lunes, 8 de julio de 2013

DI ALGO, DÍMELO

Miras tu vida
y ves una habitación,
muchos estantes,
libros amontonados,
póster de ilusiones
y un calendario
de años antiguos.

Fotos de ti
que ya no eres tú
y una ventana abierta
al horizonte
con un letrero que dice "STOP"

Despiertas del ensueño,
te levantas,
abres la puerta
y te vas a dar un paseo
encontrando en las aceras
pisadas tuyas
dislocadas y tejidas
hacia los cuatro puntos cardinales
una distancia de amores
un escudo
y mucha gente pisando
las huellas de miles de pies
que transportaban
y aun transportan
penas, alegrías, sudor
y muchos más libros.

Pasión de amores
o de poemas
se asientan en las esquinas
del pasado
sin decir palabra
pero reconoces en ellas
tu vida.

Y preguntas
y nadie te responde
pero tu oyes:
¡anda, anda, que estás tonto!

© Luis Vargas

4 comentarios:

  1. Me resulta un poema muy bueno, amigo. Abrazos

    ResponderEliminar

  2. No hay libros que hablen
    de cómo levantarse
    y construir un futuro certero;
    y sí de andar por andar
    para alcanzar algún efímero destino.

    En ánforas de vida, con ecos
    del dios Baco, se guardan las alegrías
    con las que ahogar las penas,
    pero sólo en los avatares de la gente corriente
    que quedan amarrados en libros de poesía,
    está la verdadera vida del hombre.

    Libros que pocos entienden y/o leen,
    pero todos saben
    que tienen principio
    y fin.

    Begoña

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo Pichy:

    No son buenas las resacas
    para escribir una décima
    será una situación pésima
    beber tocando maracas
    pues si de rones te atracas
    para olvidar tus penurias
    terminarás con centurias
    de mil problemas y males:
    tus días serán eriales
    y tus poemas injurias

    © Luis Vargas

    ResponderEliminar