sábado, 15 de febrero de 2014

EN LA SORPRESA DE NOMBRARTE



Al presente, traído de tu nombre,
presumo
el desamor de los dioses,
sus liturgias convocando a los abismos.
Abstracción que se remonta y solapa
junto a los señuelos y las reverencias,
donde la caída es un presagio.

Irredimiblemente,
el verso contra el cántaro
siempre hace historias para la vida:
en el surrealismo de los ponientes,
cuando el ánimo se humedece de rocío.

Canturreo, de apacibles ruinas
y evocaciones,
arroga los desatinos de una música
orgánica hasta el recuerdo:
que hace de tu nombre rara avis
en mi ausencia de amor extendido.

Pichy

9 comentarios:

  1. Uff, ¡menudo poema! este si qwue no me lo esperaba...tiene profundidad y meditación entre líneas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo, por el expresivo comentario. Abrazos

      Eliminar
  2. En irredimiblemente, me atasco en su compleja pronunciación y en la última estrofa, después de recuerdo, cambiaría los dos puntos (:) por una coma (,).
    No obstante, es un poema fantástico, amigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Si te atascas es porque no estás redimida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me atasco en el continente, no en el contenido.

      Eliminar
  4. Pero es que sin continente, no hay contenido, se desparrama...

    irredimiblemente = por lo mal que suena, poner irremediablemente

    irredimiblemente= por lo mal que suena, poner
    no se redime

    ResponderEliminar
  5. Irredimible, es lo que tenía en mente

    ResponderEliminar
  6. Vale, vale, no os preocupéis: que irremediablemente, habré de sustituir la palabrita, o no...ya le daré taller —que también está lo de los dos puntos—.
    Es que yo lo digo con clave de son. Bah, me sirve cualquier variante que no cambie el sentido.
    Besos y abrazos —según corresponda

    ResponderEliminar