos tampoco tenían ya ni un Real, pero merecía la pena endeudarse y hacerte feliz.

    ResponderEliminar
  6. Los Reyes no pasaron por Cuba poe el bloqueo...(costaba más enviarlo que hacerte un traje a medida)

    ResponderEliminar
  7. Bien lo entiendo, amigo. Al menos, tengo los poemas.

    Abrazos

    ResponderEliminar