jueves, 7 de noviembre de 2013

Otra lengua



En las barras todo se pierde.


El estrépito aclama el poder 

de los infelices,

la resurrección de falsos ídolos

y otras muchas tonterías.


Está escrito, o tal parece,

la bebida regala otra lengua.


pichy

4 comentarios:

  1. Un poema sobrio, observador de un problema social y crudo realismo.

    Barras, es una palabra polisémica, y en el verso que la utilizas no defines su sentido semantico, aunque el final del poema le haga cobrar sentido. Creo que deberia especificarse.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amiga. Creo que el problema de las barras es regional; allá se usa mucho las barras, en el sentido que por acá se dice hinchas o hinchada; pero, vale la observación.

    Beso

    ResponderEliminar
  3. No desbarremos
    ni bebamos para olvidar,
    no hablemos con lenguas mojadas
    ni humedezcamos las palabras
    con vino, ron, güisqui o saque
    ni hagamos poemas en la servilleta
    de un bar.

    Usemos la imaginación,
    hurgando en los recuerdos
    de la experiencia que habita en nosotros,
    de la leída y de la otra
    de toda la fantasía con ilusiones reales,
    con suspense de futuro, con sentido,
    sin sentido, con sorpresa o sin ella,
    con una sola copa en la mano
    brindando por sucesos comunes
    de la común vida del hombre.

    © Luis Vargas

    ResponderEliminar