miércoles, 5 de febrero de 2014

FUCSINA



Ya no quedan muchachas que seducir
cualquier virgen puede violarte   

En la nobleza y la honradez
está el peligro de la ofensa y el escarnio 

No hay ganancia de vida
sin revés
en la cadena infinita
de absoluciones fucsias

Pichy

4 comentarios:

  1. Las tres estrofas son muy sugerentes, sin embargo, yo, no veo la conexión.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amiga. Sí, puede que sufra de digresión...tomo nota.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. No es que haya disgresión, simplemente que son sentencias filosóficas.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, eso sí es verdad, amigo. Es que soy sentencioso y filósofo de esquina.
    A mí se me da bien el poema...mientras más lo leo; más me complace.
    Dígame Ud! Qué dilema —parece, que el tiempo me afloja la carne y me endurece las entendederas—. No queda más, que detenerme en el susodicho, a ver si la virgen me ilumina.
    Buen fin de semana. Abrazos

    ResponderEliminar