domingo, 14 de julio de 2013

DOS POEMAS




Donde se acaba la autopista
la comarcal comienza
con exabruptos,
los baches pueden
reventar las ruedas
los rayos de las tormentas
caer
sobre los árboles
o en la antena musical.

Y es ahí
cuando nos damos cuenta
donde está la realidad,
cuán insensatos somos
y de qué manera la vida
es un riesgo involuntario
precipicio preconcebido
heroicidad del hombre
para sentir el riesgo
sentirse más hombre -o mujer-
descubriendo senderos
que creemos que nos llevan
a las cuevas secretas
de los secretos.

La necesidad de la ventura
impulsada
por la insatisfacción
lucha a muerte
contra la parca
con intención absurda
de vencerla
ser valiente
y saltar por el roquerío.

Cuando la juventud pasa,
se aposenta el ser
a contemplar el delirio
de la deconstrucción
del pasado,
imperio que ya no es mío.

Los más locos
no dejan nunca
de querer ser jóvenes,
ni toman conciencia
de adultos,
ni toman el sol
bajo una sombrilla
ni saben que las cosas
se repiten
como las revoluciones
las involuciones
y las evoluciones
que siempre van
por los mismos senderos
y autopistas
aunque sean
más modernas.

© Luis Vargas

38

El tiempo
lo cura todo
tomes o no
medicinas
aunque sufras
por gusto
o disgusto
la huella queda
en el barro
temporal
aunque tú
sigas andando.

Y llega un día
que la realidad
te supera
y sin explicaciones
ya no se siente
dolor
aunque duela.

Y quedas a la espera
pacientemente,
te mueves
ríes
y lloras
y no necesitas
más cambios
ni más medicinas.

Hiciste bien
en luchar
por esto
o por aquello
pero ya viste
que mereció
poco la pena,
pues atesorado
el éxito
pierde su valor.

El río sin puente
que tantos problemas
nos dio,
que lo cruzamos
miles de veces
nadando,
sufriendo exageradamente
por ideales raros
y retos innecesarios,
hoy manso
ya no incita al cruce
porque ya estoy bien
aquí,
sin tantas necesidades,
en este lado.

© Luis Vargas



(por favor, el que vaya a decir: gusto leerte, buen poema, y cosas así, le ruego que no diga nada...es mejor, lo otro deprime; y si alguien quiere escribir algo puede hacerlo, pues los cursos se terminaron aunque no lo parezca)

4 comentarios:

  1. Jajaja! Mejor lo hubieses dirigido con nombres y apellidos ¿Así, que se terminaron los cursos? Que pena!
    Los poemas me resultan muy bien, amigo.
    Encuentro que te has decidido por el realismo claro. Aunque, se te da bien, me guistaría lo imbricaras con algo de proteo. No me refiero a estos dos, que mejor no pueden decir —a mi ver—, me refiero a tu poesía en general; porque, siempre un "toque de distinción", les hará bien a tus poemas. Claro, también sé, que puedes ir y regresar de una forma a otra sin problemas: eres un poeta.
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. No sólo
    se terminaron
    los cursos
    sino que, además,
    hay hambre en el mundo,
    miseria en el hombre
    y probetas de investigaciones
    que no sirven para nada.

    © Luis Vargas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien que te ha dado por contestar con poemas; quizás, te resulte más fácil, que hacerlo en prosa.

      Abrazos

      Eliminar
  3. Sin duda...es más rápido, escueto y se dice mucho más.

    ResponderEliminar