jueves, 7 de noviembre de 2013

VENGA A NOSOTROS TU REINO

Aparta de mi la agonía
de ver un mundo insatisfecho,
lleno de ampollas con sal
y versos quebrados sin luz.

Déjame todavía
que pueda abrazar los sauces
que sombrean la vera del río,
cuyas aguas sagradas lavan
las penas y las culpas del mundo.

Pero no esperes que el hombre cambie
pues fue creado con técnica deficiente
chic controvertidos
clave de caducidad
sexos opuestos
y neuronas que no encajan.

Si quieres de verdad salvarnos, oh Dios,
no te escudes en que nos diste
el libre albedrío,
entre la dualidad del bien y el mal
está Tú intervención,
sin la cual, no somos libres,
estamos tullidos de desesperanza
y pecados capitales
que tapan las virtudes con fuerza viento 7
desarropados y a merced del demiurgo
¿y Tú dónde estás?

Somos mercenarios de los inconvenientes
de las guerras entre tribus,
del ansia de alcanzar la gloria
a base de pisarnos los unos a los otros,
como en una carrera de obstáculos anormal
donde los medios justifican la meta.

No me interesa la vida después de la muerte,
sino antes de ella.

© Luis Vargas

10 comentarios:

  1. El poema me resulta bien, amigo. Coloquial, en mezcla de realismo y surrealismo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Sí, es un coloquio entre Dios y yo, si es a lo que te refieres con coloquial, porque creo que es un poema con ritmo y buena dicción. Pero a mi me importa un bledo lo culto, porque la erudicción es uno de los mayores males de la humanidad. Todo aquel que tiene varios títulos y ocupa varios puestos de actividad intelectual, suele ser un déspota y un engreido y muy clasicistas y que me disculpen las excepciones que siempre hay.

    ResponderEliminar
  3. El coloquialismo es una de las tantas formas o corrientes de la poesía; fue muy utilizado por los poetas de la década del 70 en latinoamérica; pero, se usó mucho antes, y se sigue usando. Es de sumo uso en el "realismo claro"que tanto te gusta...y ya, que el Profe eres tú y no yo...aunque bien sé, que dominas todo al respecto; lo que pasa que estás indignado, alzado y rebelde.
    Dios te de paciencia y amparo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mucha diferencia entre la poesía coloquialista, el realismo claro o la poesía de la experiencia, conversacional o exteriorista. No obstante, os dejo una síntesis del tema en otra entrada porque aquí no cabe.

      Eliminar
    2. Bno es que el realismo claro, la usa, casi siempre. Abrazo

      Eliminar
  4. Un poema estupendo, que sugiere impotencia e indignación. Creo que dejarlo acomodado en esta senda es un error así que, lo voy a compartir.

    Y una observación, en los dos primeros versos de la segunda estrofa:

    Déjame (todavía
    que pueda) abrazar los sauces ...

    ¿y si se suprime lo del parétesis? ¿habías abrazado antes los sauces? se eliminaría la rima agonía/todavía.
    No obstante, pienso que es un poema instintivo, muy enriquecedor para quien sepa apreciarlo, y tengo dudas de que cualquier cambio, elimine su esencia.
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Puedes compartirlo si quieres, pero ten cuidado, endonde lo hagas y con quién)
      No sé. Quizá tengas razón, pero el "todavía" es imprescindible en cuanto que es noción de tiempo. Se podría sustituir por ·déjame más tiempo/para que pueda abrazar los sauces/
      pero no podría suprimirlo porque estoy hablando de la emoción de la pérdida del tiempo de estar aquí por la belleza que representa estar o del tiempo que nos queda que puede ser mucho, pero siempre es poco. Siempre se es joven para morir a cualquier edad, digo en éste poema:
      El silencio que habita entre los muertos
      hace posible la explosión jaleosa
      de los vivos en noches de hallowin.

      Será el ruido que acalle la muerte
      -porque nadie quiere dejar de estar aquí-
      patria del hombre, bola del mundo,
      que despierta a los vivos o los atonta
      porque estamos incapacitados
      para comprender la parca.

      A cualquier edad se es joven
      para morir.

      © Luis Vargas

      Eliminar
  5. El cambio que propones me gusta, pero lo prefiero según está.

    No es que siempre se es joven para morir, sino que somos inmaduros para asumir que un futuro moriremos y nos aterra no saber el cuándo, el dónde, el cómo, y la mayor duda, el por qué.

    Me gusta el poema, da lugar a mucho tema filosófico.
    Besos

    ResponderEliminar