lunes, 27 de enero de 2014

REFLEXIONES A MAR ABIERTO

Pedí la vez
para comprar stradibarius
y sonar la música de tus poemas
con la sola alegría de sentir el espíritu
del mundo que está más allá de las penas
y, sin embargo, con algunas notas dispersas
ando descubriendo el pentagrama, que volando,
me va permitiendo construir una escalera de luces
que une a un cubano con un español que quiere vivir
y empieza desde la Sierra Nevada hasta la Sierra Madre
romper las coyunturas que adormecen los sones de la mar,
que envuelven a los amigos, en rasgadores silencios desganados
oyéndose con preocupación en la senda, como murmullos de hojas
que, por azar, se hicieron poemas, y hoy están subsumidas y desiertas
como un gran desánimo que hace cabecear a un buque en el que tú eres
el capitán.

Si hablas claro, entenderás, que la poesía, no es agónica, sino lugar de descanso,
permitiéndonos pasar la vida, y no que ella, pase por nosotros.

© Luis Vargas

7 comentarios:

  1. Buena escalera has creado y con buen decir, amigo.

    Gracia + Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Me acojo a su decir, aunque esté direccionado hacia otro monte.
    Me ha gustado mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Perdón, D. José ¿no ha podido arreglar su PC y solo marca la letra ye? pues observo que todas sus respuestas son "y" y entiendo que algún chic no le funciona.
    Yo me acuerdo, cuando era psicólogo de empresa y tenía que hacer entrevistas para un puesto de trabajo, hacía una pregunta y ante la contestación del concursante, le decía siempre "y..."

    ResponderEliminar
  4. Pues, vea UD maestro, que esa misma técnica he aplicado...
    El caso es que ayer me puse a recuperar poemas de la Senda —del año en curso— y fui de uno a otro; entonces, encontré que existen algunos con conversaciones truncas, otros donde falta el comentario de alguno de nosotros...y, usé la ¨y¨ para llamar la atención de UDs.
    Aunque sea el de menor nivel poético, debieran darme un Diploma por mi constancia en la participación; pues, no existe entrada que no cuente con mi humilde comentario.
    Me sigue?
    En cada entrada, deben aparecer —al menos— tres comentario: digo yo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Dices bien, pero a veces, son tan escuetas como el silencio.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, pero no menos verdad —bien lo sabes— es que contecto desde mi oficina, y no siempre con todo el tiempo que quisiera —amén, de mala conexión—.
    Ah, me han duplicado el ancho de banda, por lo que mejora, en algo, mi conexión —que no deja de ser bien pobre; pero, ¨del lobo, un pelo¨.

    ResponderEliminar