miércoles, 8 de enero de 2014

FALENCIA



La ilustración le enmascara la idea
internamente
al asalto de prestadas significaciones.

Mina los puentes que abandona
en cada derrota, impidiéndose el regreso.
Así la pasión crece sus ríos
en el desierto de las secas calles
donde las emergencias,
que aguzan la picardía y el desenfado
más allá de la estirpe, del decoro,
hacen las validaciones enfermizas
azotándole cualquier altura.

Se alejan los verbos del buen decir,
la circunspección es una adúltera
si finge los armisticios.



pichy

6 comentarios:

  1. Creo que has ganado en expresión últimamente. Buen poema

    ResponderEliminar
  2. Jajaja! Esto lo he oído —más bien leído— unas cuantas veces...
    Sabemos que no logro mantener un nivel aceptable, un día regular otro pésimo. Pero, te agradezco la satisfacción que me das (consciente, de que vendrán los palos).
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que tienes un nivel 2 como poco. ¡Está bien, hombre! a todo el mundo de unos cuantos poemas escritos, solo le sale uno superior, y no todos los días son iguales, claro, depende de nuestra capacidad de resolver problemas y afectación de los mismos...a lo mejor, hasta de las energías cósmicas y el ron que nos hayamos tomado ese día.

    ResponderEliminar
  4. Sea, amigo, que andas con el bioritmo bien alto en este 2014. Qué bueno!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Puede servir de muletilla, pero sigues cojo (hago referencia a lo que dice el poema -si lo he entendido bien-)

    Hoy aprendo una palabra nueva: armisticios
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, amiga. Bien cojo: es verdad.Pues, armisticio es una palabra muy común —sobre todo en la prensa—. Por ej: Técnicamente las dos partes de la península coreana, aun están en guerra; porque, sólo se firmó un armisticio entre las partes en pugna —no se logró un Acuerdo de Paz.
    Beso

    ResponderEliminar