viernes, 8 de noviembre de 2013

Albañil de ficciones



Pone piedras en cada bache.




Desconcierta verlo a horcajadas 


sobre la idea


en su empeño por rehacer la calle, 


místico y mal dotado 


de apariencias y soportes. 




También gusta poner 


curitas sobre las heridas,


para que las úlceras 


no nieguen la esperanza


y la felicidad 


sea un sueño de lo  posible.


Cuando la felicidad 


radica


en lo posible de los sueños.


pichy

8 comentarios:

  1. Me ha gustado, amigo. Detrás de felicidad pondría una coma y el "sea"del siguiente verso lo eliminaría.

    Es triste que el daño o el dolor tenga que ser un recordatorio de que existe la felicidad, incluso no sé hasta qué punto puede ser cierto.

    Como anécdota, me ha lllamado la atención lo de curitas, aquí decimos tiritas.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Noto obs, amiga. Sí, por acá se dice curitas (y mira lo que es la mente humana; desde que nací lo escucho "curitas" —que así se solicitan en las farmacias—. Ahora, ante tu detenimiento...curitas, bien puede ser, unos curas pequeñitos); pero, bien entendería tiritas.
    Gracias + Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que sé que eres un gran poeta y los diminutivos en los poemas no son muy agraciados. y como opinión personal, si un cura - "a lo grande"- sana poco, un cura pequeño no te quiero ni contar

      Besos

      Eliminar
  3. Jajaja! Tienes razón; bien podemos poner otra cosa "sobre las heridas".
    Beso

    ResponderEliminar
  4. "curitas" no es de "cura=sacerdote" (sacerdote= sa (hombre en arameo) y cerdote ...pues se entiende ¿no?) sino que viene de "curar"
    Y si vamos a las etimologías podemos comprobar que "tiritas" viene de "tiritar" y, por eso, se pone "tiritas" siempre que tienes una herida, pero es una jerga porque en verdad se tendría que decir antitiritas. En realidad "tiritas" es una marca de apósitos que hay en España

    ResponderEliminar
  5. Haces gala de tu profundo saber y agilidad mental; luego pones, por vez primera un anuncio...que eso de sa-cerdote, me ha dejado...tiene que tener otro camino; porque, esos sa-cerdotes, de bobos no tienen un pelo; tiene que existir otra etimología. Pero, al final, no me criticas el poema.
    Ya tenemos, que las curitas, tiritas, se van del aire (me resulta fácil eliminarlas). Bien, tome la palabra el amigo profesor.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Nada tienes que eliminar. El poema es sencillo y claro. El léxico está adaptado a la jerga de tu país en un colonialismo claro, cuyo exponenete, es la belleza de la Isla mezclada con la herencia del lenguaje que os dejamos los españoles y que vosotros lo habéis engalanado.

    ResponderEliminar
  7. Sea, amigo. Muchas gracias + Abrazos

    (de todas forma, cambiaré curitas —por lo que señala Bego—.

    ResponderEliminar