lunes, 18 de noviembre de 2013

Quiero ser poema...



Quiero ser poema
evocando la antítesis,
que emana por los huecos
del olvido.

Invernar los avatares de la vida
en época estival, florecer
en éste otoño, verso a verso,
purgando la doblez nociva
que se esconde en los hielos
del invierno.


Y consolidar en primavera
el deshoje del amor:
para siempre.


Begoña M. Bermejo

9 comentarios:

  1. ¿Que te parecería así?


    Invernar los avatares de la vida
    en época estival, florecer
    en éste otoño, verso a verso,
    purgando la doblez nociva
    que se esconde en los hielos
    del invierno.

    Y nacer en primavera
    como la flor deshojada
    con su mejor vestido de ilusión
    pespunteando el amor desechado
    para hacerlo presente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con los cambios que sintetizan el poema, sin embargo el camino esperanzador que propones no me termina de gustar. Pienso que hay que construir la esperanza con una base sólida (naciendo o muriendo), no con remiendos que a la larga se deshilachan.
      Gracias, me ha servido para ver los fallos y cambiarlos, aunque el final, no lo logro a mi gusto, le daré vueltas. (véase cambios)
      Besos

      Eliminar
  2. Vale porque el poema es tuyo. ¿pero tú no sabes que si escribes en positivo las cosas las verás positivas y no remendadas, sino nuevas?
    De cualquier manera te sobra "desechado"
    Y consolidar en primavera
    el deshoje del amor:
    para siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No busco la negatividad para escribir, sino la realidad sin ensoñaciones, pero con posibilidades de cambio, a mejor, siendo objetiva. Por eso no encuentro el final del poema. No puedo dejar de soñar y que el pesimismo desaparezca.

      Y erradicar de la primavera
      las púas perennes
      en la flor del amor.

      Otra forma de ver, pero nada original.

      Besos

      Eliminar

  3. Y que de las púas perennes del rosal
    nazcan capullos de color azul
    como gigantes que sean molinos
    o Faunos que pastoreen la vida.
    ------

    La realidad de la poesía es el propio poema. Algo distinto a la realidad del mundo. Algo paralelo donde la imagen, la metáfora y el eco de la realidad se hacen realidad nueva entre sueños y deseos que subyacen en la emoción y el sentimiento del poeta ante la realidad real. La poesía no es objetiva, es siempre subjetiva y nacida del subconsciente usando el lenguaje como un metalenguaje particular que le diferencia de la prosa. El poeta es un fingidor (recuerda) y lo que escribe es ficción sublimada y elevada a la "n" potencia que nunca dice lo que quiere decir y si lo dice tal como fuese la realidad deja de ser poesía para ser prosa o será una mala poesía de la que se usa en internet. Ni los poetas antipoemas, ni los coloquiales, ni los de la experiencia, ni los de la poesía clara, han dejado de encriptar sus deseos y sublimaciones, sus rezos y experiencias, sus tautologías y razonamientos y sentimientos, en un misterio de versos, silencios y entreversos .

    Mira: este es mi último poema, aún en ciernes

    Me duele la razón
    de tanto entente,
    que no comprendo nada, lo sé,
    mi rostro es un mapa hidrográficos
    con canales que recorren lágrimas
    desde los ojos que pululan por el mundo,
    hilvanando miradas
    de aquellos que no te miran.

    Sentía sensaciones sencillas
    sentado en el seno de la senda...

    ResponderEliminar
  4. Jugoso intercambio —que he observado desde las gradas—, amigos.

    Les abrazo

    ResponderEliminar
  5. Sí, le veo a usted desde el coso o el estrado o palestra y hace tiempo que no le veo bajar de las gradas. Debe usted tener entre manos algo mucho más importante.

    ResponderEliminar
  6. No hay justicia en este mundo...
    Tenga la delicadeza de girar sus azules ojos hacia la derecha de esta página...y saque Ud, sus propias conclusiones.

    ResponderEliminar